Ley de Memoria Democrática

El Juzgado tumba el acuerdo de Pleno que cambió el nombre a la plaza de Cañero

  • El magistrado estima el recurso presentado por la familia del rejoneador y defiende que es un caso que nada tiene que ver con la vulneración de la Ley de Memoria Democrática

La plaza de Cañero.

La plaza de Cañero. / Juan Ayala

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Córdoba ha anulado el acuerdo del Pleno de 13 de febrero de 2018 que aprobó la propuesta de la Comisión Municipal de la Memoria Histórica -posteriormente ratificado por la Junta de Gobierno Local del Consistorio- de cambiar el nombre de la plaza de Cañero por el de plaza de los Derechos Humanos.

Este acuerdo se anula y deja sin efecto, según la sentencia, "sin perjuicio de que la Administración demandada pueda en ejercicio de sus competencias el modificar la denominación de dicha plaza, pero no en base a las previsiones de la Ley de la Memoria Histórica y Democrática de Andalucía". El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 ha estimado así el recurso presentado contra el cambio de nombre por el abogado Carlos Castejón en nombre de la familia del rejoneador y por la Asociación Campera y del Rejoneo Antonio Cañero.

El juez recuerda que la denominación data de 1986, "ya consolidado el régimen democrático en España,  cuando gobernaba la Corporación municipal de Córdoba el Partido Comunista y era su alcalde Herminio Trigo". También incide en que la nominación de la plaza se produjo atendiendo el Ayuntamiento a la iniciativa popular de la Asociación de Vecinos de la Barriada, "también conocida como la Barriada de Cañero".

El magistrado insiste asimismo en que la denominación se instaura "no para enaltecer a la extinta dictadura franquista, o algunos de sus dirigente, sino a la generosidad del señor Cañero Baena, que donó a la ciudad unos terrenos para la construcción de viviendas destinadas a las clases más desfavorecidas de la ciudad. Resultando ciertamente impensable que un ayuntamiento gobernado por un partido de izquierdas aprobara tal iniciativa popular de tratarse el personaje de una destacada personalidad del régimen anterior".

Además, incide en que a Cañero se le conocía en Córdoba por ser un afamado rejoneador y, “sobre todo, por la donación de los terrenos que generó la construcción de viviendas que formaron una barriada conocida como De Cañero; con lo que no puede por todo ello colegirse, como así hizo la Comisión de la Memoria Histórica y aprobó el Pleno del Ayuntamiento, que la denominación de una plaza con su apellido atente a la dignidad de las víctimas de la Guerra o de la dictadura posterior”. Asimismo insiste en que tampoco consta históricamente acreditado que Cañero, militar de Caballería, “realizara directa y personalmente actuación alguna de represión por razones de ideología política ni durante ni después de la Guerra Civil contra personas concretas y determinadas”.

El juez falla que “lo procedente es, conforme dispone el artículo 68 de la Ley Jurisdiccional, dictar esta resolución estimando el recurso, y declarar no ser ajustado a Derecho, por no adecuarse a las previsiones de la Ley de la Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, la aprobación de la propuesta de la correspondiente comisión, de cambiar el nombre de la plaza de Cañero, aprobada por el Pleno del Ayuntamiento demandado, ni el cambio realizado posteriormente por acuerdo al que también alcanza el objeto del presente recurso, actos que han de anularse”.

Insistiendo en que, en consecuencia, la plaza debe “recuperar su anterior nombre de plaza de Cañero, como así fue bautizada la plaza en 1986 por el mismo Ayuntamiento demandado, y ello desde luego sin perjuicio de que el Ayuntamiento pueda acordar su modificación”, pero “no en base a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, que se hace con claro y patente desdoro injustificado de la fama y honra” de Antonio Cañero.

Tras conocer la sentencia, el alcalde de la ciudad, José María Bellido, ha anunciado que el Ayuntamiento la acatará. Bellido ha dicho alegrarse de dicha sentencia, ya que “coincide, al 100%, con el voto particular” que emitió en el Pleno en 2018 el propio ahora alcalde de la ciudad y el resto del grupo del PP, del que era portavoz en la oposición, señalando entonces que “se estaba cometiendo una injusticia”. “Si un juzgado determina que el cambio de nombre”, en este caso de la plaza de Cañero, “se ha hecho de una forma contraria a la Ley de Memoria Democrática, pues lógicamente lo que hay que hacer es revertirlo”, ha insistido la primera teniente de alcalde, Isabel Albás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios