Cosmopoética Pedro Roso, el poeta combativo y la palabra responsable

Roberto Loya, Javier Mohedano y Pedro Ruiz, en el acto de homenaje a Pedro Roso. Roberto Loya, Javier Mohedano y Pedro Ruiz, en el acto de homenaje a Pedro Roso.

Roberto Loya, Javier Mohedano y Pedro Ruiz, en el acto de homenaje a Pedro Roso. / Lolo Agredano

"Era poesía, novela y poema". Son solo algunos de los términos que ha utilizado el periodista Roberto Loya en el homenaje a Pedro Roso (1953-2020) que Cosmopoética ha celebrado en recuerdo al considerado como maestro de poetas, en un acto titulado Poeta y ciudadano: el compromiso de Pedro Roso, y que ha tenido lugar en la Sala Orive.

Un tributo más que merecido y en el que no han dejado de repetirse loas acerca del ensayista, catedrático de Lengua y Literatura y crítico literario que falleció el pasado 13 de octubre antes de que viera la luz su último poemario Canciones y poemas de rarodeluna; algunos de sus versos se han presentado en este acto.

Un poemario que, según ha recordado Loya, es "un libro político y combativo y fue escrito en los momentos más duros de la crisis". Además de hacer un repaso por la trayectoria profesional de Roso -fue director de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, desde donde impulsó el Aula de Poesía de la Posada del Potro-, el periodista y también poeta ha destacado de él que "tenía muchos planos", además, de definirle como "esencialista, social y compasivo". Pedro, ha subrayado, "era poesía, novela y poema".

También ha recordado que Pedro solía decir que era "un poeta ocasional" y que advertía también de que no hay había que caer en "la retórica marchita". "Era agitador, poeta combativo, el germinador de la mejor generación de poetas desde Cántico", ha subrayado. No en vano, por el Aula de Poesía pasaron nombres como Eduardo García, José Luis Rey, José Daniel García, Jesús Aguado, Pablo García Casado, Antonio Luis Ginés y Federico Abad, quienes comenzaron allí su carrera bajo sus enseñanzas.

Por ello, Roberto Loya ha incidido en la necesidad de "redescubrir y abrir la presencia de Pedro Roso a las nuevas generaciones".

"Su obra sigue viva"

El acto ha contado con la asistencia de Pedro Ruiz, amigo de Pedro Roso y profesor de la Universidad de Córdoba, quien ha aludido al gusto que tenía el autor de la colección de aforismos Figuraciones y sospechas  por las efemérides y del que ha indicado que a pesar de su fallecimiento "su obra y recuerdos siguen vivos".

Como ejemplo de la coincidencia de las efemérides, Ruiz ha recordado que este misma semana se ha celebrado el Día Internacional Contra la Violencia a la Mujer y que este próximo 30 de noviembre se conmemorará el 30 aniversario de la Carta de Ciudades Educadoras, de las que Córdoba forma parte gracias a Pedro Roso.

Poetas, amigos y familiares de Pedro Roso en la Sala Orive. Poetas, amigos y familiares de Pedro Roso en la Sala Orive.

Poetas, amigos y familiares de Pedro Roso en la Sala Orive. / Lolo Agredano

A su juicio, Pedro Roso tenía una "rica personalidad y estaba comprometido con la igualdad". "Era poeta y ciudadano también", ha insistido. En su intervención, ha destacado también el trabajo "constante por la igualdad" que desarrollaba Roso y el reconocimiento de la mujer, además de su "intensa y productiva labor sindical". A pesar de su dedicación al mundo de las letras, Ruiz ha anotado que Pedro Roso "no olvidó en ningún momento su vocación como docente y fue un gran profesor".

Otro de los aspectos a los que ha aludido ha sido a la puesta en marcha del Aula de Poesía, otra efeméride que "nos remite a 30 años atrás cuando Pedro la inició; lo hizo sin estridencias y con unos resultados a los que el tiempo se tendrá que empelar muy a fondo para borrarse". 

De su faceta lectora, Ruiz ha señalado que era "tan resilente como generoso". "Tenía mucho cosas que decir y la forma más adecuada de hacerlo" ha afirmado, al tiempo que ha anotado que "su paso por nosotros fue semilla".

No se ha olvidado del impuso que Roso dio a este festival -que en 2010 cumple su edición número 17-, al señalar que Cosmopoética "arraigó en el suelo que abonó con generosidad".

La importancia de lo obvio

Tampoco ha  faltado Javier Mohedano en este homenaje. Profesor también de la Universidad de Córdoba, ha reconocido que "es complicado hablar de él". Uno de los aspectos que ha subrayado de la figura de Pedro Roso ha sido que le enseñó "a no descartar la obvio porque el querer colonizar nuevas experiencias nos puede llevar a olvidar lo importante".

"Era de generosidad extrema, pero implacable con la peor versión de nosotros mismos. Cuando uno se sentaba con Pedro para charlar, de repente, se producía un alumbramiento que nos ponía delante de lo importante", ha recordado.

Mohedano, además, ha hecho referencia al último poemario de Pedro Roso, que "nos sitúa ante situaciones obvia y, en un mundo de ruido reivindica la música para acompasarnos al ritmo de la vida". "La palabra de Pedro no elude, sino que señala, es una palabra responsable y nos invita a denunciar el determinismo", ha considerado. A su juicio, la de Pedro Roso es "poesía política, palabra responsable, y que cuida".

La lectura de sus poemas ha contado con la participación de Ricardo González, editor de su último libro, quien ha tildado de "maldita" esta última edición, que no se pudo presentar en marzo tras la declaración del primer estado de alarma por el coronavirus, ni tampoco en junio. La tercera ocasión prevista se fijó para octubre, pero tampoco se puedo llevar a cabo: "Evidentemente, no hay que decir más", ha lamentado. 

A su juicio, Pedro Roso era "un pensador comprometido, audaz, militante, cordial y de mirada directa, camarada". 

Antonio Luis Giner, junto a otros poetas, se en encargado de cerrar el acto en el que se ha presentado un libro homenaje a Pedro Roso titulado Casa de Paso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios