Córdoba CF

Luis Oliver reclama 1,8 millones al Córdoba CF

  • El club ya ha recibido un requirimiento de embargo por tal cantidad tras la demanda de Bitton Sport

Luis Oliver y Jesús León, durante su primera comparecencia conjunta. Luis Oliver y Jesús León, durante su primera comparecencia conjunta.

Luis Oliver y Jesús León, durante su primera comparecencia conjunta. / El Día

La tercera pata del banco ya está aquí. Luis Oliver se ha encargado de echar más leña al fuego en la delicada situación institucional en la que se encuentra el Córdoba, a raíz de la guerra abierta entre Jesús León y Carlos González por el control de la entidad blanquiverde. Quien fuera mano derecha del montoreño a su llegada al club le reclama ahora 1,8 millones de euros, después de que el pasado verano fuera despedido con contrato en vigor.

El CCF recibió la pasada semana en sus oficinas de El Arcángel un requirimiento de embargo por tal cantidad, después de que Bitton Sport, empresa que llevó la gestión de la dirección deportiva del equipo durante la segunda parte del ejercicio 17-18, haya interpuesto una demanda para intentar satisfacer la deuda que la entidad mantiene con ella.

Por ahora, y teniendo en cuenta que agosto es un mes inhábil en términos judiciales, la entidad cordobesista dispone de un margen de tiempo relativo para abonar ese dinero o cerrar un acuerdo para que la demanda sea archivada, que parece la solución más lógica. De no ser así, el proceso continuaría y, seguramente, desembocaría en el juzgado, donde habría que ver si se procede a la orden de embargo o no.

Hay que recordar que Luis Oliver desembarcó en el Córdoba de la mano de Jesús León en enero de 2018. De manera oficial, lo hizo como responsable de la dirección general y deportiva, ya que el ex máximo accionista, Carlos Gónzalez, vetó su llegada como propietario.

Un contrato largo y de grandes cantidades

Así quedó cerrada una larga vinculación con unos altos emolumentos, a razón de 0,6 millones por temporada –incluía a todo su personal–, primas al margen. Pero todo aquello saltó por los aires hace trece meses, en plena preparación del último curso, por lo que esas cantidades recogidas en el contrato son las que ahora se reclaman.

Este movimiento es una nueva marejada para el presidente y la propia entidad blanquiverde. León tiene también abierta una batalla con González tras incumplir el plazo del último pago de la operación de compra venta de la sociedad, que estaba fijado el pasado 31 de julio. El que fuera máximo dirigente anunció el pasado lunes que ya había iniciado las acciones legales para retomar el poder de la institución, mientras que el montoreño se afana en diseñar su estrategia y disponer de los 4,5 millones necesarios, con un plazo de tres semanas fijado por él mismo.

Ruido y más ruido que no hace más que entorpecer el trabajo de Enrique Martín y los suyos en el verde, en una pretemporada que había comenzado bien y, como la pasada, ha vuelto a torcerse en el peor momento. Y ahora con Luis Oliver también en la palestra con sus cartas ya marcadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios