Córdoba

Una joven acepta dos años de prisión por provocar un accidente de tráfico mortal

  • La conductora, que había obtenido el carné hacía menos de un año, circulaba a 140 kilómetros por hora por la N-432

Comentarios 1

E. M. S., una joven de 23 años, aceptó ayer dos años de prisión por un delito de homicidio imprudente y tres de lesiones cometidos al provocar un accidente de tráfico en el que falleció uno de los ocupantes de su propio vehículo. El siniestro mortal acaeció en la madrugada del 19 de julio del año 2005 en el punto kilométrico 185 de la carretera Granada-Badajoz (N-432), en el término municipal de Fuente Obejuna.

La conductora, que hacía menos de un año que había obtenido el permiso, conducía un vehículo Peugeot 206 cuando, a la entrada a una curva, frenó, perdió el control del turismo y se salió de la vía. Según el informe del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil, el coche avanzó alrededor de un centenar de metros por la cuneta, dando varias vueltas de campana. La colisión fue dramática: uno de los jóvenes que ocupaba el asiento trasero resultó con heridas de gravedad y falleció, y otros tres sufrieron lesiones de diversa consideración.

La joven reconoció durante la instrucción que circulaba "distraída", ya que mantenía una charla con una amiga que viajaba en el asiento del copiloto y que, al parecer, le dijo que aminorara la velocidad. La aguja del velocímetro marcaba tras el accidente 140 kilómetros por hora, cuando el tramo en el que se produjo el siniestro estaba limitado a 70 kilómetros y E. M. S., como conductora novel, no podía superar los 80 kilómetros por hora, resumió el letrado de la acusación, Luis Bernardo de Quirós. Además de los dos años de prisión, el Juzgado de lo Penal número 4 le retiró a la joven el carné de conducir durante un periodo de cuatro años.

Desde que entró en vigor el permiso de conducir por puntos, un total de 341 conductores han perdido todos los puntos del carné en la provincia y 1.210 han sido detenidos por cometer delitos contra la seguridad del tráfico tras la reforma del Código Penal. La infracción más habitual es el exceso de velocidad. Le siguen irregularidades como no abrocharse el cinturón o no usar casco, hablar por el móvil al volante o superar la tasa de alcoholemia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios