Elecciones

El PP refrenda a Casado pese a la catástrofe en las urnas

  • García Egea garantiza que el presidente del PP no dimitirá tras el exiguo botín de 66 escaños y que liderará la oposición los "próximos cuatro años"

García Egea habla con los periodistas. García Egea habla con los periodistas.

García Egea habla con los periodistas. / EFE

Pablo Casado no dimitió al salir con una sonrisa forzada a dar la cara el domingo cerca de la medianoche y tampoco lo hizo ayer. Ni lo hará hoy, ni mañana... El presidente del PP se queda, pese a que la catástrofe electoral ha llevado a los populares ha embolsarse el botín más exiguo desde la Alianza Popular iniciática de Manuel Fraga en 1977 y 1979. Los 66 asientos que tendrá la formación de la gaviota en el Congreso, tragedia trasladada también a sus escaños en el Senado, no son motivo, a juicio de Teodoro García Egea, secretario general de los populares, para que su líder abandone el barco.

"A partir de hoy -por ayer-, durante cuatro años, el líder de la oposición se llama Pablo Casado", garantizando García Egea la continuidad del presidente popular pese a la debacle electoral. Dijo que el PP va a hacer "autocrítica" en la reunión del Consejo Ejecutivo Nacional de este mediodía y se pondrán a trabajar ya con la vista en las elecciones de mayo.

También quiso dejar claro al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que se sitúa desde sólo nueve escaños por debajo, que el PP es "el principal partido de la oposición" y continúa como la "única alternativa" a un Gobierno de Pedro Sánchez "sean cuales sean sus socios".

Volvió a insistir en la fragmentación del voto de centroderecha como la principal razón del resultado "muy malo" de su partido porque ha generado una "división" que cree que ha favorecido claramente a Sánchez y al PSOE. Además, justificó que el proyecto de Casado es "a largo plazo" y mientras otros líderes se han presentado a unas elecciones hasta en cuatro ocasiones, para el del PP era su primera convocatoria. "Hacemos autocrítica, no culpamos a nadie", apostilló, pese a que será hoy cuando el partido abra un espacio para analizar las "distintas causas" que han generado este resultado, al que no le ve posible comparación con el que vivió la dirección anterior, en una etapa de bipartidismo. A su juicio, es "evidente" que Pedro Sánchez se ha apoyado en la fragmentación del voto para dividir los apoyos al principal partido que "le puede hacer sombra".

García Egea pidió el tiempo que otros líderes han tenido y se mostró convencido de que cuenta la "confianza" de los militantes y de las estructuras del partido, aparte de poner en valor el haber conseguido gobernar en Andalucía. A nivel interno, cree que Casado y su equipo de dirección "goza de una amplía confianza" en el partido.

En ese sentido, el portavoz electo del Grupo Popular en el Senado, Ignacio Cosidó, apeló a "aprender de los errores" e igualmente descartó la dimisión de Casado después de perder 71 escaños. Señaló que "no hay tiempo para lamentarse" e instó a seguir trabajando para agrupar los votos del centroderecha el 26 de mayo.

A propósito de la opción de que Casado dimita, Cosidó respaldó al líder popular defendiendo que es "el momento de estar más unidos que nunca". En esta línea, señaló que la Convención Nacional del PP, celebrada en enero, respaldó al presidente tras vencer a Sáenz de Santamaría en verano.

Mientras, el presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, reivindicó a Galicia como la comunidad en la que su partido logró el "mejor resultado" de toda España, con 11 puntos porcentuales más que el PP a nivel nacional. Feijóo achacó la histórica caída a la "división" del voto del centroderecha, algo de lo que el PP alertó "durante toda la campaña". "El voto a Vox ha servido para dividir el voto del centroderecha y para que el PSPE haya ganado en porcentaje de votos" en Galicia.

Descartó que Casado deba dimitir: "Sería un gravísimo error habiendo elecciones en tres semanas. Es evidente que en este momento la ocupación de este partido es detectar por qué hemos obtenido un resultado malo, sin paliativos. Pero cometeríamos un gravísimo error, en mi opinión, teniendo elecciones en tres semanas, en descuidar la principal tarea que tenemos en este momento, que es conseguir un buen resultado en las municipales, así como en la mayoría de comunidades autónomas y en las europeas", expresó.

Seguidamente, Feijóo negó que Casado sea el culpable de la bajada de escaños: "Aquí, de los buenos resultados todos somos responsables y de los malos resultados todos somos responsables".

Mientras, la ex presidenta de Madrid Esperanza Aguirre admitió la "muy importante derrota" del PP, pero pidió a Casado que no ceda a las "presiones" y aguante al frente del partido. "Hemos tenido una derrota muy importante que ya había empezado", indicó a La Sexta la ex presidenta del Congreso, quien subrayó que no aprecia ninguna "división interna" en el PP tras el resultado electoral. Afirmó que Casado "tiene que resistir con determinación y sabiendo que representa a todos esos españoles que creemos que para España lo mejor no es el socialismo ni el comunismo ni el independentismo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios