córdoba cf

De presente a futuro

  • Después de ampliar los contratos de Álvaro Aguado y Marcos Lavín, el Córdoba indica que está "trabajando" para contentar a Javi Galán

  • Enero es la primera opción para hacer caja

Álvaro Aguado y Rafael Berges, ayer durante el acto oficial de la ampliación de contrato del jiennense. Álvaro Aguado y Rafael Berges, ayer durante el acto oficial de la ampliación de contrato del jiennense.

Álvaro Aguado y Rafael Berges, ayer durante el acto oficial de la ampliación de contrato del jiennense. / jordi vidal

Tras un verano convulso que marcó una agenda fuera del guion, el Córdoba empieza a dar pasos para su crecimiento futuro, y también presente. Si el martes fue Álvaro Aguado el que selló la ampliación de su contrato hasta 2022, ayer el turno fue de Marcos Lavín (2021) y en un corto plazo de tiempo -o esa es la intención del club- le debería tocar a Javi Galán. Tres activos, sobre todo los dos ya asentados en el primer equipo, que seguirán ayudando en el verde mientras les llega la oportunidad de dar el salto, con el próximo mercado de invierno como primera opción a la vista. Porque a día de hoy, la venta de jugadores continúa apareciendo como la única vía posible para cuadrar las cuentas y liberar a la entidad del yugo de LaLiga con el manido límite salarial.

"Lógico, siempre están las puertas abiertas, pero hoy (por ayer) es un día muy especial; y en el futuro, lo que tenga que pasar...", indicó Aguado al ser cuestionado sobre si su renovación era el primer paso para salir, como ocurriera en febrero con Sergi Guardiola. El delantero ya fijó entonces unas condiciones para abandonar el CCF al final del curso, con voz en la decisión. Al final fue el Getafe su destino con la dichosa operación que tiene maniatado al club blanquiverde, que tampoco supo dar salida a sus otros activos, algo que ahora empieza a vislumbrar.

Berges dice que "es un momento de vestuario, de jugadores" para dar carpetazo a la crisis

Aunque es lógico que en la situación actual, los futbolistas tendrán un importante peso en la toma de decisiones, algo que en el caso de Aguado vendrá recogido en las diferentes claúsulas que tanto él como el director deportivo, Rafael Berges, dejaron para la confidencialidad. Eso sí, para salir a un club español su precio es de 8 millones; para uno extranjero, 10.

Una apuesta por ambas partes con la que, de momento, el futbolista se garantiza ya tener contrato profesional y percibir unos emolumentos acordes a su calidad y rol en el Córdoba. Algo que ahora debería ocurrir con Javi Galán, anclado en el mínimo de la categoría desde su promoción desde el filial y que este verano vio escapar una oferta de Las Palmas que le multiplicaba por mucho su nómina por la negativa del club a vender. Algo que a buen seguro ahora está encima de la mesa en esa negociación que Berges apuntó que ya está en marcha, de forma aún incipiente.

Para lo que no hay que dejar pasar más tiempo es para la reacción del equipo, dado que la situación es "muy complicada y nos afecta a todos, pero estamos deseando revertirla cuanto antes", dijo Aguado, uno de los fijos para Sandoval que admitió que "en todos los partidos tenemos que salir a competir y en Granada no se compitió".

Visión compartida por Berges, que defendió la labor de Sandoval -"hay que ver cómo vino y las dificultades que hemos pasado"- y miró al verde: "Es un momento de vestuario, de jugadores, que deben asumir la responsabilidad. No valen las palabras, sino los hechos. Los trapos sucios hay que lavarlos dentro y no se puede ratificar todos los días al técnico. Tenemos que remar hacia adelante, a nadie nos gusta vernos en esta situación, de la que sólo se sale estando juntos y compitiendo al cien por cien". Una receta para presente y futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios