Cultura

Teatro en el Sur convierte Palma del Río en centro de la escena andaluza

  • La organización reconoce la labor del Mes de Danza de Sevilla en su 25 aniversario

Las autoridades, durante el acto inaugural. Las autoridades, durante el acto inaugural.

Las autoridades, durante el acto inaugural. / reportaje gráfico: r. morales

Las artes escénicas vuelven a inundar cada rincón de Palma del Río gracias a la Feria de Teatro en el Sur. La muestra cumple tres décadas y media de vida, un largo camino en el que ha sorteado numerosos obstáculos, incluida la crisis económica, pero que sigue empeñada en acercar a la Vega del Guadalquivir, en cada edición, lo más vanguardista del panorama teatral. Durante cuatro días, la ciudad se llenará de humor, comedia, circo o la danza gracias a un carrusel de intérpretes que generarán todo tipo de emociones y sentimientos mediante la puesta en escena de un total de 30 obras, cinco de ellas estrenos.

La apertura oficial de la muestra tuvo lugar ayer en el Centro Municipal de Congresos con la presencia del director de la feria, Ramón López, quien estuvo acompañado por el alcalde, José Antonio Ruiz Almenara; la secretaria general de Cultura de la Junta de Andalucía, María Cristina Saucedo, y el vicepresidente cuarto de Diputación de Córdoba, Salvador Blanco. En el acto de inauguración se procedió a la entrega del reconocimiento que cada edición entrega la organización y que en esta ocasión ha recaído en los 25 años del Mes de Danza de Sevilla, dirigido por María González y su equipo.

'Liquidación por defunción' de la Familia Canini inaugura tres días de programación

Esta plataforma para creadores se ha convertido con el tiempo en referencia tanto en el territorio español como en el circuito internacional. Sin embargo, no serán los únicos homenajeados de la actual edición, pues también se distinguirá hoy miércoles los 40 años de trayectoria profesional de Acuario Teatro y mañana jueves ocurrirá lo mismo con los 25 años de Histrión Teatro.

Tras la inauguración por parte de las autoridades, el telón se abrió por primera vez con la Familia Canini y su representación de Liquidación por defunción, un texto de María Paz Sayago basado en una idea original de la compañía. A las 21:00, el teatro Coliseo acogió Luces de Bohemia, que Teatro Clásico de Sevilla puso sobre el escenario bajo la dirección de Alfonso Zurro; desde su butaca, el público vio la creación de Valle Inclán que revolucionó el teatro con ese nuevo género: el esperpento. Más tarde, hubo una cita con la danza en la calle de la mano de Varuma Teatro en Repudiados, un drama que puso el foco en los refugiados mediante la combinación del flamenco y el baile contemporáneo, todo ello en el entorno del paseo Alfonso XIII.

La pareja artística formada por Baldo Ruiz y Paloma Calderón desarrolló el primer estreno: Cortejo. Un espectáculo en el que ambos se cortejan a ritmo de vals y, a su vez, esta modalidad sirve de hilo conductor a la coreografía, texto y dramaturgia. De otro lado, en el jardín Reina Victoria el grupo de actrices de Puntocero se preguntó ¿Y ahora qué? Las dosis de humor surrealista se entremezclaron con el toque poético y esperanzador. Posteriormente, los vecinos se congregaron frente a la iglesia de San Francisco porque Imperdible Artes Escénicas plasmó Los niños de Murillo sobre la fachada del conjunto religioso; las obras del afamado pintor se proyectaron sobre la arquitectura bajo un compendio de danza, luz y patrimonio. Como cierre de la primera jornada, la Casa de la Cultura fue el sitio elegido para interpretar El asesino de la regañá por parte de Sofía Aguilar Producciones de Arte y Sala Cero Teatro, que narra la historia de un asesino en serie que mantiene en jaque a la ciudad de Sevilla mientras el inspector Villanueva procura darle caza.

Así arrancó una nueva cita con este sector cultural que reúne en la localidad a 36 empresas y centros de producción. Detrás de ellos existen 429 profesionales -entre autoría, dirección, interpretación, música, escenografía, iluminación, sastrería, sonido, transportes, técnicos, comunicación, producción, distribución, etcétera-, de los que 200 integrantes son mujeres. En definitiva, el festival se convierte en escaparate de las compañías y al mismo tiempo en un punto de contratación para programadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios