Fútbol | Tercera División

El Pozoblanco remonta y vuelve a la senda triunfal ante el Cartaya (2-1)

  • Los vallesanos, invictos en su feudo, dieron la vuelta al partido ante el cuadro onubense en la segunda mitad con goles de Jaime Almagro y Fran Gómez

Fran Gómez intenta marcharse de la presión de un jugador del Cartaya.

Fran Gómez intenta marcharse de la presión de un jugador del Cartaya. / Sánchez Ruiz

El Pozoblanco volvió a la senda triunfal tras deshacerse del Cartaya, al que tuvo que remontar en la segunda mitad un 0-1 adverso al descanso. Los goles de Jaime Almagro y Fran Gómez dieron tres puntos de oro. Los vallesanos, invictos en su feudo hasta la fecha, suman la segunda victoria de la temporada y toman oxígeno en la clasificación del Grupo X de Tercera RFEF.

Tras empatar en la cita anterior ante el Cabecense (1-1), el Pozoblanco necesitaba dar un paso hacia adelante. Y lo dio. Antonio Jesús Cobos movió el once inicial, al dar entrada a Manu Moya, Morillo y Tommy Montenegro por Aythami y Agus -ambos lesionados- y Zara, que tuvo que esperar su oportunidad desde el banquillo.

No arrancó bien el cuadro local. A los 15 de partido llegó el primer aviso del Cartaya, pero la suerte sonrió a los vallesanos porque el disparo de Miguel Fernández se estrelló en el larguero. Antes de llegar a la media hora de juego, José Díaz impidió el gol de Pepe Cárdenas, al rebotarle el balón en la espalda cuando se cantaba gol. En el 28, Manuel puso el 0-1 tras mandar su disparo a la escuadra. Tocaba voltear el marcador.

Tras el receso, todo varió. El Pozoblanco, a los diez minutos de la reanudación, hizo tres cambios de una tacada, al dar entrada a Zara, Jaime Almagro y Diego Gámiz. La jugada le salió muy bien a Antonio Jesús Cobos. Jaime Almagro, en el primer balón que tocó, aprovechó una indecisión en cadena de la defensa onubense para poner el empate. Para entonces, al Cartaya ya le asaltaban todas las dudas.

El gol dio más alas a los pozoalbenses. Poco después, llegó el 2-1 para los locales por medio de un inmenso Fran Gómez, el mejor de largo de los de Antonio Jesús Cobos. Todo cambió en apenas seis minutos. Los vallesanos mandaban ante un cuadro onubense que desapareció en la segunda mitad. Además, en la recta final del partido, se quedó con un jugador menos por la expulsión por doble amarilla de Lolo Contreras. Ya estaba todo decidido. Tres puntos y mucho oxígeno para el Pozoblanco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios