Las Palmas Atlético - Córdoba CF | El otro partido

El Córdoba CF nunca camina solo

El grupo de seguidores del Córdoba CF que siguieron el partido en directo.

El grupo de seguidores del Córdoba CF que siguieron el partido en directo. / LOF

Solo unos días después de jugar ante más de 15.000 personas en El Arcángel y complicar la vida hasta el extremo al Sevilla en la Copa del Rey, al Córdoba CF le tocó vivir la otra cara de la moneda en el feudo de Las Palmas Atlético. Un Anexo al Estadio Gran Canaria remozado recientemente, pero que apenas acogió a unos cientos de seguidores en la grada y que, eso sí, contó con presencia de la afición blanquiverde, que no permitió que su equipo caminara solo ni siquiera con el condicionante del largo viaje hacia el territorio canario.

No era un partido sencillo para el Córdoba. Desde la previa, los protagonistas ya dejaron claro que el aspecto físico les podía pasar factura. Algo hasta cierto punto totalmente normal. El conjunto cordobesista afrontaba el encuentro ante el filial amarillo en cuadro, con siete bajas de jugadores del primer equipo, con otros tantos soportando molestias importantes por la sobrecarga de minutos y con hasta tres hombres del filial en la convocatoria para completar una lista de 18 hombres de la que a última hora se cayó Carlos Puga, también tocado en el plano físico después de los últimos esfuerzos acumulados.

A pesar de contar con todos esos condicionantes, sorprendió Germán Crespo con un once inicial bastante parecido al que alineó ante el Sevilla en la Copa del Rey. Muchos de los protagonistas del duelo copero tuvieron que repetir en el equipo titular después de acumular 120 minutos y, claro, eso terminó notándose en el rendimiento colectivo. No fue, desde luego, el partido más brillante del conjunto blanquiverde, que pese a todo contó con el aliento de una representación de su afición en la grada.

Por supuesto, no estuvieron todos los que son, pero sí que merecen una mención especial ese puñado de cordobesistas que tomaron un avión para afrontar más de dos horas de vuelo y acompañar a su equipo en un partido con mucho menos foco mediático que el de la Copa del Rey, pero más importante para el verdadero objetivo del club en esta temporada, que no es otro que abandonar cuanto antes una Segunda RFEF que está muy por debajo de las posibilidades reales de la entidad.

Algunos de los aficionados del Córdoba que estuvieron arropando a su equipo en el Anexo al Estadio Gran Canaria aprovecharon su residencia en las islas para acercarse ante Las Palmas de Gran Canaria. Otros se desplazaron desde la capital cordobesa, volando desde Sevilla o Málaga el día de antes para cumplir con un peregrinaje que no cesa semana a semana. Es una temporada complicada por la entidad de los rivales, pero el buen hacer de los hombres de Germán Crespo mantiene enchufados a los más fieles, siempre al pie del cañón cuando su equipo los necesita.

Willy Ledesma señala su nombre en la celebración de su gol a Las Palmas Atlético. Willy Ledesma señala su nombre en la celebración de su gol a Las Palmas Atlético.

Willy Ledesma señala su nombre en la celebración de su gol a Las Palmas Atlético. / LOF

Desde la grada del modesto campo de Las Palmas Atlético se escuchó el aliento de ese par de decenas de seguidores blanquiverdes, que vibraron con el gol de Toni Arranz en el arranque del encuentro, que luego tuvieron que sufrir con el empate del filial amarillo, y que volvieron a ver la victoria en el saco cuando Willy Ledesma adelantó a su equipo antes del arreón final de los locales. El gol de Pachón en los últimos minutos fue un jarro de agua fría que hizo más pesado cada kilómetro de los miles recorridos para animar al Córdoba.

Con todo, desde la grada ese puñado de aficionados despidió con aplausos a los suyos, sabedores de que cada punto sumado es un pasito más hacia la Primera RFEF. Los futbolistas de Germán Crespo no pudieron más que corresponder desde el césped a ese grupo de aficionados cuyo esfuerzo por estar con su equipo no tiene precio. Gracias a su tesón, el Córdoba no camina solo ni a miles de kilómetros de El Arcángel. Honor para ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios