Las Palmas Atlético - Córdoba CF | La Crónica
  • Los blanquiverdes desperdician dos ventajas y varias ocasiones para haber sentenciado ante un filial más fresco que incomodó mucho a los de Germán Crespo

La factura de la Copa (2-2)

Omar Perdomo aguarda un saque de banda del Córdoba CF ante Las Palmas Atlético. Omar Perdomo aguarda un saque de banda del Córdoba CF ante Las Palmas Atlético.

Omar Perdomo aguarda un saque de banda del Córdoba CF ante Las Palmas Atlético.

LOF

Escrito por

· Rafael Cano

Redactor

Dos puntos es el peaje que el Córdoba CF tuvo que pagar ante Las Palmas Atlético por los excesos intersemanales de la Copa del Rey. El conjunto blanquiverde desperdició dos ventajas en el marcador y claras ocasiones para haber encarrilado el partido ante un filial que le incomodó mucho, más por la fatiga acumulada de un equipo que rotó poco y al que le pesaron las piernas a la hora de definir ocasiones que durante la temporada normalmente han acabado en gol.

Germán Crespo sorprendió de inicio presentando un equipo bastante similar al que se midió al Sevilla el pasado miércoles. Quiso el técnico apostar por la continuidad, dando solo entrada a Bernardo, Omar Perdomo y Willy Ledesma. Un cambio por línea, con el riesgo de fatiga física que eso conllevaba para el equipo. El duelo, como cabía esperar, arrancó además con bastante ritmo, con el filial de Las Palmas buscando la velocidad en bandas con envíos largos a la espalda de los centrales del Córdoba.

El campo, un césped artificial en bastante buen estado y de dimensiones generosas, permitió al conjunto blanquiverde asentarse rápidamente y poder hacer su juego. La lánguida presión de los amarillos a los hombres de calidad del Córdoba facilitó que Javi Flores fabricara la primera gran ocasión de los suyos, con un pase en profundidad que dejó a Casas solo ante Alfonso, pero el rambleño estrelló su disparo con la pierna del guardameta canario.

Lejos de amilanarse, Las Palmas Atlético respondió con su principal arma, la velocidad. Un balón largo de Sato lo ganó Iñaki Elejalde a la espalda de Alonso y Felipe Ramos tuvo que salir a sus pies para arrebatarle el balón antes de verse superado. Pese al susto, el Córdoba se sentía cómodo y pronto lo puso de manifiesto. Bastó con apretar en la salida de balón del filial para que Toni Arranz recuperara una pelota que Omar Perdomo condujo hasta encontrar al mediocentro asomando en la frontal del área grande. Arranz recibió, se perfiló hacia su pierna derecha y sacó un disparo raso ajustado que superó a Alfonso para adelantar a su equipo.

Toni Arranz celebra el gol con el que se adelantó el Córdoba CF en Las Palmas. Toni Arranz celebra el gol con el que se adelantó el Córdoba CF en Las Palmas.

Toni Arranz celebra el gol con el que se adelantó el Córdoba CF en Las Palmas. / LOF

Ese primer zarpazo hizo daño a Las Palmas Atlético, mientras el Córdoba terminó de asentarse y hacerse dueño del balón. Minutos después probó fortuna Willy Ledesma con un disparo flojo que Alfonso detuvo sin problemas. Los de Germán Crespo pusieron calma al juego, monopolizando el balón y moviéndolo de un costado al otro con paciencia. En los locales solo Iñaki Elejalde inquietaba a la zaga blanquiverde, poniendo en apuros con su velocidad a Bernardo.

Pudo dejar encarrilado el partido el Córdoba pasada la media hora de juego. Los de Germán Crespo movieron el balón de un costado a otro del ataque, con Omar y Simo triangulando con Toni Arranz. El mediocentro habilitó a Simo al borde del área grande, pero el extremo golpeó demasiado alto cuando tenía todo a favor.

El duelo pasó entonces por un tramo de menos intensidad y al Córdoba pareció invadirle cierto grado de relajación. Solo así se explica el tanto que encajaron los blanquiverdes, en una jugada sin excesivo peligro. Un centro de David Vicente desde la derecha lo repelió sin excesiva contundencia la zaga del CCF. El balón volvió al lateral canario, que esta vez sí encontró a Sato con su centro, para que el centrocampista amarillo cabeceara a la red en el área pequeña de los visitantes. Un tanto que sentó mal al Córdoba, que hasta el descanso tuvo el balón, pero sin la profundidad de minutos atrás.

El tiempo de asueto sentó bien al Córdoba, que volvió al partido con mando y volvió a gozar de salida de una clarísima ocasión. Javi Flores y Ekaitz Jiménez trazaron una rapidísima jugada en la que el vasco habilitó a Simo ante Alfonso, pero el extremo estrelló el balón en el cuerpo del arquero con todo a favor para haber gol. Un fallo que a punto estuvo de costar caro muy poco después, pues Felipe Ramos tuvo que despejar con apuros un disparo raso y lejano de Diego Gutiérrez.

Simo ve como le arrebata el balón Diego Gutiérrez. Simo ve como le arrebata el balón Diego Gutiérrez.

Simo ve como le arrebata el balón Diego Gutiérrez. / LOF

El balón fue del Córdoba en todo el segundo tiempo, pero el filial amarillo empezó a incomodar al contragolpe a un equipo en el que la fatiga empezó a aparecer, dejando ya balances defensivos deficitarios. Iñaki, el mayor peligro de los canarios en el partido, remató alto por poco un buen centro de Joel en el minuto 67 que volvió a llevar el peligro a la meta cordobesista. Para entonces Germán Crespo ya había dado entrada a Luismi y Adrián Fuentes, que dieron un nuevo impulso en ataque a los suyos.

El delantero madrileño, con más potencia que tino para elegir bien en el último momento, incomodó a la defensa amarilla y el Córdoba ganó presencia en la parte decisiva del campo. En una salida rápida tirada en tres toques desde atrás, el balón le llegó a Luismi, que habilitó a Adrián Fuentes, pero el madrileño sacó una inocente vaselina cuando la jugada pedía un disparo potente. A renglón seguido, Bernardo cabeceó un córner a las manos de Alfonso.

Un extraño desenlace

Estaba fatigado el Córdoba, pero el partido estaba más para los blanquiverdes que para un equipo canario incapaz de hacerse con el dominio pese a su mayor frescura de piernas. El choque volvió a agitarse a poco más de diez minutos del final. Una falta lateral botada por Luismi la remató Willy con potencia, obligando a Alfonso a hacer un paradón. La sorpresa fue que el árbitro señaló penalti por manos de Aythami, en una acción confusa que los locales protestaron mucho. Willy aprovechó la coyuntura para adelantar a los suyos, que se encontraron con un escenario idílico a diez minutos del final.

Con todo, era fácil adivinar que al Córdoba le quedaba todavía mucho por sufrir. Juanma Rodríguez agotó sus cambios buscando mordiente en ataque y el resultado no tardó en llegar. Un balón en largo que peinó Iñaki con suma facilidad le cayó al recién ingresado Pachón, que batió a Felipe Ramos por bajo. Demasiado fácil encajó gol un Córdoba al que la falta de piernas le estaba pasando demasiada factura. Pese al mazazo, trató de rehacerse el Córdoba y Willy dispuso de una última opción en el área del filial que un defensa repelió. El choque murió en el área blanquiverde, con Iñaki Elejalde intentándolo por última vez, hasta el punto de que el conjunto cordobesista tuvo que terminar dando por bueno el punto sumado, dadas las circunstancias en las que afrontó del partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios