COSMOPOÉTICA Poesía y flamenco exploran su conexión y sus límites sobre el escenario del Teatro Góngora

  • Antonio Manuel Rodríguez presenta ‘Daño’ junto a Rocío Márquez, Alejandro Rodríguez y Miguel Ángel Cortés

  • María Eloy-García recita textos de ‘Los habitantes del panorama’

Rocío Márquez, Antonio Manuel Rodíguez, Alejandro Rodríguez y Miguel Ángel Cortés.

Rocío Márquez, Antonio Manuel Rodíguez, Alejandro Rodríguez y Miguel Ángel Cortés. / Juan Ayala

La tercera jornada de Cosmopoética ha tenido a la interdisciplinariedad  como protagonista en los encuentros que se han desarrollado en el Teatro Góngora. Con la poesía como vehículo, los asistentes han podido experimentar la relación y la fusión de los diferentes artes a través de los espectáculos poéticos de María Eloy-García y Lara Moreno, por la mañana, y el recital de Antonio Manuel Rodríguez y Rocío Márquez en la tarde.

El espectáculo de estos últimos fue el que ocupó las sección de Cosmoacordes, con la presentación del poemario Daño, escrito por Rodríguez. Alejandro Rodríguez acompañó al baile y Miguel Ángel Cortés a la guitarra, generando un juego entre los cuatro artistas en el que el poemario hizo las veces de nexo con el flamenco. Esta idea, según explicó el escritor cordobés, ya estaba al inicio de la escritura del libro, así como la propia Rocío Márquez, ya que el fin era “convencer a la poesía de la métrica de lo jondo”. La idea presenta “una dificultad doble” al tratarse de “una métrica compleja” en la que hay que incluir “un planteamiento, un nudo y un desenlace”.

No obstante, Rodríguez aclaró que se trata de “un libro de poesía coherente” que puede mezclarse “de manera orgánica” con el cante, la guitarra y el baile, como se demostró en el espectáculo que llevaron a cabo los artistas. La iniciativa surgió a través de la comunicación en redes sociales entre el escritor y Márquez, quien cantaba los poemas que este le enviaba.

Con ese material, Rodríguez editó Daño, un libro con el que propone que el flamenco evolucione, manteniendo su identidad, para poder hablar de lo actual y continuar llegando a la sociedad, ya que considera que “si no hay nada nuevo, estamos traicionando al propio flamenco”, un arte que tiene su propia identidad, pero para el que quiere evitar que sus mensajes “se queden en un fósil”.

Rocío Márquez también se manifestó en esta línea, y añadió que el concepto del daño “ha estado desde los orígenes en el flamenco” y que el poemario es una oportunidad para “fijar la vista en el vínculo con la poesía” de un arte que “está vivo y caminando”. En este sentido, autores como Machado, Lorca o Miguel Hernández “están en el núcleo de lo que estamos haciendo” y este trabajo sirve para “continuar la senda”.

Los cuatro artistas desarrollaron el espectáculo en base a un juego de sillas sobre las que se iban desplazando y con las que la representación avanzó. La poesía se fusionó con el cante, el baile y la guitarra, aunque en algunos momentos solo era necesario uno de los elementos para sostener la idea principal.

Puesta en escena de 'Tempestad en víspera de viernes'. Puesta en escena de 'Tempestad en víspera de viernes'.

Puesta en escena de 'Tempestad en víspera de viernes'. / El Día

Antes de ellos, la primera en tomar el escenario, a través de Cosmoversos, fue la escritora María Eloy-García con Los habitantes del panorama, su quinto libro. A través de él, la malagueña intentó ocupar nuevos espacios sentimentales y hablar con humor punzante sobre tiranías y complicidades.

Por su parte, Lara Moreno estuvo acompañada del músico Dani Llamas y la ilustradora María Hesse para poner en escena Tempestad en víspera de viernes. La poeta y novelista quiso ampliar su campo emocional buscando una conversación con las otras dos disciplinas y haciendo al público partícipe del proceso creativo que se generó en directo.

Este poemario reúne la obra editada hasta el momento, incluidas varias piezas inéditas, algunas de ellas compuestas durante la pandemia. El conjunto es una muestra de una poesía personal, pegada a lo doméstico y descarnadamente visceral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios