Córdoba CF

El TSJA tumba la segunda querella de Bitton Sport contra los jueces del caso Córdoba CF

  • Luis Oliver, a través de su empresa, acusaba a los magistrados Antonio Fuentes y Fernando Caballero de un delito de cohecho

Luis Oliver, el día que se despidió del Córdoba CF. Luis Oliver, el día que se despidió del Córdoba CF.

Luis Oliver, el día que se despidió del Córdoba CF. / El Día

Nuevo revés judicial para Luis Oliver en su particular lucha en los juzgados relacionada con el Córdoba CF. El empresario, a través de Bitton Sport, presentó una querella contra los jueces Antonio Fuentes y Fernando Caballero -el primero autorizó la venta de la Unidad Productiva del Córdoba CF y el segundo está llamado a hacerse con el caso- por un presunto delito de cohecho. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha tumbado esa demanda, considerando que los hechos denunciados no son en ningún caso constitutivos de delito.

El auto remitido por el TSJA desmonta el principal argumento de los abogados de Luis Oliver, que a la denuncia previa por un presunto delito de cohecho sumaron más tarde un escrito que apuntaba a unos pases de favor que el Córdoba CF habría emitido en favor de los dos jueces citados, para acceder a los partidos en El Arcángel durante la temporada 2015-16. Con ellos, los representantes de Bitton Sport trataban de probar el presunto delito de cohecho, por lo que el organismo judicial pidió informes a LaLiga para averiguar si esos abonos habían sido utilizados para acceder al estadio, dejando registro en los tornos controlados por la organización que regula y gestiona el fútbol profesional español.

En su escrito, además de dejar claro que los abonos nunca fueron utilizados por ambos magistrados, el TSJA indica que "existe una clara diferencia entre los denominados pases de favor de carácter protocolario que, siguiendo una política comercial de relaciones sociales, suelen emplearse por empresas de servicios o espectáculos y que comportan invitación a autoridades para asistir en la calidad institucional de las personas destinatarias, y los abonos que atribuyen un derecho a la prestación a lo largo de una temporada, de uso discrecional, y generalmente transmisibles puntualmente".

"En el primer caso, por más que la persona invitada a una inauguración, evento o celebración accede a un servicio sin contraprestación, prevalece la relación de cortesía y protocolo por cuanto también la empresa que invita tiene interés propio en la presencia de autoridades, lo que deja la cuestión en el ámbito de los usos sociales, sobre los que nada tendría que decir esta Sala, y aleja el hecho de toda significación delictiva, quedando su valoración extramuros del Derecho", afirma en su escrito el TSJA.

Por ello, el órgano judicial explica que "basta con la constancia de que los títulos no hayan sido nunca utilizados para acordar de plano, y sin necesidad de investigación adicional, la inadmisión a trámite de la querella".

El auto, contra el que aún cabe recurso de súplica por parte de los demandantes, desmonta la estrategia que Luis Oliver y sus allegados en Bitton Sport habían diseñado para paralizar el proceso de venta de la Unidad Productiva del club blanquiverde a Infinity, que sigue pendiente de la firmeza del auto dictado en su día para ser definitivo.

Antes de esta batalla perdida en los juzgados, Luis Oliver y Joaquín Zulategui ya vieron como el pasado mes de julio quedaba archivada la otra querella que plantearon, en este caso a título personal y contra el juez Antonio Rodríguez Moyano, el encargado de ordenar la intervención judicial del Córdoba CF. Al magistrado le achacaban tres delitos, que quedaron desestimados por parte del TSJA.

Con la sombra de la duda despejada sobre las actuaciones de los jueces, el panorama judicial en torno al Córdoba CF parece aclararse un poco más, a la espera de la decisión final sobre esa propuesta para que Fernando Caballero sea el juez que tome las riendas del caso que autorizó la venta de la Unidad Productiva del club. La ratificación del magistrado no llegará, en el mejor de los casos, hasta el 19 de agosto, pero se presenta como clave para que el club blanquiverde gane estabilidad institucional e Infinity pueda por fin centrarse en el desarrollo de su proyecto con total tranquilidad y respaldo de la justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios