córdoba c.f.

Un punto de definición

  • A la espera de los ansiados delanteros, Francisco afina la puntería con la mente ya en los nuevos amistosos

  • El 'stage' de Jerez, hasta el lunes

Francisco ordena a sus jugadores durante un entrenamiento. Francisco ordena a sus jugadores durante un entrenamiento.

Francisco ordena a sus jugadores durante un entrenamiento. / juan ayala

Definición en la indefinición. Eso es lo que pensará Francisco ante la falta de fichajes, sobre todo en la parte ofensiva del equipo, y el aparente parón que vive la planificación del curso venidero, reanimada a marchas forzadas desde la llegada de Rafael Berges a la dirección deportiva de la entidad. Así el técnico aprovechó la doble sesión de ayer para afinar la puntería de sus hombres e incidir en conceptos defensivos básicos, sin olvidar el trabajo físico, con el balón como elemento de camuflaje, propio de este tiempo en el también es primordial coger el punto de forma idóneo para el torneo.

Una labor que el Córdoba continuará hoy con un último entrenamiento en la Ciudad Deportiva y, ya hasta el lunes, en su segundo stage de concentración en Montecastillo (Jerez de la Frontera). Finalmente, el club blanquiverde ha decidido alargar un día más su estancia en tierras gaditanas, que se cerrará con un segundo amistoso en La Línea ante la Balona; antes, mañana mismo, el Sanluqueño será el rival en El Palmar (21:00). Dos equipos de Segunda B que tomen la rienda del Celta.

El Linense, el lunes 30, y el Recre, el miércoles 8, se suman a las citas estivales confirmadas

A estos dos ensayos estivales, el Córdoba debe añadir tres más ya confirmados hasta el próximo 10 de agosto, todos a domicilio: los ya conocidos en Linares (sábado 4) y Marbella (viernes 10), y otro el miércoles 8 en Huelva ante el Recreativo, que se ve obligado a modificar su calendario tras tener previsto ese día medirse al Cádiz B. Queda por ver ahora si finalmente la dirección del club blanquiverde cierra un rival para la presentación en El Arcángel ya en los días previos al inicio liguero ante el Numancia, algo en lo que lleva trabajando varios días sin tener resultado aún.

Para ese 18 o 19 de agosto aún queda un mundo, para algunos, y apenas un suspiro, para otros. Entre los últimos seguro está Francisco, cuyo rostro cuando sale del verde denota la intranquilidad y el enfado que ya hizo públicos tras la primera toma de contacto ante el Celta. Pero dentro del terreno de juego, su profesionalidad -y la del resto del plantel- es indiscutible, y eso se traduce en unas sesione con intensidad y calidad.

En la de ayer, a la espera de ese cupo de tres delanteros que necesita este Córdoba poder competir en Segunda División con garantías, el preparador almeriense insistió en la puntería, en la definición, con un carrusel de ejercicios que terminaban con disparos a portería donde no todos demostraron el mismo tino, para suerte de los guardametas, exigidos en dobles remates.

En ese aspecto trabajaron especialmente sus ayudantes, mientras que el técnico exprimía detalles defensivos, con un ejercicio en línea de cuatro -no exclusivamente zagueros, ni en zona de área- en el que se afanó en aclarar las coberturas, la presión y las ayudas para minimizar espacios cuando un jugador tiene que salir de sus dominios más claros. Simulacros de acciones reales, imágenes similares a las que luego aparecerán en los partidos y sobre las que hay que trabajar, aunque aún quede mucho por hacer, tanto dentro como fuera del terreno de juego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios