Pacto entre PP y Cs para gobernar el Ayuntamiento de Córdoba Una reestructuración ya anunciada

  • PP y Cs preparan una reorganización de las áreas municipales que supondrá también la creación y recuperación de concejalías

Un momento de la primera reunión de la mesa negociadora, celebrada el próximo martes. Un momento de la primera reunión de la mesa negociadora, celebrada el próximo martes.

Un momento de la primera reunión de la mesa negociadora, celebrada el próximo martes. / Juan Ayala

La mesa de negociación del pacto PP-Cs para gobernar el Ayuntamiento de Córdoba vuelve a reunirse hoy. Por delante, como mucho, dos días de trabajo antes del Pleno de investidura que el próximo sábado convertirá en alcalde al popular José María Bellido. Por delante, la mesa debe decidir quienes son los concejales de ambos partidos que ocuparán las distintas áreas y concejalías del nuevo equipo de gobierno.

Durante el primer encuentro, ambas delegaciones hablaron de cómo se deben reestructurar las áreas del Ayuntamiento, de manera que esté acorde con los programas de cada uno de los candidatos. Así, se habló de la posibilidad de crear nuevas concejalías y que otras se reduzcan o se dividan en dos. Nada nuevo si se tiene en cuanta que los candidatos hablaron ya de esas reestructuraciones en campaña electoral.

Bellido, por ejemplo, ya avanzó que la primera medida que adoptaría en caso de ser alcalde sería la de crear la Delegación de Inclusión con el objetivo de atender a las personas con discapacidad y enfermedad y colaborar con las asociaciones que trabajan ante dichas situaciones. Otro de los anuncios de Bellido en campaña fue el de la recuperación de la concejalía de Familias –que su partido ya tuvo en el mandato de 2011 a 2015–. El candidato del PP insistió en que el objetivo es el de “rescatar el apoyo a las familias que se ha perdido durante los cuatro años de gobierno de Isabel Ambrosio”, con la puesta en marcha de distintas ayudas económicas y sociales de apoyo a las familias.

Además, Bellido también anunció en campaña la recuperación recuperará de la concejalía de Patrimonio y Casco Histórico –que estuvo activa entre los pasados 2011 y 2015– con el objetivo de “atender en exclusiva a esta zona tan importante de Córdoba, porque en los últimos años no ha tenido ninguna medida de relieve por parte del gobierno local”.

Otra de las propuestas de Bellido fue la de la creación de una concejalía de Transformación Digital. El alcaldable del PP insistió entonces en campaña que la transformación digital en Córdoba va a ser “una nueva industria que genere empleo” entre los jóvenes. A su juicio, esta concejalía hará que la capital sea “una ciudad laboratorio”.

En esta linea, Cs en campaña anunció por boca de su entonces cabeza de lista Isabel Albás que si su formación accedía al gobierno municipal crearía una concejalía de Innovación y Modernización y un Centro Municipal BTT. Albás concretó que la concejalía propuesta serviría como un instrumento para “mejorar el funcionamiento interno del Ayuntamiento” y resaltó que “es imprescindible disminuir la burocracia, empoderar al empleado público, así como dotar de recursos suficientes a los servicios de atención al ciudadano y centro de procesamiento de datos y gestión”.

Tras la primera reunión de esa mesa negociadora –integrada por parte del PP, por su candidato a la Alcaldía, José María Bellido; la edil electa Blanca Torrent; el portavoz del PP en el Parlamento andaluz y exalcalde de la capital, José Antonio Nieto; y el presidente del PP cordobés, Adolfo Molina; y por parte de Cs por la concejal electa Isabel Albás; la secretaria de Organización del partido naranja en Andalucía, Mar Hormigo; el parlamentario andaluz Emiliano Pozuelo; y el coordinador de campaña, Salvador García– ambas formaciones insistieron en que “hay un alto grado de coincidencia en nuestros proyectos de ciudad”.

También lo hay en otros temas como la bajada de impuestos, prometida en campaña por naranjas y azules, y en la creación de más aparcamientos. Bellido los anunció para el comercio del Centro, recuperando el parking de Colón y otro en Ollerías, además del llamado proyecto Puerta de Córdoba –720 plazas distribuidas en dos plantas en el entorno del Hospital Cruz Roja–. Mientras que Cs apuesta por un aparcamiento en el entorno de la plaza de toros como alternativa a la zona azul.

Uno de los grandes retos que ambas formaciones plantearon fue el de la reforma de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU). Cs proponía “una auditoria de gestión de la Gerencia, la puesta en marcha de la ordenanza de declaración responsable, la creación del cuerpo de inspección pública de la GMU y su correspondiente plan de inspección pública, así como la innovación del PGOU, un plan de industrialización de Córdoba y que las licencias no tarden más de 30 días”. Mientras que Bellido hablaba de llevar a cabo “un plan ambicioso de regeneración y transparencia de la Gerencia” en el que apostaba por distintos “pilares” como la seguridad jurídica, una mayor agilidad administrativa y reordenar los recursos humanos. Ahora tendrán que despejar, si aún no lo han hecho, si la dirige el PP o Cs.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios