Córdoba

Vecinos y hosteleros urgen a la lucha contra la contaminación visual

  • El Movimiento Ciudadano cree fundamental el papel de una Oficina del Casco "permanente"

Detalle de un comercio de la Judería, de cuya fachada cuelgan trajes de flamenca. Detalle de un comercio de la Judería, de cuya fachada cuelgan trajes de flamenca.

Detalle de un comercio de la Judería, de cuya fachada cuelgan trajes de flamenca. / Juan Ayala

La contaminación visual continúa cercando a un Casco Histórico, el de Córdoba, que es Patrimonio de la Humanidad. Y eso que, tal y como insistió ayer el edil de Turismo, Pedro García, existe una ordenanza diseñada para combatirla "que no se cumple." García defendió que desde el Ayuntamiento se está trabajando al respecto "despacito, concienciando a la gente de una forma pedagógica", para insistir en que "no hay que confundirse, el problema de la contaminación visual no es un tema exclusivo del comercio del Casco, el problema se debe también a restaurantes, a bancos... que están haciendo un mal uso del Casco". El también primer teniente de alcalde y responsable municipal de Urbanismo puntualizó que más pronto que tarde se empezará a actuar al respecto en el entorno de la Mezquita-Catedral.

Ayer también, el presidente de la Asociación de Empresarios de Hoteles y Alojamientos (Hostetur), Francisco de la Torre, habló del asunto, defendiendo que "es de recibo pedir o exigir la misma conducta a todos; en el caso de la hostelería se nos ha exigido la regulación de los veladores y creemos que también hay que aplicar la norma que se está exigiendo desde patrimonio". "Esa contaminación es muy grande y no es sólo de la hostelería", puntualizó. "También hay determinados productos en las puertas de las tiendas que contribuyen a esa contaminación visual y que no tienen nada que ver con Córdoba, como algunos trajes de gitana o detalles para despedidas de solteros, que nada tienen que ver con la tradicional, que no tienen nada que ver con Córdoba ni con su cultura", relató De la Torre, quien añadió que "estamos de acuerdo en que se haga una revisión en esa zona histórica y que se cumpla la normativa si queremos que Córdoba siga siendo una ciudad patrimonio".

De la Torre dice que hay que aplicar la norma, al igual que se ha hecho con los veladores

Para el presidente del Consejo del Movimiento Ciudadano, Juan Andrés de Gracia, poco se ha avanzado en el último año en la lucha contra la contaminación visual en el Casco Histórico -después de que el edil de Turismo anunciara en julio de 2017 que una mesa de trabajo buscaría soluciones al respecto-. "No ha habido mucho movimiento para agilizar esta lucha", insistió. De Gracia defendió que la Oficina del Casco -que pertenece al organigrama de la Gerencia Municipal de Urbanismo- debería jugar un papel fundamental en esa batalla. "Echamos de menos que funcione esa oficina para que en el Casco se pueda conjugar la vida con el urbanismo y que esa zona no se acabe degradando. La Oficina del Casco debe interpretar medidas que permitan la vida residencial y la turística, comercial y hotelera, que por ahora están por encima de la primera, de ahí el exceso de ocupación de espacios, de fachadas y del aire que tiene la zona", puntualizó. "El trabajo al respecto de la Oficina del Casco debe de ser permanente", añadió.

Para De Gracia hay aún mucho trabajo por delante en esa lucha contra la contaminación visual y también para conseguir evitar que el Casco sea cada vez menos residencial, "algo a lo que ha contribuído la dejadez que ha habido a la hora de permitir una proliferación hotelera y hostelera que ha llegado a desnaturalizar y quitarle esencia a la zona".

"Es lógico que en el Casco deben convivir modernidad y tradición, no podemos quedarnos sólo en lo cordobita, y habrá que diseñar fórmulas para minimizar la contaminación visual de esos nuevos elementos como pueden ser los aparatos de aire acondicionado; es algo que habrá que estudiar", destacó.

El presidente del Consejo del Movimiento Ciudadano denunció el flaco favor que le hacen al Casco Histórico, en lo que a contaminación visual se refiere, por ejemplo, "los negocios que ya no tienen ni puertas, o aquellos otros que han pintado las paredes y zócalos con todo tipo de excesivos colores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios