Córdoba

El ciprés abre la temporada de alergias en Córdoba con concentraciones altas de polen

  • En Córdoba cada vez hay más casos de alérgicos a esta especie cuyos síntomas se pueden confundir con un resfriado

Plátanos de sombra en la avenida del Corregidor. Plátanos de sombra en la avenida del Corregidor.

Plátanos de sombra en la avenida del Corregidor. / Juan Ayala

El polen del ciprés ha abierto ya la temporada de alergias, adelantándose a los registros de los últimos cinco años. En la actualidad, en Córdoba hay concentraciones bastante considerables como para que empiecen a notarse los primeros síntomas. En algunas zonas de la provincia, como en el sureste (la zona que linda con Granada), el nivel es alto. 

La responsable de la Red Española de Aerobiología (REA), Carmen Galán, ha explicado que si se compara con los calendarios y bases de datos históricos, "encaja que esté emitiendo polen en este momento" porque no ha llovido y las temperaturas han sido altas.

En condiciones tan particulares como las que se están dando ahora, el ciprés, que es una gimnosperma, ha adelantado su floración (que en realidad no es floración, sino una liberación de polen) , algo que "no es extraño" porque "ha habido otros años en los que a finales de febrero está en flor".

Junto esta especie, los niveles también están altos en el abedul y el fresno (aunque su polen no está calificado como muy alérgico). En este sentido, Galán recuerda que este último es de la familia botánica del olivo y "puede ocurrir que cuando uno está cercano a zonas de fresno sufra una alergia".

La floración del plátano de sombra es muy intensa y ocurre en cortos periodos de tiempo

En Córdoba cada vez hay más alérgicos al ciprés, cuyos síntomas, por darse en invierno, se confundían con un simple resfriado. "En las últimas dos décadas de ha puesto sobre la mesa el papel que juega esta especie", agrega.

El plátano de sombra será la siguiente especie conflictiva en florecer en Córdoba ya que lo hace en marzo. Al respecto, la catedrática del Departamento de Botánica de la Universidad de Córdoba (UCO) advierte que una de sus características es que tiene una floración muy intensa y ocurre en cortos periodos de tiempo.

Como son árboles ornamentales (en Córdoba están en lugares como el bulevar del Gran Capitán, por ejemplo), la poda más o menos agresiva que se les haya practicado determinará que las concentraciones de polen en el aire sean mayores o menores.

Las condiciones del tiempo determinarán cómo será la primavera para las personas con alergia. Si las lluvias no llegan, "es posible que la cantidad de polen en el aire de especies que nos preocupan, como las gramíneas, no sean altos", indica la responsable de la REA.

Al ser unas plantas herbáceas, dependen mucho de la disponibilidad del agua. Por lo tanto, si no llueve, se retrasa su floración "porque esperan todo lo posible por si en un momento determinado van a contar con agua y sino, florecen, pero con una intensidad baja". "Vamos a depender mucho de las previsiones meteorológicas", puntualiza.

En el caso del olivo, el comportamiento es parecido. La última estación fue de baja intensidad de floración para esta especie, así que este año toca que sea alta debido a la alternancia o vecería, aunque dependerá también del agua.

Galén señala que, aunque los árboles no dependen tanto de la disponibilidad de agua de un año para otro, "es cierto que ya son varios los años en los que estamos observando una escasez".

La floración con más intensidad del olivo y la gramínea suele llegar en la segunda quincena de mayo, pero depende de las lluvias y, en menor medida, de las temperaturas.

Los alérgicos al polen del olivo y gramíneas se han duplicado en la última década en Córdoba, al igual que la fuerza con la que sufren los síntomas al llegar la primavera. Esta es una de las causas por las que la administración de vacunas ha crecido en los últimos años. De hecho, estos pacientes suponen un 40% del total de los que se tratan en el Hospital Reina Sofía por estas respuestas inmunitarias.

Anualmente, entre 250 y 300 personas se incorporan a la lista de vacunados al polen del olivo y gramíneas en el hospital cordobés, mientras que el acumulado es de entre 800 y 1.000 pacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios