Tenis

"Las derrotas hacen que seas más fuerte"

  • Federer reconoce que haber sido superado por Nadal le ha convertido en mejor tenista · "Quiero dejar un legado", dice

Comentarios 1

La derrota ante Rafa Nadal en Wimbledon hace doce meses y en Australia a principio de año hicieron al suizo Roger Federer ser "más fuerte", y tras hacer historia por ganar su decimoquinto Grand Slam espera dominar de nuevo.

"A veces necesitas una derrota para ser más fuerte", aseguró ayer Federer para añadir después que "no juego al tenis para batir récords, sino para ser un gran campeón, para ser un modelo. Espero poder dejar un buen legado para el futuro", señaló el jugador, de nuevo número uno mundial tras casi un año en el segundo puesto.

"Espero dominar de nuevo a mis rivales", aseguró tras afirmar que es más difícil llegar a la cima que mantenerse. El suizo estuvo un récord de 237 semanas seguidas en lo más alto antes de ceder su puesto ante el ascendente Nadal en agosto de 2008. El jugador helvético, preguntado por su estado físico, dijo que "sólo estaba cansado, me dolía el cuerpo. Sólo dormí dos horas. Me habría gustado dormir diez más. Lo que he logrado es increíble".

Cuestionado por cuánto durará su récord, Federer no quiso mojarse. "Puede durar mucho o poco, pero hay que estar preparado para que lo rompan". Y sobre sus posibilidades de lograr 18 o 19 Grand Slams, el suizo se mostró optimista. "Creo que es posible. He jugado 16 de las últimas 17 finales de Grand Slam. Definitivamente puedo ganar unos pocos más en los próximos años. Todavía soy joven. Realmente creo que tengo oportunidad de ganar los cuatro grandes".

Lo que quiso dejar claro el nuevo número uno de la ATP es que su triunfo en Londres no se desvirtúa por la ausencia de Nadal. "No, para nada. Seguro que la gente podría verlo así. Ojalá hubiera podido jugar contra él. Rafa estaba en París, no pude jugar la final contra él pero eso no me quita nada. Estoy triste por que Rafa no pudiera defender el título en Wimbledon ni defender el número uno. Yo lo he vuelto a recuperar ganando sobre la hierba de Londres y creo que al menos es justo para todos".

Los 15 grandes lo sitúan como campeón de campeones, a la altura de muy pocos deportistas. Su logro sólo se puede comparar con las nueve medallas doradas olímpicas en atletismo de Carl Lewis, los 14 oros del nadador Michael Phelps en Juegos Olímpicos, los siete triunfos en el Tour de France del ciclista Lance Armstrong o los 18 majors del golfista Jack Nicklaus. Y por encima de Rod Laver, Bjorn Borg o Pete Sampras, las otras leyendas del tenis. "Los últimos meses han sido increíbles", dice Federer, cuya figura trasciende a lo deportivo. Quiere ser "un modelo" y "dejar un buen legado para el futuro", asegura reflexivo.

Fuera de la cancha es donde está su próximo objetivo, su Grand Slam más preciado: el nacimiento de su primer hijo. ¿Lo mejor está por llegar? "Sí, en mi vida personal, seguro. Estamos muy emocionados", dijo ayer sobre lo que sienten él y su esposa, Mirka Vavrinec. Se espera que el bebé nazca antes del US Open, que comienza a finales de agosto, pero la fecha es un secreto, así como el sexo y el nombre. Vendrá al mundo justo entre Wimbledon y el último Grand Slam del año, en el que el tenista estará presente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios