Cultura

La Orquesta Joven de Córdoba cumple dos años en crecimiento artístico

  • La formación, que aspira a contar con una infraestructura más sólida y una sede estable, celebra el aniversario el próximo sábado en el Gran Teatro con un homenaje a Mozart

En febrero de 2012 nació en Córdoba, apadrinada por Manuel Hernández Silva, una orquesta de jóvenes intérpretes que perseguía un doble objetivo: servir de plataforma para alumnos que están terminando o acaban de terminar sus estudios y ofrecer al público una nueva propuesta centrada en el gran repertorio clásico-romántico. El Teatro Góngora fue el escenario del bautismo de la formación, que interpretó un programa integrado por la obertura de Don Giovanni de Mozart, el Concierto para piano y orquesta nº 2 de Liszt y la Sinfonía nº 8 de Dvorak. Dirigida por José Santofimia y guiada por un equipo de profesores, la Orquesta Joven de Córdoba ha desarrollado en este tiempo una labor formativa y artística con estimulantes resultados. Como celebración de su segundo cumpleaños, el próximo sábado convoca a todos los aficionados a la música en el Gran Teatro para realizar, bajo la batuta de Alejandro Muñoz, un homenaje a Wolfgang Amadeus Mozart, con un programa que incluye la obertura de La clemenza di Tito, el Concierto para violín y orquesta nº 5, con Vicente Huerta como solista, y la Sinfonía nº 4 'Júpiter'. Será a partir de las 20:30, con las entradas al precio único de ocho euros.

Dos años de crecimiento en los que la orquesta ha reivindicado el papel de Córdoba en el mapa de la formación musical y en los que "se han cumplido los objetivos fijados, si bien es evidente que nos gustaría contar con una infraestructura un poco mayor", señala Fran Moreno, secretario de la orquesta y oboísta. Además de aportar un complemento formativo a los jóvenes músicos de la ciudad (y proporcionarles una base sólida para su futura incorporación a la vida profesional), el proyecto incide en su condición de punto de encuentro en el que los jóvenes aprenden unos de otros mediante la convivencia. Se desarrollan, explica Moreno, entre tres y cuatro encuentros anuales, de carácter intensivo y que derivan en los conciertos. La intención pedagógica guía una iniciativa que ofrece a los estudiantes la oportunidad de realizar conjuntos de música de cámara en el marco del proyecto, recibir clases individuales de instrumento y colaborar con la orquesta en el papel de solista.

La Orquesta Joven de Córdoba es también un espacio de confluencia de alumnos y profesores de distintas procedencias: el Conservatorio Superior de Música y el Profesional, la Orquesta de Córdoba y formaciones como la Banda Sinfónica de Córdoba y la Camerata Barroca Capricho Español, e incluso incorpora músicos de otras provincias como Jaén o Sevilla. Para la formación ha sido muy importante el apoyo de Hernández Silva, que en 2012 era el director titular de la Orquesta de Córdoba y ahora lo es de la de Málaga, y que por su condición de venezolano conoce muy bien el Sistema de Orquestas Jóvenes de ese país, que es una referencia internacional.

Entre los conciertos que la orquesta ha ofrecido hasta el momento destacan los del Festival de Piano Rafael Orozco. En la edición de 2012 tocó en el Teatro Góngora junto a Pablo Amorós el concierto Emperador y la Sinfonía nº 5 de Beethoven, y en la de 2013, en el Gran Teatro y junto a Óscar Martín, el tercer concierto para piano de Rachmaninov y la Sinfonía nº 1 de Brahms..

"Empezamos sin medios, sin subvenciones de ningún tipo: fue una aventura", indica Moreno, "y ahora podemos decir que tenemos una plantilla y un modo de funcionamiento estabilizado, una mínima infraestructura". La orquesta, que carece de sede fija (la iglesia de la Compañía, el Real Círculo de la Amistad y El Arsenal han sido algunos de los escenarios de sus encuentros), llegó a un acuerdo la pasada temporada con la Diputación para desarrollar en cada curso una serie de conciertos por la provincia.

La plantilla consta de unos 80 músicos, si bien en la cita del sábado, "por el tratamiento que requiere Mozart", sólo están implicados unos 50. Uno de los objetivos de la orquesta, apunta Moreno, es "seguir creciendo musicalmente" con inmersiones en compositores "como Shostakóvich o Mahler" y otras músicas. En la próxima edición del Festival de Música de Cine Provincia de Córdoba, a finales de julio, estrenará la suite de la serie El tiempo entre costuras, de César Benito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios