Córdoba CF Owusu y su huella borrosa en Cartagena

  • El atacante ghanés sólo hizo un gol con el Efesé en la segunda vuelta de la temporada 17-18

Owusu persigue a un jugador del Algeciras durante el choque en el Nuevo Mirador. Owusu persigue a un jugador del Algeciras durante el choque en el Nuevo Mirador.

Owusu persigue a un jugador del Algeciras durante el choque en el Nuevo Mirador. / Erasmo Fenoy

Owusu Kwabena es un tipo singular, para lo bueno y para lo malo. Pero de momento eso le basta para ser fijo en el esquema ofensivo de este Córdoba CF, sea actuando por fuera o por dentro, solo o en compañía. El atacante ghanés se ha ganado a Enrique Martín y al cordobesismo, aunque se eche en falta una mayor aportación al colectivo, menos anarquía. Un pecado que con el paso de los años todavía no ha corregido y que ya marcó su efímera etapa en el Cartagena.

Porque el africano defendió los colores del Efesé en la segunda mitad de la temporada 17-18, tras llegar procedente de un Oviedo en el que no había logrado tener cierta continuidad (8 partidos y 157 minutos, 0 goles). En un equipo de claro perfil ofensivo liderado desde la banda por Alberto Monteagudo y que acabó campeón del Grupo IV, Owusu se acercó a los mil minutos en 20 participaciones (ocho titularidades), pero sólo acertó una vez con el arco rival.

Pero lo peor de su etapa en el Cartagonova no fue precisamente su falta de tino en la definición. En la retina de la afición albinegra, según recuerdan, permanece la falta de empatía del jugador con su gente tras el terrible varapalo en el Cerro del Espino, en el último duelo del play off. El Cartagena perdió el ascenso a Segunda en el minuto 97 de su partido ante el Rayo Majadahonda. Un palo durísimo.

Ya contabiliza tres amarillas

Tal vez por eso, nadie espera un recibimiento con honores –tampoco hostil– para Owusu, al que esto puede darle un plus de motivación. Pero con moderación, para no ganarse más tarjetas que comprometan su concurso en el futuro a corto plazo; en Algeciras vio la tercera más que evitable que empujó a Enrique Martín a relevarlo.

Ya por entonces había firmado el 0-2 con el segundo gol en su cuenta, o el tercero, pues alguno contabiliza el que dio el 1-1 ante el Badajoz a pesar de que su centro, que no iba a puerta, fue desviado por Candelas. Pero de una forma u otra, en solitario o igualado con Juanto, es pichichi con el doble de goles de los que hizo en Cartago.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios