Córdoba

Temperaturas sin rebajas

  • La ola de calor se queda en Córdoba por cuarto día consecutivo · Meteorología mantiene la alerta amarilla en la Campiña por temperaturas superiores a 38 grados

La ola de calor se mantiene en Córdoba por cuarto día consecutivo, haciendo subir los termómetros por encima de los 38 grados. Debido a esto, desde el pasado miércoles la Campiña Sur se encuentra en alerta amarilla. El primer día de alerta fue en el que más sufrieron viandantes y trabajadores, sobre todo por la repentina llegada de esta subida de las temperaturas. 

En una época donde las rebajas de los comercios lanzan a las personas a la calle, el calor hace que una botella de agua en la mano de los compradores sea casi necesaria y evitar las horas de peligro, cuando el sol intensifica sus efectos, se convierta en una ley. Aunque los comercios y grandes establecimientos dispongan de aire acondicionado, una visitante de las rebajas pensaba ayer que “es mejor estar en casa con el fresco que salir a la calle con este calor”. Si es necesario salir en estas horas, es recomendable vestir ropa no muy ceñida y de colores claros para que las prendas no mantengan la irradiación del sol. Es conveniente mantener el cuerpo hidratado con bebidas y helados y así evitar bajadas de tensión y desmayos. Todas estas precauciones hay que extremarlas con los niños y los ancianos, las edades donde más riesgo existe de sufrir un golpe de calor. 

Los que no pueden librarse del rigor de la canícula son los muchos trabajadores que están expuestos al sol directamente. Un ejemplo evidente es el de los obreros que debido a esta exposición y la imposibilidad de prescindir de sus protecciones tienen una sensación térmica y un cansancio mucho mayor. Por este motivo, en verano aumentan los números de descansos que se realizan durante la jornada, así se intenta prevenir problemas de salud y accidentes laborales que “podrían poner en peligro nuestra vida y la de la gente que pasea por la calle”, según decía un trabajador en las obras cercanas al Bulevar.

Los taxistas son otro gremio afectado porque como exponía ayer uno de ellos: “Con el calor el tráfico aumenta, la gente coge mucho más el coche para resguardarse del sol y tanto volumen de vehículos dificulta nuestro trabajo al tener menos movilidad”. Las altas temperaturas condicionan incluso el lugar de su parada, por ejemplo; prefieren detenerse en la sombra de la estación de trenes antes que en el sol de la de autobuses, aunque haya más clientela en esta última. 

En lo que coinciden todas las personas es en que lo más molesto del calor es el insomnio que provoca. Después de esperar a que lleguen las vacaciones para olvidarse de los horarios y el despertador, el bochorno nocturno dificulta el sueño tanto que muchas personas admiten que llega a influir en su ritmo de trabajo, incluso les provoca cambios de actitud en sus relaciones personales. Cuando las temperaturas medias ideales para dormir se sitúan en torno a los 18 grados, en estas dos últimas noches hemos tenido mínimas de 26,6 grados.

El Centro Meteorológico de Córdoba ha recogido máximas de 39,5 grados el jueves y 39,6 ayer. A pesar de que esta semana se están sufriendo altas temperaturas, todo el mundo es consciente de que en Córdoba este hecho no es extraño y que seguramente las olas de calor más agresivas y las temperaturas más altas estén por llegar. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios