EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Alto Guadiato

Un hombre de 87 años de Belmez, primera muerte por coronavirus en Córdoba

Hospital de Peñarroya-Pueblonuevo. Hospital de Peñarroya-Pueblonuevo.

Hospital de Peñarroya-Pueblonuevo. / E. Mauriz

Un hombre de 87 años natural de Belmez se ha convertido este viernes en el primer fallecido por el coronavirus en la provincia de Córdoba. El deceso se ha producido a las 07:00 de hoy, según ha confirmado el alcalde, José Porras (PSOE), que muy afectado ha enviado las condolencias a los familiares del fallecido. El anciano se encontraba ingresado en el hospital comarcal Alto Guadiato, de Peñarroya-Pueblonuevo, desde hace unos días, y en las últimas horas su situación había empeorado.

El cuerpo ha sido trasladado al tanatorio de Peñarroya-Pueblonuevo. Su mujer, de 80 años, que también ha dado positivo, se encuentra grave en el hospital de Pozoblanco, ha confirmado el alcalde.

Hasta el momento, son 101 las personas que han dado positivo al virus surgido en la ciudad china de Wuham, según el parte actualizado a mediodía de ayer jueves por la Consejería de Salud.

Desde el inicio, el virus se ha propagado en silencio por Belmez, que con cuatro positivos se ha convertido en el municipio con una tasa más elevada de contagios fuera de la capital. Lo contaba el miércoles el alcalde, enfundado en unos guantes azules y con un bote de gel hidroalcohólico sobre el escritorio de su despacho en el Ayuntamiento: “Lo único que pedimos es que se extremen las precauciones a la hora de salir a la calle, solo si es imprescindible, y que no vayamos a los pueblos de alrededor, ya que hasta el momento no presentan ningún síntoma de infección".

Belmez, de 2.900 habitantes, se extiende en la llanura del Alto Guadiato entre Peñarroya-Pueblonuevo y Espiel. Los virólogos intentan averiguar el foco del contagio de sus vecinos, todos personas mayores que no habían salido del municipio en las últimas semanas más que, en el caso de dos de ellos, para acudir al Hospital Universitario Reina Sofía. 

"Es una situación muy complicada. Los vecinos viven con intranquilidad y preocupados", reconocía Porras. El Ayuntamiento ha impuesto un protocolo "muy rígido", con los agentes de la Policía Local desplegados en las calles para vigilar que nadie sale de casa, algo que hasta el momento se cumple "a rajatabla", agradecía el primer edil. El alcalde también tenía palabras de reconocimiento para los empresarios del municipio, que de forma voluntaria  han cerrado sus establecimientos: "La mayoría del pueblo ha dejado de trabajar", asume.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios