Fichajes del Córdoba CF

Calculadora en mano

  • El Córdoba está obligado a controlar al máximo su gasto por las exigencias de LaLiga con el límite salarial

  • La operación con los valencianistas Nacho Vidal y Nacho Gil está en el aire

Calculadora en manoA la espera de la acción Calculadora en manoA la espera de la acción

Calculadora en manoA la espera de la acción

Oficialmente, el Córdoba todavía no conoce cuál será su límite salarial para la próxima campaña. Pero ya tiene el cuerpo hecho de que estará en el vagón de cola de la categoría de plata, empujado por la mala gestión de la familia González el pasado verano y las licencias tomadas en el mercado de invierno por Jesús León y Luis Oliver para buscar un milagro que finalmente se obró en forma de permanencia. Eso obliga a los rectores blanquiverdes a tirar de calculadora ahora para cuadrar números haciendo el mejor equipo posible, con distintas ingenierías financieras, para lo que es vital contar con calma y paciencia para dar forma a las diferentes operaciones en marcha. Sólo así se explica la ausencia de fichajes un mes después de que la competición bajara el telón.

Pero eso no quita que el Córdoba tenga más de una operación a punto de caramelo. Entre ellas se encuentra la de los valencianistas Nacho Vidal y Nacho Gil, aunque la situación de ambos obliga a dar un paso definitivo al frente. Ninguno está citado por el Valencia para el inicio de los entrenamientos, sencillamente porque el acuerdo para su salida al no contar para Marcelino García Toral ya está cerrado. Pero queda plasmar negro sobre blanco las condiciones de su vinculación al club blanquiverde, avanzada en lo básico desde hace días. Ahí es donde tiene que hilar fino el CCF para no descuadrar futuros tratos.

Porque aunque el club admite que todavía no conoce de manera real con qué cantidad económica cuenta para el ejercicio 18-19, sí es consciente de que tendrá que ajustarse el cinturón. Ya desde el pasado invierno es conocido que ese balance negativo de 1,2 millones que dejó la gestión anterior sería restado ahora, por mucho que la salida de jugadores en enero redujera en buena parte esa cantidad en su día pronosticada para traspasos que nunca se produjeron en esa cuantía.

Pero a eso hay que añadir la posible multa de la que en más de una ocasión ha hablado el presidente de LaLiga, Javier Tebas, de la que tampoco tienen constancia en el Córdoba por el momento. La patronal abrió una investigación en marzo por presuntas irregularidades en las operacione de enero por parte de la entidad y, si bien descartó una medida drástica como el descenso administrativo, sí advirtió de que habría una sanción reflejada en el tope. Ayer @canblanquiverde informó en su perfil de que la cantidad de la que dispondría el Córdoba estaría en torno a 3,35 millones y que sería el más bajo de Segunda.

Con todo, el club espera que los movimientos realizados en las últimas semanas, tanto en materia deportiva como comercial, se reflejen en un aumento considerable de esa cantidad, pues todavía no están contabilizados por el organismo. Pero mientras que todo toma oficialidad, lo único claro es que la mesura y cautela con la que el Córdoba se está tomando el mercado es porque todas las operaciones tienen que ser pasada por el filtro de la calculadora, compañera de viaje infatigable de la nueva propiedad desde su llegada en el mes de enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios