nigeria-islandia

Musa mantiene viva a Argentina

  • Nigeria se gana el derecho a jugarse la segunda plaza mientras Islandia ya no dependerá de sí misma

El goleador Musa pelea con el central Ragnar Sigurdsson. El goleador Musa pelea con el central Ragnar Sigurdsson.

El goleador Musa pelea con el central Ragnar Sigurdsson. / SERGEI ILNITSKY / efe

Nigeria reabrió las opciones de clasificación de la escuadra argentina, su última adversaria en la fase de grupos del Mundial de Rusia, con su victoria (2-0) ante el combinado de Islandia en el Arena Volgogrado.

Era un partido para que cualquiera de las dos escuadras refrendase su deseo de comparecer en los octavos de final , una meta deseada por ambas, pero sólo exigida a Croacia y Argentina.

Los islandeses no marcaron ni siquiera de penalti por el error de Gylfi Sigurdsson

El pleno del equipo europeo en las dos primeras jornadas le permitió adueñarse ya de una plaza. Para la restante se postulan tres candidatas: la Albiceleste, pese a todas sus dudas; las Súper Águilas, como premio a su valentía, y los vikingos, por ser capaces de desafiar con la ilusión de las 330.000 personas que habitan la isla norteña a combinados con mayor tradición en el fútbol.

Los pupilos de Hallgrimsson retrocedieron, sin embargo, en su camino al ceder ante la selección africana, más ambiciosa y certera en la segunda mitad.

En la primera acusó su inocencia en las dos aéreas: en la rival le faltó voracidad -en los primeros 45 minutos no contabilizó ningún tiro a puerta- y, en la propia, contundencia para replicar a los continuos centros laterales del conjunto islandés, que a menudo fía su suerte al contraataque y a la estrategia.

Son sus dos principales armas y así exigió al joven portero del Fabril, Francis. Primero, con una falta de Gylfi Sigurdsson; después, con un remate de Finnbogason; ya en el tiempo añadido del primer periodo, con un último intento de Bödvarsson.

Nigeria abandonó, sin embargo, su ingenuidad tras el descanso y se decidió a atacar los espacios en un voraz contragolpe que terminó con la asistencia de Moses a Musa. El habilidoso atacante de las Super Águilas punteó el balón para domarlo y remachó a Halldorsson.

De esa acción, en el minuto 49, salió malparado Ragnar Sigurdsson, con una brecha en la cabeza. Con el orgullo doblemente herido, el 6 vikingo resistió hasta el minuto 65, cuando Hallgrims-son debió rehacer su defensa con la entrada de Ingason.

Musa, otra vez, redobló la sangría con su segundo tanto del día, pero todavía pudo sufrir Nigeria en un penalti por videoasistencia. Gylfi Sigurdsson no acertó y el 2-0 fue igualmente celebrado por los nigerianos y por los argentinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios