croacia

En busca de la sorpresa 20 años después de Suker...

Domajog Vida. Domajog Vida.

Domajog Vida. / FRANCK ROBICHON / efe

¿favoritos? "Es demasiado pronto para hablar de eso", responde Ante Rebic, autor del primer gol del 3-0 a Argentina. Pero lo cierto es que la goleada croata sobre el equipo de Lionel Messi desató la euforia en un país que ahora sueña con repetir en el Mundial de Rusia su éxito de hace 20 años.

La joven Croacia firmó entonces su mejor actuación mundialista, logrando un tercer puesto en Francia 1998 tras eliminar en cuartos de final nada menos que a Alemania. El aniversario acompañó desde un principio al equipo en Rusia 2018 y la contundente victoria del jueves profundizó las comparaciones.

"Ha quedado definitivamente claro: esta generación está preparada para los objetivos más altos", escribió ayer el diario croata Novi List. Otros se mostraron más impulsivos: "¡Adiós, Leo Messi! Croacia desmonta a Argentina", señaló 24Sata. Y Yutarnyi List: "Destruimos a los gauchos. Es histórico".

El técnico, Zlatko Dalic, que llegó como solución de emergencia para salvar la clasificación al Mundial y terminó convirtiéndose en un héroe que tiene al equipo en octavos en apenas dos partidos, aconsejó prudencia. "Debemos estar tranquilos y seguir siendo humildes", sostuvo tras la goleada a Argentina.

Dalic podrá ahora reservar a algunos jugadores en el tercer partido frente a Islandia. Con cinco goles a favor y ninguno en contra en dos actuaciones y clasificado en un grupo complicado, la situación sorprende al propio entrenador: "No habría dicho que después del segundo partido estaríamos ya clasificados", reconoció.

Pero la buena marcha croata no tiene nada de sorpresa o suerte. Parece más bien el trabajo de un grupo cohesionado, con voluntad y disciplina, unido a talentos de la talla de Luka Modric, autor del segundo gol a Argentina y elegido hombre del partido.

Su dupla con Ivan Rakitic, compañero de Messi en Barcelona, se presenta como uno de los mediocampos más finos del Mundial. Juntos lograron romper a Argentina en dos y dejar anulado a un Messi más inocuo que nunca. "Estuvieron confusos y nosotros excelentes. Tenemos que estar felices: hemos hecho muchas cosas bien", dijo Dalic.

Esos argumentos y esos talentos son los que disparan las comparaciones con 1998. Era la primera participación de Croacia en un Mundial, y una generación dorada formada por estrellas como el delantero Davor Suker, actualmente el presidente de la Federación de Croacia; el capitán Zvonimir Boban, el centrocampista Robert Prosinecki o el lateral Robert Jarni hicieron historia.

Tras clasificarse en la fase de grupos -pese a un partido perdido, precisamente, con la Argentina de Daniel Passarella-, eliminó a Rumanía y a Alemania, y estuvo cerca de vencer a Francia en semifinales, pero la anfitriona pasó y conquistó el título.

Desde entonces, Croacia nunca pasó a los octavos y está ante una situación única de recordarle al mundo que siguen siendo importantes y quieren conseguirlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios