Córdoba

El Hospital apunta que detectar las arritmias reduce el riesgo de ictus

  • El Reina Sofía atiende cada año alrededor de 900 accidentes cerebrovasculares

Celebración del Día del Paciente Anticoagulado. Celebración del Día del Paciente Anticoagulado.

Celebración del Día del Paciente Anticoagulado. / el día

El Hospital Universitario Reina Sofía y la Asociación Cordobesa de Pacientes Anticoagulados (ACPA) celebraron ayer el Día Nacional del Paciente Anticoagulado con la instalación de una mesa informativa a la entrada del edificio de Consultas Externas, donde los usuarios y pacientes interesados pudieron realizarse una prueba sobre el riesgo de padecer un ictus y donde se recordó que la detección de arritmias reduce las posibilidades de sufrir uno.

La prueba consistió en la realización de un electro mediante el teléfono móvil para comprobar si el ritmo de la frecuencia cardiaca lleva a pensar a los especialistas en la posibilidad de padecer un mayor riesgo de sufrir un ictus. Precisamente, la jornada prestó especial atención a los pacientes con fibrilación auricular, que es la arritmia más frecuente, ya que afecta a más de 600.000 españoles y es la responsable de alrededor del 35% de todos los ictus.

Los especialistas estiman que muchos pacientes con fibrilación auricular están sin diagnosticar, ya que en numerosas ocasiones no da síntomas. Por ello, Salud recordó que "es muy importante llevar un control del ritmo cardiaco a fin de detectar posibles anomalías". Los profesionales del Reina Sofía atiende alrededor de 900 accidentes cerebrovasculares al año, de los que unos 600 son ictus isquémicos. La fibrilación auricular es responsable de entre 120 y 200 ictus isquémicos anualmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios