cruz conde 12

Se acaba el tiempo para actuar

  • Municipal. La crítica de CECO por la falta de impulso a la logística da cierta esperanza en una ciudad en la que se calla demasiado y eso repercute también en la consecución de los proyectos

Isabel Ambrosio y Antonio Díaz, en una imagen de archivo. Isabel Ambrosio y Antonio Díaz, en una imagen de archivo.

Isabel Ambrosio y Antonio Díaz, en una imagen de archivo. / el día

Se comentaba la semana pasada en Capitulares que era bastante sorprendente el silencio que había en la ciudad después de conocerse que la apuesta de la Junta de Andalucía como nudo logístico de la comunidad era Antequera en lugar de Córdoba, como prometió. La Administración autonómica se ha decidido por la localidad malagueña y ha obviado sus planes en Córdoba, como también lo demuestra el hecho de que se haya abandonado el proyecto de La Rinconada y los propietarios de los suelos hayan vuelto a reclamarlos en los Juzgados. Mientras tanto, en el Ayuntamiento siguen encargando estudios e informes cuando la realidad es que el diagnóstico está desde hace tiempo y lo que hace falta es inversión. De la Junta y del Gobierno, de los presupuestos municipales, de todos. Inversión y determinación.

Es por esto que se agradece el comunicado enviado el pasado jueves por la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO) en el que era bastante crítica con la Junta por su papel en el desarrollo de la logística. Los empresarios pedían medidas concretas y más inversión para no dejar de estar en liza en una carrera que ya parece que tiene un ganador. Es justo destacarlo pero también es necesario ya que sólo desde la unidad, como tantas veces se ha dicho desde aquí, se puede conseguir el avance de una ciudad que lo tiene todo para ser referente y que nunca termina de arrancar.

El cogobierno parece acostumbrado a dejar que todo funcione por inercia sin actuar

Hay un cierto run run entre el sector privado bastante crítico con la gestión municipal, pero que nadie se atreve a decir en público. Ha pasado también con el atasco en la Gerencia Municipal de Urbanismo, hasta que la situación ha sido insostenible y ya han empezado a salir también comunicados contra los retrasos que se acumulan en el organismo. Desde el Colegio de Arquitectos a la Asociación de Constructores acusaron a Urbanismo de frenar la recuperación económica y muchos proyectos que esperan para su puesta en marcha. No sólo grandes inversiones como hoteles o zonas comerciales sino hasta negocios de emprendedores o pequeños empresarios que optan por irse a otro lugar. En Capitulares parecen acostumbrados a dejar que todo funcione por inercia, que el tiempo pase y no tomar decisiones hasta que el asunto les explota en las manos. Véase el conflicto de la Policía Local y habrá que estar atentos a los bomberos. Ya sea por aprovechar la circunstancia de que las elecciones están a la vuelta de la esquina o porque realmente las cosas han llegado a un punto de no retorno, lo cierto es que las críticas empiezan a aflorar cuando al Ayuntamiento se le acaba el tiempo para actuar.

El síndrome de la bombonera -como se le llama al despacho de Alcaldía- no deja escapar a nadie. La alcaldesa, Isabel Ambrosio, también parece atrapada en ese mundo paralelo de Capitulares que deja poco margen para ver lo que realmente está pasando en la calle. Sin embargo, ya se lo están empezando a recordar todos los colectivos que irrumpen en el Pleno o se agolpan a la puerta del Ayuntamiento. La regidora sigue aislada hasta por su equipo, que cada vez la protege más incluso de las comparecencias públicas. Siempre que un partido ha cosechado malos resultados electorales se han defendido diciendo que "no hemos sabido comunicar" o que "ha habido un problema de comunicación". Y no se trata de aparecer mucho en Twitter. No será que no se está avisando con tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios