Cosmopoética El descenso de los poetas

Enrique Fuenteblanca, Iván Vergara y Violeta Niebla. Enrique Fuenteblanca, Iván Vergara y Violeta Niebla.

Enrique Fuenteblanca, Iván Vergara y Violeta Niebla. / Juan Ayala

"Los poetas no son entidades de otro planeta". Así de rotundo se ha expresado el escritor mexicano Iván Vergara, uno de los tres autores con los que se ha abierto la cuarta jornada de Cosmopoética en la Sala Orive. Junto a Victoria Niebla y Enrique Fuenteblanca, ha desarrollado la lectura poética a tres voces, abriendo el camino de Cosmoversos que ha cerrado el actor argentino Héctor Alterio con Como hace 3.000 años, espectáculo que rinde homenaje y revindica la obra de León Felipe.

Vergara ha asegurado que su intervención se puede definir como "un ritual de conjunción" entre la figura del poeta y los lectores, algo que trata de alejarse de "la lectura de mesa, silla y público", una práctica que a su parecer aleja a autor y obra de quienes la consumen. Así, junto a Niebla y Fuenteblanca ha leído algunos textos inéditos que serán publicados en su próximo libro, "el último de poesía en un tiempo largo", a la vez que ha tratado de homenajear la lectura que ha hecho la actriz María Morales de tres poemas suyos. "Los poetas a veces leemos poesía bien, pero cuando tienes una persona que la interpreta se convierte en un acto escénico", ha afirmado.

Con esta fórmula, ha revisado el concepto del ritual y el uso de "la palabra como conjuro, la poesía tiene la habilidad de volver a crear el mundo" a través del verbo, algo que ha compartido con los asistentes a su lectura. El escritor ha revelado, además, que tras diez años de trabajo, su próximo poemario estará listo para publicar el año que viene. Sobre este largo periodo silente a nivel editorial ha defendido "la idea de no publicar de más" con la premisa de hacerlo "solo cuando se tenga algo que decir, especialmente ahora que hay sobreexposición de textos". Para ello, ha apelado a conceptos como "la mesura y el silencio" que le han permitido reflexionar sobre "hasta dónde llega la poesía y ser humilde y coherente con eso".

En su caso, ha dedicado todo este tiempo a otras actividades artísticas en las que "la poesía es el eje", como la música y varios proyectos culturales en los que ha trabajado con las letras. Además, ha calificado su movimiento como "una continuidad, sin duda", aunque "sin ruptura". En este sentido ha recordado que "son las vanguardias las que han roto el lenguaje y lo han reinventado", entre las que ha destacado a "los infrarrealistas de los años 70, que venían de los estridentistas".

A su juicio, la labor de los creadores de ahora es "traer nuestras influencias y hacer que se mezclen con las tradiciones", ya que ha apuntado que, en su caso, conviven influjo "tanto de Octavio Paz como de Mario Santiago Papasquiaro". Con ello ha rematado que "es la diversidad lo que enriquece".

La segunda parte de Cosmoversos ha sido conducida a través de los versos de León Felipe a voz de Héctor Alterio. A sus 91 años, Alterio sigue siendo una de las figuras más respetadas de la escena teatral y cinematográfica.

Héctor Alterio, durante su participación en Cosmopoética. Héctor Alterio, durante su participación en Cosmopoética.

Héctor Alterio, durante su participación en Cosmopoética. / Juan Ayala

Es un actor de sobra conocido, amante de la poesía, que a través del espectáculo Como hace 3.000 años quiere reivindicar la obra de León Felipe, un autor con halo de “poeta maldito”. Este proyecto es la culminación de un deseo personal del actor por interpretar una selección de textos que no tienen un denominador común, pero que sin embargo resaltan la manifestación de unos sentimientos compartidos entre el autor y el intérprete.

Este montaje ha representado la armonía entre las composiciones originales de José Luis Merlín y los textos de León Felipe, perfilados por la voz de Alterio.

Por la tarde será el turno de Sílvia Pérez Cruz, que presentará a las 16:00 en el Teatro Góngora su nuevo trabajo, titulado Farsa (género imposible). El disco está integrado por nuevas composiciones de la artista de Girona, creadas en diálogo con otras disciplinas artísticas como el teatro, la danza, el cine, la poesía o la pintura. Se grabó durante 2019 y 2020, y responde a la inquietud de Sílvia en relación con la dualidad de lo que se muestra y lo que realmente somos, por cómo sobrevive la fragilidad del interior, de lo íntimo, en estos tiempos en los que la superficie es tan arrasadora, en los que lo que se ve se puede llegar a confundir con lo que se escucha.

Todos los encuentros se podrán ver de nuevo a través de la web de cosmopoetica, en la que están programados para su emisión en diferido. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios