Córdoba CF

La operación salida del Córdoba CF está cerrada... salvo sorpresa

  • Las desvinculaciones el jueves de Marcos Lavín y Alberto González eran las últimas previstas

  • Sebas Moyano o Zelu son los futbolistas sobre los que más dudas mantiene ahora la entidad

Enrique Martín dialoga con Alfonso Serrano en presencia de Jorge Rodríguez de Cózar. Enrique Martín dialoga con Alfonso Serrano en presencia de Jorge Rodríguez de Cózar.

Enrique Martín dialoga con Alfonso Serrano en presencia de Jorge Rodríguez de Cózar. / Juan Ayala

A tres semanas para que la pelota eche a rodar de forma oficial, el Córdoba CF ha culminado su operación salida... salvo sorpresa. Las desvinculaciones el jueves de los porteros Alberto González y Marcos Lavín eran las últimas previstas por la dirección deportiva, que llevaba semanas trabajando en ellas y finalmente pudo cerrarlas con unas rescisiones que obligarán a tocar la caja de la entidad.

Porque ambos metas tenían contrato en vigor, ya en la órbita del primer equipo, tras llegar hace dos años para reforzar al filial. De hecho, ambos participaron la pasada campaña en Segunda División: Alberto ante el Tenerife en septiembre, y Lavín ya en el tramo final del curso relevando a Carlos Abad para terminar sumando una decena de encuentros.

Con estas dos últimas salidas, el CCF se ha desprendido en lo que va de verano de hasta once jugadores con vinculación vigente, que no encajaban por rendimiento o sueldo en el nuevo proyecto para Segunda División B. El clan Vigueras formado por Carrillo, Jaime Romero y Josema abrió un camino que luego siguieron hombres como Loureiro, Quintanilla, Víctor Mena, Quim Araujo y Alberto Quiles, y los futbolistas en nómina del filial Chuma y Kevin.

Y salvo sorpresa ahí parece que quedará la cosa, aunque los próximos partidos amistosos y las oportunidades que ofrezca el mercado en su tramo final pueden variar el planteamiento inicial del Córdoba sobre algunos jugadores. Los casos más claros parecen los extremos Sebas Moyano y Zelu, sobre los que el club y la dirección deportiva mantienen dudas.

El objetivo ahora es cerrar la plantilla

En el caso del primero, que estuvo ya cedido en la segunda vuelta del pasado ejercicio en el Valencia Mestalla, juega en contra su alta ficha, que correspondería más al papel de un jugador principal que aún no ha conseguido ser para Enrique Martín Monreal en estas semanas de pretemporada. En el del jerezano, la incertidumbre va más en cuestión de rendimiento, aunque ya dejó buenos detalles tanto el pasado verano como en su campaña en la Cultural y Deportiva Leonesa.

Con tres semanas aún para que la competición eche a andar, con hasta cinco amistosos más por jugar y, sobre todo, a expensas de los esperados movimientos en el mercado, el Córdoba ya tiene finiquitada su operación salida. Ahora los esfuerzos del club deben pasar a centrarse en incorporar tres o cuatro futbolistas más que doten de un salto de calidad a una plantilla que tiene como único objetivo pelear por el ascenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios