Córdoba CF

Un cierre de mercado frenético

  • El Córdoba completa la renovación de su plantilla con la llegada del lateral izquierdo Álex Menéndez y el volante diestro Álex Carbonell

  • Javi Lara sigue y Sebas Moyano se marcha cedido al Valencia Mestalla

Berges y Bodiger, durante la presentación del francés en El Arcángel. Berges y Bodiger, durante la presentación del francés en El Arcángel.

Berges y Bodiger, durante la presentación del francés en El Arcángel. / Jordi Vidal

El Córdoba CF completó la renovación de su plantilla con la incorporación del lateral izquierdo Álex Menéndez y el volante Álex Carbonell, para un total de siete altas en un mercado de invierno frenético en El Arcángel en sus últimos días. Y todavía pudo serlo más, pues la entidad blanquiverde intentó hasta el final la incorporación del mediocentro Abdullah, desestimada por la negativa de Quim Araujo de salir a préstamo. Una fórmula que sí aceptó Sebas Moyano, que jugará en el Valencia Mestalla hasta la conclusión del curso. Por su parte, Javi Lara cumplirá su contrato tras aceptar la propuesta de retirar la cláusula de renovación automática por número de partidos.

Tal y como cabía esperar, el Córdoba apuró hasta casi el último minuto la ventana invernal de fichajes. Liberadas las fichas de Jesús Valentín y Sebas Moyano, que proseguirán sus carreras en el Recre y el Valencia Mestalla, ambos de Segunda B, respectivamente –el club ché se guarda una opción de compra por valor de un millón sobre el volante de Villanueva del Duque–, la dirección deportiva se afanó durante el día en encontrar esos futbolistas que permitieran al equipo "dar un salto" de calidad.

Los elegidos finalmente fueron Álex Menéndez y Álex Carbonell. El primero, que se desenvuelve en la posición de lateral zurdo, ocupa la ficha profesional de Valentín y viene a sustituir a Javi Galán. Gijonés y criado futbolísticamente en Mareo, llega a préstamo del Aris Salónica de la Superliga griega. En lo que va de temporada ha jugado 11 partidos de liga y tres de copa, por lo que llega con ritmo inmediato de competición.

Álex Menéndez, que puede actuar también como carrilero y al que conoce a la perfección el director general del CCF, Alfredo García Amado, pasó por las categorías inferiores del Sporting hasta llegar al primer equipo en el curso 2011-2012. Con los rojiblancos mantuvo contrato hasta el curso 2015-16, acumulando experiencia tanto en Primera como en Segunda. Luego se marchó al Girona, pero una grave lesión le llevó a salir del club catalán sin haber debutado.

Tras esta incorporación, al Córdoba sólo le quedaba una puerta más por abrir, con el condicionante de que el elegido fuera sub 23. Y esa condición la cumple Álex Carbonell, agente libre tras la expulsión de la competición del Reus y que firma sólo hasta el 30 de junio. Eso sí, su llegada está supeditada a la resolución que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD) debe tomar sobre el recurso presentado por la entidad tarraconense, que se espera que sea oficial hoy. Porque en caso de ser favorable a sus intereses, dicho jugador y el resto de sus compañeros volverían a su disciplina, quedando hasta entonces imposibilitada su participación con los blanquiverdes.

El club intentó hasta el final la incorporación de Abdullah, desestimada al no querer salir Quim

Carbonell, de 21 años y producto de La Masía, es un volante que puede jugar también tirado a banda izquierda y que en 2016 llegó a debutar con el primer equipo culé en la Copa del Rey ante el Hércules. Esta campaña lleva jugados 13 encuentros en LaLiga 1|2|3, con un total de 686 minutos, anotando un gol y dando una asistencia. Además, en la Copa del Rey jugó dos partidos completos. Llega libre después de que hasta el último momento estuviera sobre la mesa la opción de su fichaje por un Primera y su posterior cesión al CCF.

Quim Araujo y Javi Lara siguen

Con estos dos fichajes, para un total de siete, el club blanquiverde dio por cerrado su plantel para intentar el reto de la permanencia. Y no sólo por voluntad propia, pues mantuvo hasta el final la opción de sumar al pivote Rafidine Abdullah, ex del Cádiz y liberado de su compromiso con el Waasland-Beveren de la Pro League belga. Sin embargo, al estar sin fichas, el movimiento dependía de una salida. El club intentó por todos los medios que Quim se marchara a préstamo, pero el catalán no aceptó.

Así, la última salida fue la de Sebas Moyano. Porque el otro jugador señalado para abandonar el club, Javi Lara, finalmente aceptó las condiciones impuestas –retirar la cláusula de renovación automática por partidos– y continuará como capitán hasta el final de un curso que se prevé tan apasionante como el día final del mercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios