EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Quinto Centenario de la primera circunnavegación del mundo

El viaje de Magallanes-Elcano: una epopeya contada al detalle

  • El libro 'La primera vuelta al mundo: una gesta para recordar', coordinado por Enriqueta Vila, reúne las últimas aportaciones a la crónica del hito que prefiguró el mundo moderno

Rafael Valencia, Enriqueta Vila, Juan Espadas y Braulio Medel, ayer en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras. Rafael Valencia, Enriqueta Vila, Juan Espadas y Braulio Medel, ayer en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras.

Rafael Valencia, Enriqueta Vila, Juan Espadas y Braulio Medel, ayer en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras. / Juan Carlos Muñoz

Hace hoy algo más de cinco siglos –la efeméride exacta se cumplió el 10 de agosto del año pasado– una flota zarpó del puerto de Sevilla hacia Sanlúcar de Barrameda con el objetivo –hasta entonces inimaginable– de completar la primera circunnavegación de la Tierra en la historia de la humanidad. La expedición volvería al punto de partida tres años después, muy mermada, con tan sólo 18 hombres a bordo de una única embarcación, la nao Victoria, después de haber cumplido la misión y navegado más de 85.000 kilómetros pese a las innumerables dificultades y momentos críticos.

En su mera dimensión de "formidable epopeya humana", de "magnífica aventura", el hito liderado al principio por Fernando de Magallanes y terminado por Juan Sebastián Elcano es importante, memorable, histórico por derecho propio. Pero aquello que lo convierte sin paliativos en "trascendental", recuerda Enriqueta Vila, es que con esa intrépida expedición marina comenzó "lo que ya podemos llamar sin reparos la primera globalización del mundo".

La profesora Vila, americanista de referencia de la Universidad de Sevilla, realizó este apunte este miércoles en la presentación en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras de La primera vuelta al mundo: una gesta para recordar, un libro coordinado por ella y editado por la Fundación Unicaja. En él, explicó Vila, se recogen "bastantes novedades" que contribuyen a enriquecer el conocimiento sobre aquella gesta de la navegación que configuró, en gran medida, la edad moderna del mundo.

El libro, de naturaleza colectiva –participan en él la propia Vilas, que firma una introducción que aporta las claves para entender cuál fue el contexto histórico que permitió la consecución de semejante hazaña, junto con otros cinco reputados historiadores: Antonio-Miguel Bernal Rodríguez, Manuel Romero Tallafigo, Pablo Emilio Pérez-Mallaína, Ramón María Serrera Contreras y Salvador Bernabéu–, es el fruto de unas jornadas que se celebraron el pasado mes de octubre, también en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras y bajo el auspicio de la Fundación Unicaja, entidad que también presta su apoyo a la exposición El viaje más largo, que desde el pasado mes de septiembre exhibe en el Archivo de Indias algunos de los principales documentos de esta primera vuelta al mundo por mar.

Enriqueta Vila y Braulio Medel conversan en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras momentos antes del comienzo del acto. Enriqueta Vila y Braulio Medel conversan en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras momentos antes del comienzo del acto.

Enriqueta Vila y Braulio Medel conversan en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras momentos antes del comienzo del acto. / Juan Carlos Muñoz

En la concurrida presentación del libro Vila estuvo acompañada por el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y el presidente de la Fundación Unicaja, Braulio Medel, que además intervenía por primera vez en la Academia desde que ésta lo nombrase miembro de honor de la misma. Del libro, "muy ameno y bien escrito", destacó Medel, "se pueden extraer muchas lecciones", pues, como suele decirse, "la Historia nos ayuda a interpretar el presente". Por ejemplo, apuntó el presidente de la Fundación de Unicaja, el lector encontrará un interesante "diálogo entre aquella primera globalización" y la actualmente en curso en el mundo. "Es curioso –puso como ejemplo Medel, que reconoció que su lectura estuvo condicionada por su formación de economista– cómo casi todas aquellas expediciones fueron lo que hoy llamaríamos colaboraciones público-privadas. Y claro –añadió–, la Corona pretendía que fueran más públicas o más privadas, según le conviniera...".

También el alcalde de Sevilla comentó el libro desde una perspectiva fundamentalmente actual: "Ellos –dijo sobre los protagonistas de la circunnavegación– nos enseñaron de qué forma debemos actuar ante los retos actuales y también a conseguir consensos. Deberíamos ser capaces de pensar como pensaron ellos, a lo grande, con ambición", declaró Juan Espadas.

Volviendo a 1519, el año en que este hito histórico comenzó a fraguarse, Vila desglosó en su intervención la manera en que, como coordinadora del mismo, planteó el libro. En el primer capítulo, ella misma ofrece una detallada introducción al tema, desde los "complejos antecedentes" de la hazaña de Magallanes-Elcano, que hunden sus raíces hasta la Baja Edad Media, hasta la "vocación marinera" de Sevilla o la evolución de las políticas de la Corona con respecto a estas expediciones.

Una vista del público durante la concurrida presentación. Una vista del público durante la concurrida presentación.

Una vista del público durante la concurrida presentación. / Juan Carlos Muñoz

El profesor Salvador Bernabéu Albert es el autor del segundo capítulo, en el que da cuenta con "precisión y claridad" de la amplísima ruta que completó la expedición que incluye –apuntó Enrique Vila– un apasionante recorrido por el "intrincado laberinto de islas del Índico", un referente esencial en esta empresa pues los principales motivos de la Corona española para organizar el viaje fueron demostrar que las islas Molucas, que en aquel tiempo se llamaron de la Especiería, pertenecían a Castilla en virtud del Tratado de Tordesillas e iniciar inmediatamente el comercio directo de las especias tan demandadas en la Europa de la época.

El tercer capítulo lleva la firma de Pablo Emilio Pérez-Mallaína y aborda un aspecto de la expedición llamado a no dejar de fascinar jamás: "una deliciosa recreación de la vida cotidiana en las embarcaciones", como la definió Vila; es decir, una exhaustiva mirada a los hábitos de los marineros, desde la alimentación a la organización del trabajo, pasando por el tipo de hombre que se enrolaba en esta clase de aventuras que desafiaban –literalmente– los límites del mundo tal como éste se concebía entonces.

El cuarto apartado de la obra, obra de Manuel Romero Tallafigo, se centra en una cuestión tan determinante para la suerte y la evolución de la expedición: las personalidades y experiencias tan distintas de los dos grandes nombres propios de la circunnavegación, Magallanes y Elcano, y como consecuencia de esto, los diferentes roles y enfoques durante sus travesías.

El quinto y el sexto, contribuciones respectivamente de Ramón María Serreras y Antonio-Miguel Bernal, se centran en aspectos más técnicos o específicos: en el primer caso, en la dimensión cartográfica de la hazaña, es decir, en cómo se tradujo en los mapas de la época el logro de la expedición; y en el segundo, en una descripción del rentabilísimo mercado de las especias de la época, desde su auge, en el que tuvieron mucho que ver las rutas abiertas por la Corona de Portugal, hasta su proceso de decadencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios