Córdoba CF

El Málaga CF, un rival a velocidad de crucero en busca del ascenso directo

  • Los blanquiazules encadenan siete jornadas sin conocer la derrota y está a dos puntos del líder

  • Diego González, sancionado, y Pacheco, lesionado, bajas importantes para López Muñiz en El Arcángel

El centrocampista malacitano N'Diaye es perseguido por el cadista Manu Vallejo. El centrocampista malacitano N'Diaye es perseguido por el cadista Manu Vallejo.

El centrocampista malacitano N'Diaye es perseguido por el cadista Manu Vallejo. / Marilú Báez

El Málaga, equipo hecho para volver a Primera División, comenzó como un tiro la campaña y, tras una mala racha, ha vuelto a coger la senda de resultados. Tras el patinazo ante el Reus, ha encadenado siete jornadas sin perder, con tres triunfos y cuatro empates que le tienen cuarto en la clasificación, a un solo punto del ascenso directo y a dos del liderato que en estos momentos ocupa el Osasuna.

Sin balón

López Muñiz dibuja habitualmente un 4-1-4-1 que, dependiendo si su equipo está en ataque o en defensa, puede transformar. Le gusta tener muchos jugadores detrás del balón y no desordenarse, para evitar la contra rival. Quiere que su equipo sea compacto y, a la hora de defender, no realiza una presión alta, la inicia en tres cuartos de campo, replegando en bloque.

Aunque su fútbol no es vistoso, sí es efectivo, sacando mucho provecho al balón parado. Una de sus características es el trabajo y la solidaridad defensiva. Se muestra cómodo esperando al rival, sin descomponerse y minimizando sus ocasiones; prueba de ello es que, junto al Granada, es el menos goleado de la categoría (18 goles).

Con Munir en la puerta, coloca por delante una línea de cuatro en la que no podrá contar con Diego González. Luis Hernández será su sustituto, uniéndose a Pau Torres en un eje defensivo efectivo y contundente, con incorporaciones arriba sólo en las acciones de estrategia. En los laterales, Iván Rodríguez ha ganado a Cifu la banda derecha, y Ricca es el dueño de la izquierda. Ambos completan la zaga teniendo clara su función defensiva, aunque no dudan en incorporarse al ataque.

Con balón

El técnico dispone un tapón en la medular para cerrar las transiciones del rival, un trivote siempre con un jugador por detrás con las opciones de N’Diaye, Erik Morán, Keidi Bare y Adrián. Todos dan equilibrio, ayudan en defensa y son el primer eslabón del ataque, si bien este último es el que ofrece más distribución; se muestran infatigables, imprimen carácter y, además de contención, ofrecen llegada.

En los costados, Iván Alejo ocupará el derecho, un jugador con desborde, velocidad en las acciones y en el pase, que juega bien por fuera y se asocia bien por dentro; y por la izquierda, la lesión de Pacheco trastoca los planes del técnico que deberá decidir volcar de nuevo hacia ese lado a Adrián, o alinear a Renato, Ontiveros, Mula o Hugo. Y arriba, Blanco Leschuk da presencia en campo rival y opciones en el juego aéreo. Seleznov, otra alternativa al ataque.

Lo mejor

Enorme solvencia defensiva.

Lo peor

Le cuesta mucho marcar gol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios