Cosmopoética María González: "Lo descarnado también es bello"

  • La autora de 'El Hambre' es una de las encargadas de abrir el festival

María González, durante su encuentro con los medios. María González, durante su encuentro con los medios.

María González, durante su encuentro con los medios. / El Día

Su último trabajo, El Hambre Maclein y Parker, 2020) se publicó justo cuando la Organización Mundial de la Salud decretó la pandemia del coronavirus, un hecho que provocó que "el recorrido natural del libro se viera alterada" e impidió la promoción y las presentaciones de su recién creada obra. María González (Córdoba, 1986) es una de las cuatro autoras que este año abre Cosmpoética, junto a Isabel Pérez Montalbán, María Rosal y Juana Castro.

La joven, que es licenciada en Escenografía por la Escuela Superior de Arte Dramático de Córdoba, cuenta que la crisis del covid-19 ha condicionado la promoción de su trabajo, "pero a la inversa, al estar en contacto por redes sociales" y que con el confinamiento "nos vimos con un sobredimensionamiento de contenidos". Un hecho que, a su juicio, ha provocado que "pases más desapercibido".

A pesar de ello, considera que con El Hambre ha conseguido llegar a los lectores puesto que "la importancia del libro es poner sobre la mesa una cuestión que no se comenta y, en cierta medida ha calado". 

No en vano, su trabajo, según detalla, "trata el hambre emocional y física", temas que "no encontraba en libros de creación propia que abordaran estos temas". Así, la obra "comienza con un hambre generacional", de un colectivo poblacional que "ha pillado las dos crisis y nos encontramos con un muro", detalla. 

A continuación, el libro aborda "el trastorno por atracón y, de una manera ambigua si tiene algún conflicto con su mente, se habla del problema de la comida cómo afecta en el entorno a la pareja".

Para la autora de El año en que murió Jean Genet (La bella Varsovia, 2010), "lo descarnado también es bello" y sostiene que "de la necesidad surge la belleza y del ansia de contar, del ímpetu de usar la palabra". "Se parte de una situación que no es agradable, pero la idea es trabajarlo a lo estético; no son textos accesibles, pero si en base a una realidad", defiende.

Así, reconoce que la parte más difícil de escribir El Hambre "fue el hecho de quitarme la inquietud sobre cómo lo acogería la gente porque implica un posicionamiento personal sobre un tema como es una enfermedad y como se trata el cuerpo socialmente hoy en día". 

Esta es la tercera ocasión en la que María González participa en la edición número 17 de Cosmopoética, que este año se celebra hasta el 4 de diciembre. La primera vez, según expone, fue en 2010. Hace justo una década participó en el ciclo poesía en los institutos. "Era la experiencia de una recién llegada", recuerda y destaca que de su primer paso por el festival se llevó la satisfacción de encontrarse con "tantos autores de gran notoriedad". 

Al año siguiente, volvió a Cosmpoética con el ciclo Cosmonoche, de la mano de Ana Arcas y un proyecto de ilustración y poesía. Y en esta tercera, lo hace en la cita inaugural. 

González asegura también que todavía le queda "mucho por contar" y que ahora investiga sobre "la violencia obstrética, relacionada con el parto". Se trata de un tema que "no es recurrente" en la poesía, pero defiende la importancia de llevar esta temática a la poesía.

La autora subraya la importancia de citas como Cosmopoética porque se trata de un "festival que se ha enfocado de una manera muy inteligente para llegar a la gente que no está acostumbrada a la poesía en el día a día". "Está muy bien enfocado porque -la poesía- es un género pequeño, el gran desconocido". 

Cosmopoética ha comenzado de manera oficial en Orive con las citadas autoras. Un acto que ha contado con la asistencia del alcalde de Córdoba, José María Bellido, en el que se ha propuesto un diálogo intergeneracional con versos de diferentes escuelas y estilos. Discursos heterogéneos que han puesto sobre la mesa la tradición y la ruptura a través de autoras cordobesas premiadas, reconocidas y publicadas en las grandes editoriales del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios