Cultura

La 'Travesía' flamenca de Gerardo Núñez avanza desde Jerez hasta Ítaca

  • El guitarrista y compositor actúa junto a la bailaora Carmen Cortés el 27 de septiembre en la Bienal de Flamenco · Con un nuevo trabajo discográfico en el mercado, sigue aportando aires nuevos a la música.

Se trata de uno de esos seres extraordinarios con la bendita anomalía de hablar por dos bocas: una, de carne; la otra, de madera. La suya y la de la guitarra, ambas divulgan verdad, ambas tamizan la comprensión del arte. Gerardo Núñez es un exponente del flamenco jerezano, el único guitarrista del género que ha recibido la medalla del conservatorio Tchaikovsky de Moscú, catedral de la música clásica. Mas su lenguaje sonoro está henchido de sur: "Salí de Jerez después de haberle tocado a Tío Borrico, Terremoto o La Paquera", sostiene Gerardo, quien desea devolver a su tierra todo lo que aprende cada vez que sale de ella.

Durante su carrera, desde que con apenas 11 años empezó a recibir las lecciones de Rafael de Águila, ha procurado acercarse a todos los grandes artistas que han ido cruzándose en su estrada, en una tarea de perenne búsqueda y esfuerzo: "En el flamenco, he tenido la suerte de tocar con Enrique Morente, El Indio Gitano, Carmen Linares...", declara. En el jazz, terreno que con asiduidad explora, ha tenido a toda una Orquesta Sinfónica de Chicago interpretando su música.

Aunque se asome a sonidos actuales y experimente y juegue con ellos, para Núñez la esencia del flamenco permanece impasible al paso del tiempo: "Escucho ahora una soleá de Fernanda de Utrera y tiene una actualidad y un carácter contemporáneo impresionante". El guitarrista y compositor entona con orgullo un discurso panegírico en torno al género: "El flamenco tiene una fuerza viva. Está enraizado, forma parte de nosotros. Aun haciendo los cantes de Manuel Torre [cantaor que brilló en el primer tercio del siglo XX], siempre será vanguardista, siempre será actual".

Gerardo Núñez comparte su vida con la bailaora Carmen Cortés. El matrimonio trasciende lo puramente sentimental, se sube al escenario y se adentra en lo profesional. Claro que la simbiosis artística podría hacerse extensible al resto de acompañantes: "Es una cuadrilla que se ha hecho conmigo. Empezaron pequeñitos, como alumnos míos, y se han hecho grandes artistas a mi lado", confiesa el creador, quien les ha ofrecido la facilidad de estudiar y trabajar al mismo tiempo. "Nosotros somos un ejemplo de universidad flamenca real", añade. En cada espectáculo, todos los componentes comparten "una admiración basada en el respeto entre unos y otros", una comunión que atribuye a la creencia que todos tienen en "una misma idea".

El 27 de septiembre, a las 20:30, en el Lope de Vega de Sevilla y enmarcado en el programa de la XVII Bienal de Flamenco, Gerardo Núñez interpretará Travesía, un espectáculo homónimo a su último disco. "La Bienal es un gran escaparate de venta de flamenco. Sería un gran error quedarnos sin ella", defiende. Para la ocasión, las coordenadas que imanten al público son claras: "La gente tiene que ir a ver al Gerardo músico, artista y guitarrista, con su propuesta, que puede ser Travesía, una soleá, un silencio...".

Enarbolando la bandera de su ciudad y sin ninguna vocación presuntuosa, a Núñez se le inunda la boca de orgullo: "Los mejores guitarristas flamencos de la historia los tenemos en Jerez ahora mismo". Además, subraya el altísimo nivel del género en estos días, "no hay más que fijarse en el baile que está desarrollando Israel Galván o en la guitarra de Paco de Lucía y Vicente Amigo". A estas alturas, anhela profesionalizar y vender "un producto único que no tiene competencia" y que "despierta admiración en todo el mundo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios