Equipamiento sanitario

El Hospital Reina Sofía completa la instalación de los seis nuevos TAC del proyecto Huella de Energía

  • Las mejoras también incluyen nuevos espacios para pacientes y profesionales y una apuesta por la humanización con vinilos sobre rincones emblemáticos de la ciudad

Nuevo TAC en el Hospital Provincial. Nuevo TAC en el Hospital Provincial.

Nuevo TAC en el Hospital Provincial.

El Hospital Universitario Reina Sofía incrementa la calidad diagnóstica y prestaciones que ofrece la Unidad de Radiodiagnóstico con la instalación de seis nuevos equipos de tomografía computerizada (TC o TAC) en un tiempo récord; cuatro meses, dentro del proyecto Huella de Energía. Se trata de una mejora importante teniendo en cuenta la situación de especial dificultad derivada de la pandemia por covid-19 y que esta unidad asume una gran carga asistencial (55.000 exploraciones al año) que no se ha visto interrumpida.

Esta tecnología viene a renovar los cinco equipos existentes hasta ahora y suma uno más a la flota de TAC del Reina Sofía. Uno de los equipos se ha instalado en el Hospital Provincial, otro en el área de Urgencias de adultos y el resto en el Hospital General, en la zona específica de pruebas funcionales de esta unidad.

Además de la incorporación de los seis equipos –tres de 64 cortes, dos de 128 y uno más avanzado con posibilidad de realizar imagen espectral-, el hospital ha incrementado el área de pruebas sumando el espacio destinado al antiguo archivo. Así, se han incrementado los espacios de espera y se han creado áreas específicas para el paciente -para que se prepare antes de realizarse la prueba- y, otra zona destinada a los profesionales, para que dispongan también de nuevas zonas de trabajo.

Según destaca la responsable de esta unidad, Marina Álvarez, "todas estas mejoras redundan en la calidad diagnóstica y terapéutica de los pacientes, ya que esta nueva tecnología incorpora aportaciones específicas en múltiples procesos asistenciales como el ictus, patologías vasculares, patología oncológica o pacientes pediátricos, entre otros. Igualmente, supondrá un impulso a la investigación y la docencia del hospital, aprovechando la información que ofrecen".

Ventajas de los equipos

Entre las principales ventajas de los nuevos equipos destaca la disminución del porcentaje de radiación en las dosis, que llega incluso al 70%, ya que según la doctora Álvarez "facilitan un cálculo automático de la dosis antes de realizar la exploración y permiten la modulación de dosis en órganos especialmente sensibles a la radiación, incluso con alarmas cuando la cantidad supera un umbral determinado".

En esta línea, los equipos están dotados de protocolos específicos para la edad pediátrica, basados en la edad, peso y altura del menor, permitiendo así ajustar la dosis a la mínima posible.

Además, aportan mayor rapidez en la obtención de imágenes, mayor resolución espacial o la posibilidad de utilizar menos cantidad de contraste iodado. Otro aspecto clave es su diseño, que permite mejorar la confortabilidad del paciente, disminuir el ruido, las señales visuales y autovoz para control de la respiración durante la exploración, además de incorporar una mesa de gran comodidad que facilita el acceso a personas con movilidad reducida.

Humanización

Dado que son cada vez más las personas que necesitan esta prueba, tener en cuenta aspectos como la comodidad, intimidad y la reducción del estrés adquiere una especial relevancia. Para ello, se han incorporado imágenes panorámicas de rincones emblemáticos de la ciudad ocupando toda una pared de algunas de las salas. Son imágenes que transmiten profundidad de espacios, tranquilidad y paisajes con los que el paciente se siente familiarizado.

Además, según destaca Marina Álvarez, "nos permite reforzar el vínculo que existe entre Córdoba y el hospital, de forma que los ciudadanos vean y sientan el hospital como algo suyo, como un espacio más de la ciudad". Pretende ser también un pequeño homenaje a la ciudad y sus vecinos.

Al diseño se unen otros aspectos como la distribución de las salas, su mobiliario, las zonas de preparación de pacientes o la iluminación. Así, los equipos cuentan con una pantalla en la que el paciente puede ver diferentes imágenes o vídeos y una de las salas cuenta incluso con diferentes ambientes de iluminación que el paciente puede seleccionar.

Por último, recordar que estos equipos se enmarcan en el proyecto Huella de Energía en el que la Junta de Andalucía va a invertir más de 41,8 millones de euros y que supondrá la renovación de 57 equipos en toda Andalucía y la incorporación de 11 adicionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios