Córdoba CF

Pablo Alfaro, a solo un triunfo de entrar en la historia del Córdoba CF

  • Con el 1-0 ante el Getafe, el maño iguala los arranques perfectos en el club de Juncosa y Portugal

  • El domingo, en la visita al Betis Deportivo, buscará su quinta victoria seguida… ¿con puerta a cero?

Pablo Alfaro da instrucciones a sus jugadores durante el partido de Copa ante el Getafe. Pablo Alfaro da instrucciones a sus jugadores durante el partido de Copa ante el Getafe.

Pablo Alfaro da instrucciones a sus jugadores durante el partido de Copa ante el Getafe. / Juan Ayala

Pablo Alfaro le ha cambiado la cara al Córdoba CF… y al cordobesismo. El técnico maño apenas ha necesitado un mes, con su semana de vacaciones de por medio, para transformar al equipo en el que por presupuesto y categoría tenía que ser a su paso por la Segunda División B. Dos victorias ligueras y dos pases en la Copa del Rey, ante clubes de divisiones superiores, alumbran un balance inmaculado hasta la fecha que ya ha otorgado al aragonés un puesto, compartido, en la historia del club blanquiverde.

Ese cuatro de cuatro como aterrizaje en el Córdoba solo halla parangón en los más de 65 años de vida de la institución en otros dos técnicos norteños: el ilerdense José Juncosa, en el curso 1955-56; y el burgalés Miguel Ángel Portugal, en el 2003-04. El primero en Tercera y el segundo en Segunda firmaron inicios idénticos en sus primeros cuatro compromisos al frente del conjunto, pero vieron cortada su dinámica positiva en el quinto con sendas derrotas. Curiosamente, con una particularidad compartida: ambas llegaron a domicilio y por 3-1.

Y ese es el desafío que Alfaro tiene por delante el domingo en Sevilla, donde de vuelta a la competición liguera espera el Betis Deportivo (Ciudad Deportiva Luis del Sol, 15:45) para finalizar la primera vuelta de la primera fase del Subgrupo IV-B, al que los blanquiverdes podrían llegar, incluso, con opciones de alcanzar el liderato. Dependerá de lo que haga el UCAM Murcia, que tiene tres puntos más, el sábado en la apertura de la fecha, cuando recibe al Recreativo Granada.

Para llegar a esa privilegiada posición, tanto individual como colectiva, el Córdoba se ha dado la vuelta como un calcetín en el último mes. Y no solo en el juego y las sensaciones, que merecen un análisis al margen, sino sobre todo en los resultados, que normalmente son consecuencia de lo primero. La salida de Juan Sabas se hizo imperiosa tras enganchar cuatro partidos sin ganar, con dos empates a los que se sumaron dos derrotas, con paupérrima imagen, la última en Linares. Era comienzos de diciembre.

Ni 40 días después, la sonrisa ha regresado a El Arcángel. Con Pablo Alfaro, el equipo superó la prueba de visitante del Murcia (0-1) y goleó a El Ejido (4-0), antes de regalarse dos alegrías en la Copa del Rey frente al Albacete (1-0) y el Getafe (1-0). Cuatro partidos, cuatro victorias, además con un plus añadido: sin encajar gol, ni en los tres choques en los que actuó Becerra ni en el que lo hizo Edu Frías defendiendo la meta. Por contra, siete han sido los tantos anotados: Willy (2), Piovaccari (2), Samu Delgado y dos en propia puerta.

Con Portugal, también con puerta a cero

Idéntico balance, con la única diferencia de una diana menos a favor, y la salvedad de que sus partidos fueron todos en liga, firmó Miguel Ángel Portugal cuando tomó el testigo de Fernando Castro Santos en la temporada 03-04, con el equipo, y ese es otro matiz importante, en Segunda, que es el objetivo marcado en rojo para esta campaña. Con el burgalés al frente, el CCF cambió su mala dinámica con triunfos ante el Algeciras (2-0), el Recreativo (0-2), el Cádiz (1-0) y el Salamanca (1-0). Una racha que tocó a su fin en Las Palmas con un tropiezo por 3-1.

Ese mismo marcador, pero en la visita al Antequerano, sesgó también el cuatro de cuatro con el que José Juncosa debutó en el banquillo cordobesista. Era la temporada 55-56, la segunda de existencia de la entidad como tal, y en Tercera División. A diferencia de Alfaro y Portugal, el técnico de Les Borges Blanques sí arrancó el campeonato. Y lo hizo venciendo al Pontanés, germen del actual Salerm Puente Genil, por 2-3, antes de enlazar triunfos sin encajar gol ante el Úbeda (1-0), el Motril (0-3) y el Iliturgi (7-0).

Ni siquiera aquel tropiezo en la quinta parada liguera frenó una trayectoria notable que terminó dando al Córdoba el primer ascenso de su historia. Un premio colectivo al que seguro que Pablo Alfaro daría mucho más valor que convertir su aterrizaje en el mejor de la historia del club. Eso sí, para ambas cosas sería muy bueno dar continuidad a esta dinámica el domingo ante el Betis Deportivo. El premio espera, aunque para el Gordo, ahora que apuramos aún los tiempos de estos sorteos, haya que esperar algo más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios