Cultura

Cátedra amplía su oferta editorial con una colección de literatura popular

  • Los editores cordobeses Javier Fernández y Ana Ramos son los responsables de Letras Populares, que arranca este mes con obras de H. P. Lovecraft, Evgueni Ivánovich Zamiátin, Pilar Pedraza y Russell Hoban

Comentarios 2

Letras Hispánicas, Letras Universales y... Letras Populares. Cátedra, editorial de irrebatible prestigio y amplias prestaciones, afronta una nueva aventura de la mano de dos editores y escritores cordobeses, Javier Fernández y Ana Ramos, responsables de una colección que emplaza a los lectores "a disfrutar de la magia de la literatura, del placer de leer" a través de los géneros populares, sometidos aquí a un tratamiento crítico que constituye una novedad en el escenario editorial español, al tiempo que un intento de suprimir las esquemáticas divisiones entre alta cultura y cultura masiva estableciendo nuevos códigos para el acercamiento a obras y autores que siempre han sido vistos con sospecha desde la elite.

"Queremos tomarle el pulso a la cultura en estado puro", señalan Fernández y Ramos, convencidos de la capacidad de la cultura popular para proporcionar claves de comprensión de épocas, conflictos y evoluciones socioculturales. Viajemos, por ejemplo, a los inicios del siglo XX. Los editores explican que desde la alta cultura, representada por autores como Joyce o Musil, se suelen ofrecer visiones excesivamente encajonadas en los distritos de la individualidad, "pero a través de Edgar Rice Burroughs -creador de Tarzán- entendemos cómo era el hombre de la época". No se busca aquí tanto la irreprochable calidad literaria (que, como se sabe, y por encima incluso de las unanimidades críticas, es una cuestión de apreciación subjetiva) cuanto ese fermento creativo que desde los géneros populares induce a la activación de los más valiosos resortes de interpretación sociológica, cultural o histórica. Por otra parte, la colección lanza desde dentro "una reflexión sobre lo que es literatura popular" y cómo ha evolucionado este concepto con el paso del tiempo. Stevenson, Conan Doyle y Dickens hicieron literatura popular y hoy son figuras principales en los catálogos de literatura seria. ¿Por qué y cómo se producen estos procesos? Letras Populares quiere estimular el debate (no ya sólo con los libros, también en internet con un blog), buscar los valores estéticos de la literatura popular, cuestionar verdades asentadas, preguntarse por los límites de los géneros, proponer una lectura elevada de obras a las que nunca se les ha aplicado este enfoque: en resumen, "lanzar preguntas al canon literario, al orden establecido". Y hacerlo desde Cátedra, "la editorial que ha creado el canon en España".

Un país en el que la literatura popular ha aparecido siempre "en ediciones baratas, con traducciones pobres que se iban plagiando o reutilizando". En Letras Populares, las obras contarán con un aparato crítico ("no tan académico como los de Letras Universales y Letras Hispánicas", aclaran los editores), prólogo y notas. Un complemento que permitirá contextualizarlas y desvelar sus claves "para amplificar el disfrute de su lectura". Siempre con el "rigor" y el "nivel de exigencia" característicos de Cátedra. Una colección "sin prejuicios" que lanza en los próximos días, al razonable precio de 15 euros el volumen, sus primeros libros al mercado después de un año y medio de preparación: En las montañas de la locura, de H. P. Lovecraft; Nosotros, de Evgueni Ivánovich Zamiátin; La pequeña pasión, de Pilar Pedraza; y Dudo Errante, de Russell Hoban. Y que como futuras entregas (el plan inicial es sacar cuatro títulos al año) anuncia una obra de Raymond Chandler, otra de Stanislaw Lem y una selección de los mejores relatos del Conan de R. E. Howard, entre otras.

Letras Populares nace, según Josune García, directora de Cátedra, como consecuencia de "la absoluta convicción" de esta editorial "de la necesidad de presentar la literatura popular o de género con un aparato crítico que reivindique y sitúe estas obras en el contexto artístico y literario en el que fueron producidas". Todos los buenos aficionados a la lectura, en definitiva, están invitados a asomarse a sus páginas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios