Córdoba CF - San Fernando | La Crónica Ramalazos hacia un destino mejor (1-0)

  • El Córdoba CF, más serio y solidario sin balón, se reengancha al 'play off' con un trabajado triunfo

  • Los blanquiverdes, que marcaron muy pronto, no supieron matar a un rival con balas de fogueo

Zelu, flanqueado por Owusu y De las Cuevas, celebra el gol de la victoria del Córdoba CF ante el San Fernando. Zelu, flanqueado por Owusu y De las Cuevas, celebra el gol de la victoria del Córdoba CF ante el San Fernando.

Zelu, flanqueado por Owusu y De las Cuevas, celebra el gol de la victoria del Córdoba CF ante el San Fernando. / Álex Gallegos

Aunque todavía queda mucho camino por recorrer hasta transformar al Córdoba CF en un equipo con mayúsculas, el debut de Raúl Agné al frente del proyecto dejó más de un ramalazo que aventura un destino mejor. Sobre todo porque trajo consigo un triunfo para calmar el ambiente tras la salida de Enrique Martín, los dos últimos resultados negativos y la mala imagen ofrecida en Cartagonova.

Ante otro aspirante a estar en la postemporada, el cuadro blanquiverde ofreció un discurso diferente, más ordenado y solidario en el juego sin balón, y con una mayor claridad ofensiva. Argumentos suficientes para noquear a un enemigo que acumuló posesión y llegadas, pero fue incapaz de disparar más de una vez entre los tres palos. La victoria, además, reengancha a la escuadra cordobesista a la pelea por el play off, que vuelve a estar a distancia (dos puntos) y abre una ventana de tranquilidad para preparar la siguiente salida a Talavera de la Reina, otro examen.

Consciente de por dónde tiene que empezar a reconstruir el proyecto, el nuevo técnico dibujó un 4-4-2 de salida, con las líneas muy juntitas, sin miedo a replegar a campo propio ante la posesión del rival, aunque alternando la presión alta en el inicio de la jugada desde meta. Ante un adversario mucho más hecho, a los blanquiverdes les tocó de salida dejar hacer, lo que no era malo para ir ganando confianza tras la acumulación reciente de disgustos.

Aunque para medicina buena, el gol de Zelu en la primera aproximación. Una llegada inesperada, tras un buen robo de Gabriel Novaes a Raúl Palma en la corona del área al que luego no supo poner la rúbrica y que el jerezano recogió para abrir la lata. Con el subidón del 1-0, el cuadro local intentó hilvanar alguna que otra jugada larga, con apoyos constantes de los puntas para auxiliar en la salida. Pero al menos por el momento, la cualidad ofensiva de este CCF está más en el juego directo al espacio o en el Juan Palomo.

Ante el nuevo decorado del encuentro, el San Fernando trató de reponerse a través de la posesión, con la constante movilidad de un frente ofensivo de muchísimos quilates. Sandro Toscano firmó el primer aviso con un derechazo que se fue alto tras un córner; por cierto, la defensa de la estrategia ya es al hombre, con dos jugadores en auxilio del resto para minimizar el riesgo. Retoques buscando el bien colectivo, al fin y al cabo.

Fidel Escobar conduce el balón ante la presión de dos rivales. Fidel Escobar conduce el balón ante la presión de dos rivales.

Fidel Escobar conduce el balón ante la presión de dos rivales. / Álex Gallegos

Mientras Arnau Sala, técnico de urgencia por la ausencia de Agné, se afanaba en mantener la línea de zagueros a 40 metros en el inicio de la jugada isleña, Pedro Ríos empezó a encontrar un agujero en la espalda de Raúl Cámara. El jerezano, en el regreso a la que fue su casa, probó fortuna con un testarazo antes de hacer estirarse a Becerra para dejarle sin remate tras un control algo largo. Lolo Guerrero se sumó a la ofensiva gaditana con otro cabezazo a la salida de un córner que acarició el ángulo.

Ante el ataque más pausado y largo de los visitantes, el Córdoba tuvo el segundo hasta tres veces, y con más claridad. Fidel Escobar, en su nueva labor de stopper, tiró de escuadra y cartabón para dejar dos veces, calcadas, solo ante Rubén Gálvez a Owusu. Pero el ghanés, en la primera, no halló arco en el intento forzado de vaselina, y en la segunda disparó al muñeco con todo a favor (Zelu cruzó en exceso el rechazo, ya algo más escorado).

Antes del intermedio, un Imanol García más cómodo con la posibilidad de descolgarse en ataque, también asustó con un derechazo desde la frontal que se marchó cerca del ángulo. Y también lo intentó el San Fernando, con un latigazo de Omar Perdomo que atrapó bien, abajo, Becerra, para dejar esa ventaja momentánea que tan buen sabor de boca transmitía antes del parón obligado.

Sin cambios pero tras haber oxigenado piernas y mente en los vestuarios, el San Fernando acrecentó la sensación de dominio. Poco a poco, según avanzaba el crono, el partido se jugaba más tiempo en la mitad del campo cordobesista. El desdoblamiento continuo de los laterales, sobre todo Pumar por la izquierda, y el avance de metros de los pivotes trazó un escenario con trabajo extra para la línea de contención, que pasó a ser un muro infranqueable para proteger su arco, ayudado por la falta de definición de un cuadro isleño que se perdió amagando, aunque sin golpear.

De las Cuevas intenta controlar el balón ante la presión de Pedro Ríos. De las Cuevas intenta controlar el balón ante la presión de Pedro Ríos.

De las Cuevas intenta controlar el balón ante la presión de Pedro Ríos. / Álex Gallegos

Y ante eso, el Córdoba se vio en un par de acciones consecutivas de conexión entre De las Cuevas y Gabriel Novaes con la sentencia; apareció para evitarlo y mantener, de paso, la incertidumbre en el marcador un excelso Rubén Gálvez para despejar, primero con los pies y luego con una manopla abajo dificilísima, los dos remates de primeras del ariete brasileño sin la más mínima oposición.

Esos dos sustos intimidaron poco al San Fernando, consciente de que tenía que arriesgar algo más si quería sacar tajada de El Arcángel. Omar Perdomo, con un latigazo de fuera que salió a un palmo del ángulo, y Francis Ferrón, que no supo dirigir a portería un testarazo en el área pequeña tras ganar la espalda a Djetei firmaron la reacción visitante antes de que el carrusel de cambios echara algo el freno a una batalla frenética, de muchísimo ritmo, con calidad a espuertas.

El Córdoba CF quiso protegerse con la entrada de Moyano y el San Fernando refrescó la medular y el carril izquierdo para ganar presencia en campo contrario para el cuarto final de partido. De partida, los locales parecieron acertar antes, ya que acariciaron de nuevo el segundo con un zapatazo de Fidel Escobar y un contragolpe que se chupó Owusu con De las Cuevas libre para afrontar el mano a mano. Fue la última estirada de los blanquiverdes, que a partir de ese momento se afanaron en defender como oro en paño su ventaja. Y lo consiguieron, en parte también, porque Hugo Rodríguez no supo conectar un cabezazo con todo a favor ya camino del 90. Toca seguir creciendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios