EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

"Lo único que pedimos es un Centro vivo porque poco a poco se está muriendo"

  • El presidente del colectivo asegura que del Ayuntamiento tan sólo han obtenido "promesas vacías" ante demandas como la semipeatonalización de Cruz Conde o disponer de transporte urbano especializado

Rafael Martí lleva dos años al frente de la Asociación de Vecinos Centro Histórico Córdoba. Un periodo de tiempo no muy extenso, lo que no quita que haya sido bastante intenso. Y es que presidir una zona con tanto peso en la ciudad no es tarea fácil. Conseguir una mejor movilidad, mayor seguridad y un transporte público apropiado a las necesidades del barrio son los objetivos principales del colectivo en estos momentos.

-Hace tan sólo unos días aseguraban que se sienten "olvidados y ahogados" por el Ayuntamiento, ¿ en qué basan estas quejas?

-Así lo hemos dado a conocer públicamente porque es tal y como nos sentimos después de tantas promesas vacías. Y es que cada vez que formulamos alguna queja o demanda lo único que hacen es prometernos visitas o entrevistas que al final nunca se llevan a cabo. Lo máximo que hemos conseguido son encuentros con algunos técnicos que siempre nos dicen que no hay dinero para acometer proyectos y que la única opción es comunicarle personalmente a los responsables políticos el problema que estamos sufriendo.

-¿Creen que el Partido Popular ha faltado a su palabra después de sus promesas en la campaña de las municipales?

-El PP únicamente nos citó un día en la Zona, junto a la Trinidad, para decirnos que este punto sería un sitio ideal para hacer un centro cívico, un centro de salud, parking y una zona de ocio para todos los niños. Nunca han llegado a tener un acercamiento mayor con nosotros.

-La calle Cruz Conde es el centro de sus demandas, ¿cómo surge y en que se basan las peticiones de su asociación?

-El 19 de enero del año pasado el anterior alcalde, Andrés Ocaña, se paseó por esta calle y anunció ante los medios que se vería muy bonito peatonalizada. A raíz de esas declaraciones varios días después mantuvimos una reunión con el delegado de Seguridad y Tráfico, Joaquín Cuadra, y se nos comunica que lo que dijo el regidor era mentira, ya que todo estaba diseñado para una semipeatonalización. Pero desde ese momento se toma la bandera de que debe ser peatonal. Algo a lo que no nos oponemos siempre y cuando a los vecinos se nos den alternativas de salida y de entrada o, en su defecto, que al menos nos dejen salir por esta vía en horario no comercial porque a partir de las 21:00 aquí no hay nadie. Pero, aquí pasa el tiempo y no se hace nada. Lo único que pedimos es que como gobierno den una justificación de lo que se está haciendo. Pero no podemos seguir tolerando por más tiempo que tardemos una media de 20 minutos como mínimo para poder salir del barrio.

-¿Cómo valoran la actitud de los comerciantes?

-La calle es de toda Córdoba, al igual que el resto de la ciudad. Además, los que piden que esta vía sea peatonal, según mi opinión, no tienen fuerza moral para pedirlo, puesto que en esta calle de los 48 negocios que hay en este punto 40 son franquicias y las antiguas han cerrado todas. Y es verdad que todo el mundo tiene derecho a pasear, pero los que vivimos aquí también tenemos derechos, se deben de mirar nuestros intereses.

-Las calles más céntricas han experimentado un gran cambio en los últimos años, pero ¿en qué estado se encuentras las demás?

-Nunca se ha acometido ninguna reforma aparte de los grandes proyectos. Como ejemplo puedo poner a las calles Sevilla, Barroso, Tesoro, Eduardo Lucena o Regina. Todas las vías periféricas a las Tendillas, a excepción de Santa Victoria, no se han sometido a ningún arreglo en los 43 años que yo llevo viviendo aquí.

-Además se quejan del sistema de pilonas instaladas en algunas de estas calles para regular el tráfico.

-Así es porque a nosotros nos crea un estado de estrés importantísimo, sobre todo cuando tienes que salir con una persona mayor enferma que necesitas llegar hasta un centro de salud o al hospital lo antes posible. Por eso lo que queremos es que se instalen cámaras de seguridad que de una forma inmediata detecten el número de las matrículas que pueden circular o no por la zona.

-Otra de sus principales demandas es disponer de transporte público, ¿qué avances hay respecto a este tema?

-Según nos han comentado hay cuatro autobuses híbridos cuya utilización estaba contemplada en el Plan de Ordenación Urbana, aprobado en el 2007. Iban a tener una frecuencia de cinco minutos y habría paradas cada 250 metros. Estos vehículos estarían adaptados a la zona para poder acceder al Centro porque en estos momento es imposible para una persona mayor que vive en la periferia llegar hasta este punto de la ciudad. Nosotros lo que pedimos es un Centro vivo porque poco a poco se está muriendo. Las personas se van a las barriadas porque no tienen problemas de aparcamiento, las calles son amplias y prefieren eso a tener que soportar lo que aquí soportamos.

-¿Cómo valoran desde la asociación la seguridad en la zona?

-Nula. No se ve ningún municipal ni ningún coche. Y no es por falta de altercados. En la calle Málaga hemos llamado mil veces por la falta de alumbrado, ya que se funden las bombillas y aquello se queda totalmente a oscuras. Así muchos delincuentes no se lo piensan dos veces y rompen cristales de vehículos, forcejean las puertas de los comercios. Y las pruebas están ahí, se pueden comprobar sin problemas.

-Si no obtienen una respuesta rápida del Ayuntamiento, ¿piensan realizar algún tipo de protesta?

-Ese no es el camino que queremos tomar. Tan sólo buscamos que nos hagan la vida más fácil, a pesar de que somos conscientes de que vivimos en el Centro. Somos colaboradores y no discreparemos sobre aquellas decisiones que tome el Ayuntamiento, siempre y cuando estén justificadas y hayan contado con todas las partes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios