Exposición

Reivindicación de la libertad de prensa

  • La sala de exposiciones de Cajasur de Gran Capitán acoge la muestra 'Un grito de libertad', de Reporteros sin Fronteras, compuesta con el trabajo de 70 humoristas gráficos

Un hombre observa algunas de las viñetas de la exposición. Un hombre observa algunas de las viñetas de la exposición.

Un hombre observa algunas de las viñetas de la exposición. / reportaje gráfico: Juan ayala

La tendencia a matar al mensajero cuando se habla de un conflicto es algo que viene de largo. Sin embargo, hay hechos que potencian esa inclinación y contra los que los periodistas luchan cada día. La viñeta cómica nunca ha perdido el cariz informativo y crítico desde que a finales del siglo XIX la revista británica Punch iniciara el camino de un género con nombres tan sonados como la tira de prensa The Yellow Kid o los españoles El Roto o Forges. Pero a veces las cosas se olvidan y hay que volver a gritarlas.

Eso es precisamente lo que pretende la exposición Un grito en libertad, una muestra de Reporteros sin Fronteras que se expone hasta el 31 de octubre en el Cajasur de Gran Capitán gracias también a la colaboración de la fundación gestionada por la citada entidad, el Ayuntamiento y la Diputación. Un grito en libertad se compone de 70 obras de otros tantos humoristas gráficos que han sido realizadas para Reporteros sin Fronteras.

Estrenada hace dos años, en el caso de Córdoba se ha incluido, como novedad, a varios autores andaluces, como es el caso de Miki & Duarte y Esteban (viñetistas de Grupo Joly), Brenes, F. Arias, Francisco, Marrugat, Naomi Pastor, Puy y Vic (que se unen a las firmas andaluzas que ya formaban parte de la muestra: Art Molero, Fritz, Idígoras y Pachi, JR Mora, Juan Carlos, Lola, Nájera y Rafael Iglesias. Ramón Nse Esono Ebale (Jamón y Queso) es otra de las grandes novedades de la exposición, un bloguero e ilustrador que hace un año estaba preso en su país, Guinea Ecuatorial, a causa de sus críticas al régimen de Teodoro Obiang.

El presidente de Reporteros sin Fronteras, Alfonso Armada, afirmó ayer durante la presentación de la muestra que el humor gráfico es "absolutamente necesario" en unos tiempos como los actuales "de saturación política". Armada recordó que las viñetas que aparecen en los periódicos son una herramienta para que la gente "conecte de otra manera con la realidad" y reconoció que, además, sirven "para reírse de las instituciones". El presidente de Reporteros sin Fronteras denunció además la violación y asesinato de la periodista búlgara Victoria Marinova, que investigaba un presunto caso de corrupción relacionado con fondos de la Unión Europea, o de la maltesa Daphne Caruana Galizia, que había publicado artículos que demostraban que Malta se había convertido en un paraíso fiscal. De ahí la importancia de reivindicar este trabajo.

Por su parte, el comisario de la exposición, Luis Conde Martín, lanzó un mensaje de defensa del humor gráfico porque de lo contrario, "nos quitarían parte de la libertad". El viñetista, insistió Conde Martín, "debe estar sujeto únicamente a su libertad" y recordó que se utiliza un humor "exagerado" que pretende "llamar la atención".

Desde Reporteros sin Fronteras apuntaron que el humor gráfico es uno de los géneros "más osados del periodismo" y también de los que "más caro paga su trabajo su capacidad crítica, su atrevimiento y su poder para hacer reflexionar al lector". En este punto, recordaron las caricaturas de Mahoma en Dinamarca o la matanza en el semanario Charlie Hebdo, sin olvidar las represalias judiciales contra publicaciones españolas como El Jueves. Cajasur ofrece así la oportunidad de conocer el trabajo de 70 autores gráficos que ponen el foco en esa libertad que se reivindicará sí o sí, impere la ley mordaza que impere.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios