arqueología | necesidad de actuaciones en enclaves históricos

Ategua y Cercadilla, los grandes olvidados

  • Expertos y asociaciones vecinales reclaman para los yacimientos de las zonas de Renfe y Santa Cruz mayor inversión y su revalorización

Comentarios 0

En 1991 arrancaron las obras de soterramiento del ferrocarril en Córdoba. En el año 293, según apuntan los estudios arqueológicos, comenzó la construcción del palacio del emperador Maximiano. El Imperio Romano, que escribe parte de la historia de la ciudad, quedó relegado al paso de un tren. Cuando aparecieron los restos del palacio, en el yacimiento de Cercadilla, la construcción y ampliación de la red ferroviaria siguió su curso, dejando enterrado y en ocasiones totalmente destruido un conjunto arqueológico de un valor incalculable.

A casi 30 kilómetros de Cercadilla, la historia volvió a escribirse. 4.000 años de vida tiene el yacimiento de Ategua, en la barriada de Santa Cruz, un lugar privilegiado para la investigación arqueológica, al estar ocupado desde la Prehistoria hasta el siglo XIV.

Las asociaciones de vecinos de estas dos zonas, junto a varios expertos en arqueología, han denunciado en muchas ocasiones la dejadez que sufren estos yacimientos. Todo ello, critican, a la vez que sí se rescatan otros puntos históricos de la ciudad, como por ejemplo el Templo Romano de la Claudio Marcelo.

Uno de los gerentes de la empresa Hispania Arqueología y Patrimonio, Francisco Javier Peña, afirma que "sin ninguna duda" existe un abandono por parte de las administraciones competentes con Ategua y Cercadilla. Peña habla del esplendor histórico de ambos monumentos y de la necesidad de revalorizarlos, aunque con Cercadilla tiene clara una cosa: "Es imposible". Toda la información o mucha de la que pudiera contener este yacimiento se tiró a la basura, denuncia el arqueólogo, cuando se iniciaron las obras de Renfe a principios de los 90. "Se trata de un tema de apuesta política", apunta Peña, "de dotar de presupuestos". Para el experto es evidente que los últimos anuncios sobre Ategua que ha hecho la Junta a cerca de acondicionarlo a las visitas han venido condicionados por los expolios que ha sufrido la zona. Peña asegura que la respuesta de la ciudadanía será positiva a la hora de revalorizar los yacimientos y de visitarlos, y pone como ejemplo el Templo Romano, con gran acogida desde su reapertura.

Las reivindicaciones históricas desde la barriada de Santa Cruz para rescatar y conservar Ategua se constituyeron en forma de asociación en el año 2001. El vicepresidente de la Asociación Cultural Amigos de Ategua, José Rafael Pérez, asevera que la Junta "sí sabe lo que pasa" en el monumento, y que la destrucción de hace unas semanas lo que ha hecho es "precipitar" las actuaciones. Para Pérez, la importancia de Ategua o de Cercadilla no es más ni menos que la del Templo Romano.

Las peticiones de esta asociación siempre se han centrado en la protección del yacimiento, mientras que su recuperación ha quedado a un lado, siempre a la espera de que el sitio se protegiera de los ataques de agricultores que, muchas veces, se han sucedido por desconocimiento.

Una vez las administraciones, en este caso la Junta de Andalucía, lleven a cabo las labores de seguridad necesarias, la Asociación Amigos de Ategua también exigen la puesta en valor y la investigación en el yacimiento.

A raíz de los últimos destrozos en Ategua, hace apenas unas semanas, la consejera de Cultura del Gobierno andaluz, Rosa Aguilar, visitó el enclave para anunciar que se llevaría a cabo un proyecto para hacer visitable el monumento. Algo que la asociación ha recibido con "alegría" y sobre lo que espera se lleve a cabo en poco tiempo.

Las reivindicaciones vecinales también se han dejado ver a lo largo de la última década en torno al yacimiento de Cercadilla. Precisamente diez años cumplen las demandas de la asociación vecinal Colonia de La Paz-Noreña, que han mantenido numerosas reuniones con representantes de la Junta para que Cercadilla vuelva a recuperar parte del esplendor que tuvo. Desde Colonia de La Paz-Noreña explican a El Día que entre las medidas que reclaman para el enclave destacan el acondicionamiento del mismo. Desde la consolidación de los alzados arqueológicos -que actualmente se desmoronan y cuando llueve quedan estancados-, la protección de los mosaicos romanos -cubiertos con sábanas y piedras- o la integración paisajística de los muros de hormigón que dan sensación de abandono del yacimiento.

En el mes de septiembre, la asociación se reunió con el secretario general de la Consejería de Cultura, Eduardo Tamarit, que se comprometió a abrir Cercadilla de nuevo para realizar visitas guiadas y talleres. A la larga, y cuando las partidas presupuestarias lo permitan, también reclamarán la apertura de un centro de interpretación de Cercadilla. Además hay que tener en cuenta el punto estratégico en el que está situado este yacimiento, ya que se trata de la puerta de entrada para muchos trenes y el 100% de los autobuses que van hacia las estaciones.

Las administraciones tienen ahora en sus manos devolver a Ategua y Cercadilla la importancia histórica que tuvieron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios