Joaquín Rodrigo | Novedades discográficas Rodrigo popular, Rodrigo oculto

  • Coincidiendo con el 21 aniversario de la muerte del compositor, IBS Classical publica un par de álbumes en los que al Joaquín Rodrigo más popular se suma el más desconocido

Joaquín Rodrigo (Sagunto, 1901 - Madrid, 1999) Joaquín Rodrigo (Sagunto, 1901 - Madrid, 1999)

Joaquín Rodrigo (Sagunto, 1901 - Madrid, 1999) / D. S.

El Concierto de Aranjuez es sin duda la partitura clásica más universal de la música española. Compuesta en París a principios de 1939, la obra se estrenó el 9 de noviembre de 1940 en el Palacio de la Música Catalana de Barcelona con Regino Sainz de la Maza como solista. El crítico de La Vanguardia Española destacó en su reseña del acontecimiento el hecho de que se trataba del primer concierto para guitarra y orquesta de la historia y de las dificultades para equilibrar la debilidad del sonido del instrumento solista con toda una orquesta, pese a lo cual se traba de un Concierto “bellísimo. [...] Todo en él es brío, gracia, garbo”. Y sobre el Adagio añadía: “...es de un encanto inefable, y bastaría por sí solo para justificar los aplausos calurosísimos dedicados al autor”.

El autor era, claro está, Joaquín Rodrigo, quien años después se mostraba incapaz de hallar la razón profunda de la popularidad de ese movimiento: “Si lo supiera habría encontrado el éxito, la panacea, en una palabra, la piedra filosofal de mi propia música y de mi propio éxito”.

Cuando acaban de cumplirse veintiún años de la muerte del maestro y aún reciente el álbum con su música para guitarra sola grabado por Pedro Rojas Ogáyar en el sello, IBS Classical publica un par de nuevas referencias en torno a su figura, dos discos que aportan la cara más popular del músico, pero acercan al aficionado también a un Rodrigo oculto, casi desconocido.

El guitarrista chino Xianji Liu (Liaoning, 1988), ganador en 2016 del prestigioso Concurso Francisco Tárrega de Benicasim, vuelve al sello granadino, donde había dejado ya un interesante álbum con música de tres compositores latinoamericanos vivos (Sergio Assad, Leo Brouwer y Roberto Sierra), para registrar las dos obras más difundidas del compositor saguntino: el Concierto de Aranjuez y la Fantasía para un gentilhombre, obra estrenada en 1954 y compuesta también para guitarra y orquesta.

Rodrigo - Xianji Liu Rodrigo - Xianji Liu

Rodrigo - Xianji Liu

El recurso de Rodrigo a la música española antigua que, en el Concierto resulta evidente, en el caso de la Fantasía se hace explícito, pues el gentilhombre del título no es otro que Gaspar Sanz, compositor barroco, autor de uno de los más importantes tratados para la guitarra española, de donde salen los temas de esta obra que desde el principio se convirtió en complemento habitual en las grabaciones del Aranjuez.

El guitarrista chino, que se muestra orgulloso en ser el primer músico de su país en interpretar las dos obras en el Palacio Real de Aranjuez, está aquí acompañado por la Orquesta Sinfónica de RTVE dirigida por Pedro Amaral (Lisboa, 1972). En obras tantas veces grabadas, resulta difícil decir algo nuevo, pero Liu toca con una pulcritud admirable y aun se permite pequeños detalles tímbricos y ornamentales (especialmente, en el Adagio del Concierto) que dan a sus versiones algunos llamativos toques de color.

EL CD EN SPOTIFY

El clarinetista y director valenciano Joan Enric Lluna El clarinetista y director valenciano Joan Enric Lluna

El clarinetista y director valenciano Joan Enric Lluna / Alex Baker

El otro álbum se acerca al Rodrigo desconocido, con tres obras escritas a finales de la década de 1920, anteriores por tanto al Concierto de Aranjuez, y una selección de Soleriana, obra escrita en 1953 y por consiguiente contemporánea de la Fantasía para un gentilhombre.

Son obras escritas para orquesta de cámara, y en todas ellas las fuentes de inspiración de Rodrigo resultan claras: es, sobre todo, la música antigua española, aunque no falten también algunos elementos de tradición popular. Adscrito a la Generación de la República, ese conjunto de compositores unidos más por la edad y por la voluntad de renovación que por un estilo definido, Rodrigo militó en el bando de los neoclásicos, mayoritario en la Generación, aunque él evitó siempre el término y prefirió Neocasticismo a Neoclasicismo. Esto, que se ha interpretado a veces como un nacionalismo reductivo, no es en realidad sino un intento de precisión conceptual, y es que la inspiración de Rodrigo no está tanto en la música del Clasicismo español cuanto en la de períodos anteriores. Es la música del Renacimiento y la del Barroco la que late en todo Rodrigo, y ello se manifiesta vívidamente en este álbum, centrado en el universo de la danza.

Soleriana de Rodrigo - Joan Enric Lluna Soleriana de Rodrigo - Joan Enric Lluna

Soleriana de Rodrigo - Joan Enric Lluna

La Zarabanda lejana fue una obra original para guitarra del año 1926 que Rodrigo dedicó a Emilio Pujol (aunque la estrenaría Sainz de la Maza) y que orquestó en 1930, añadiéndole entonces un contrastante Villancico en forma de rondó. El maestro se fija aquí en la escuela de vihuelistas del siglo XVI, primero, y en uno de los géneros esenciales de la música vocal española desde la Baja Edad Media hasta el siglo XVIII, el del villancico.

Si en esta obra Rodrigo apuntaba a la idea del díptico de danzas habitual en el universo musical europeo desde la Edad Media (una lenta seguida de una rápida) en los Tres viejos aires de danza, partitura de 1928-29, es el espíritu de la suite barroca el que se invoca: "Pastoral", "Minué" y "Jiga" miran esta vez además al norte de los Pirineos. Por contra, las Dos miniaturas andaluzas de 1929, obra que se mantuvo inédita hasta 1999, son un "Preludio" y una "Danza" escritos a partir de una reminiscencia muy particular del folclore, en la que se vuelve a la idea del díptico para contrastar un canto lento de naturaleza espiritual con un aire vivo.

"En la 'Soleriana' Rodrigo se dedica a orquestar ocho sonatas para teclado del Padre Antonio Soler (1729-1783)"

La Soleriana está de nuevo concebida en el estilo de las viejas suites. Rodrigo se dedica aquí a orquestar ocho sonatas para teclado del Padre Antonio Soler (1729-1783), de las cuales en este disco se han grabado cinco ("Entrada", "Fandango", "Tourbillon", "Pastoral" y "Passepied"). El concepto de orquestación tiene que entenderse por supuesto en sentido amplio, ya que Rodrigo no se limita a pasar las voces del teclado a la orquesta, sino que aporta detalles originales en ornamentación, ritmo y armonía.

La finísima interpretación de este Rodrigo casi desconocido se debe a la Orquesta de la Comunidad Valenciana, la titular del Palau de Les Arts Reina Sofía, y a la batuta de Joan Enric Lluna. Lluna es principalmente conocido como uno de los grandes clarinetistas de nuestro tiempo, y de hecho ocupa el atril principal de los clarinetes de la orquesta valenciana desde su creación en el año 2006, pero en los últimos años ha incrementado su dedicación a la dirección orquestal. De hecho, aún está reciente un registro anterior para IBS, un doble CD en el que presenta su doble faceta de clarinetista y director, interpretando junto a la Berliner Camerata las dos Sinfonías y los dos Conciertos para clarinete de Carl Maria von Weber. Aplicado a la música de Rodrigo, Lluna destaca por la fluidez del fraseo y la transparencia del tejido orquestal, que le permite un bellísimo, caleidoscópico juego de timbres, uno de los grandes valores no sólo de este importantísimo registro, sino de la música de Rodrigo en general.

EL CD EN SPOTIFY

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios