Turismo

La atracción por los Patios devuelve la vida al Casco Histórico de Córdoba

  • Miles de personas aprovechan las últimas horas del festival para disfrutar de los recintos participantes

Cola para entrar al patio de Martín de Roa, 2. Cola para entrar al patio de Martín de Roa, 2.

Cola para entrar al patio de Martín de Roa, 2. / Juan Ayala

A falta de unas horas para que finalice el Festival de los Patios de Córdoba más atípico de la historia, los turistas siguen descubriendo el Casco Histórico y sus rincones. La ciudad ha vuelto a revivir este fin de semana -aunque a menor escala- el éxito que supuso el pasado puente del Pilar para la restauración y el sector del alojamiento. Las calles de las zonas turísticas no se veían de esa forma incluso tiempo antes del confinamiento ya que el estado de alarma comenzó justo coincidiendo con el inicio de la temporada alta en Córdoba.

Aunque la afluencia de visitantes ha sido más moderada este fin de semana, lo cierto es que no han faltado las colas para entrar en los patios y las terrazas de bares y restaurantes han tenido una buena ocupación. Una vez más, el Alcázar Viejo ha sido la zona con mayor afluencia, aunque con un aforo muy controlado y distancia entre personas durante las esperas, un control que igualmente se ha llevado a cabo en el resto de rutas, como en Santa Marina-San Agustín, otra de las más concurridas en cada festival.

Debido a la pandemia, la alta incidencia del covid-19 en España y las restricciones que otros países han impuesto a la hora de viajar, en esta edición los turistas extranjeros son una mínima parte. Sin embargo, hay quien se ha atrevido a cruzar medio mundo para disfrutar de Córdoba y, cómo no, de sus Patios.

Este es el caso de María Isabel y Mo, un matrimonio que vive en Australia y está pasando este fin de semana en la ciudad. Se casaron durante el confinamiento, que en su país se ha extendido más que en España, por lo que hasta ahora no han tenido la oportunidad de celebrar su luna de miel. Y para ello han elegido España como destino, el país de María Isabel. Después de pasar por varias ciudades, esta pareja ha recalado en Córdoba y ha sido toda una sorpresa la coincidencia con el Festival de los Patios.

Marina y Gisela entran en el patio de San Basilio, 17. Marina y Gisela entran en el patio de San Basilio, 17.

Marina y Gisela entran en el patio de San Basilio, 17. / Juan Ayala

Para María Isabel no es la primera vez, ya que descubrió estos recintos en mayo de 1999 y hace unos años volvió para disfrutar de nuevo de ellos. Sin embargo, Mo sí se ha estrenado en esta visita. Como su hotel queda cerca del Alcázar Viejo, han empezado su ruta por ahí. "Los patios han cambiado bastante, antes había mucho turista extranjero", explica ella según su experiencia.

Además, como gran admiradora de esta tradición, declarada Patrimonio Inmaterial por la Unesco en 2012, a María Isabel le gusta entablar conversación con cuidadores y propietarios para hablar sobre el aspecto de los patios, su historia y curiosidades.

También han apostado por comenzar su ruta por el Alcázar Viejo Gisela y Marina, dos malagueñas que han estado en el festival en anteriores ocasiones, por lo que han podido notar la variación que hay en la estética y el colorido de estos recintos en mayo y en otoño. "Se nota la diferencia, hay más verde y otras flores, pero continúan teniendo su encanto", indica Gisela.

Una pareja observa el sistema de riego de las macetas colgadas en los patios. Una pareja observa el sistema de riego de las macetas colgadas en los patios.

Una pareja observa el sistema de riego de las macetas colgadas en los patios. / Juan Ayala

Como buenas admiradoras de esta fiesta, están "contentas de que se haya podido celebrar" e incluso aseguran que volverán más adelante. Pero no solo han venido a ver patios, sino que desde que llegaron el viernes han ido a la Mezquita-Catedral y al Alcázar de los Reyes Cristianos, dos de los espacios patrimoniales más emblemáticos de Córdoba. Además, creen que el sistema de control en los accesos a los recintos está bien organizado, lo que hace que las colas "vayan rápido", y se han sentido muy acogidas incluso en los negocios de hostelería, donde "son muy agradables".

Últimas horas de apertura

Los 48 patios participantes en esta edición del festival estarán abiertos este domingo de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:30. Esta será la última oportunidad de disfrutar de estos recintos en otoño, una época en la que se han mostrado más auténticos que nunca al exhibir las flores y plantas que sus propietarios y cuidadores miman y mantienen durante todo el año. En esta ocasión, ha habido menos colorido debido a que la floración de buena parte de las especies se produce en primavera, pero, aún así, algunas se encuentran ahora en una segunda floración que ha hecho aún más especial esta fiesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios