Córdoba CF

Una paliza física para olvidar las vacaciones

  • Sin Pawel ni Montelongo, y con sólo 15 profesionales, Francisco se estrenó con el balón en segundo plano

Álex Quintanilla realiza un ejercicio junto a Jaime Ramos e Ismael. Álex Quintanilla realiza un ejercicio junto a Jaime Ramos e Ismael.

Álex Quintanilla realiza un ejercicio junto a Jaime Ramos e Ismael.

Después de dos días de adaptación al calor cordobés por la obligación de pasar los reconocimientos médicos, la plantilla del Córdoba volvió ayer a los entrenamientos con la mirada puesta ya en el comienzo de la temporada, fijado para el fin de semana del 18 y 19 de agosto. Con apenas 15 profesionales en nómina, a la espera de que Pawel Kieszek y Bruno Montelongo, con permiso del club, se incorporen en los próximos días, y con la ayuda de hasta nueve canteranos y jóvenes del filial, Francisco Rodríguez tuvo su primera toma de contacto con un equipo que empezó a olvidar las vacaciones con una paliza física en la que el balón, compañero de viaje del técnico almeriense, estuvo en un segundo plano.

Citada a las 8:30 en El Arcángel para las pertinentes presentaciones, la plantilla y el cuerpo técnico que conforman por el momento el nuevo proyecto cordobesista hizo acto de presencia en la Ciudad Deportiva a eso de las 9:25, casi media hora después del horario previsto. Y casi sin respiro, Sergio Pardo, el preparador físico de Francisco, tomó la voz cantante para dar paso a un entrenamiento que duró unos 90 minutos. Un circuito de fuerza, dos series exigentes de once minutos de carrera continua y dos ejercicios de presión y esfuerzo en espacios reducidos, con balón, fue el menú para una primera jornada de trabajo que se perdieron Pawel y Montelongo, todavía ausentes, y Marcos Lavín, portero del filial que llegó lesionado en un pie el lunes. Además de los citados apareció el juvenil Llamas para doblar la portería con Stefanovic.

La plantilla se ejercita de nuevo hoy antes de viajar al 'stage' de Los Ángeles de San Rafael

El único contratiempo fue que Jaime Romero y Edu Ramos tuvieron que retirarse antes de tiempo, siendo los primeros damnificados de la paliza a la que Francisco sometió a los suyos. El extremo acusa aún la inactividad por la lesión muscular que sufrió en el epílogo del curso anterior, y el pivote tiene unas ligeras molestias en el tobillo que, en principio, no debe impedir a ambos seguir con el plan trazado. De momento, hoy el equipo se ejercitará a las 9:00 otra vez en la Ciudad Deportiva para, ya a mediodía, viajar hacia Los Ángeles de San Rafael para su primer stage.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios