EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

La Historia entre las líneas

  • La Biblioteca Provincial acerca los libros antiguos a los ciudadanos a través de la actividad ‘Descubre los tesoros’

Gloria Martínez mostrando el códice ‘De rebus Hispaniae’. Gloria Martínez mostrando el códice ‘De rebus Hispaniae’.

Gloria Martínez mostrando el códice ‘De rebus Hispaniae’. / Laura Martín

La literatura es uno de los elementos que permite fomentar, expandir y conservar la cultura. Por ello, todo material biliográfico sirve, además de como un pasatiempo para quienes son amantes de la lectura, como un instrumento para conocer parte de la historia y el patrimonio de las civilizaciones.

Por ello, la Biblioteca Provincial de Córdoba ha organizado, con motivo del Día de la Biblioteca, dos sesiones –martes 22 y viernes 25– de Descubre los tesoros de tu biblioteca, donde la asesora técnica de Información Bibliográfica y Referencias de la institución, Gloria Martínez, muestra a quienes acuden a estas sesiones una variedad de libros antiguos que pertenecen a sus fondos y que “no están expuestos al público normalmente”. Los ejemplares que muestra Martínez van desde un códice del siglo XIII hasta libros del siglo XVI, donde ya se comienzan a ver libros con un formato reconocible.

El objetivo es“acercar los valiosos fondos de los que disponemos de forma que puedan verlos físicamente”, explica Martínez, ya que los libros se encuentran disponibles “en versión digital para que todo el mundo pueda acceder a ellos, pero así se pueden explicar muchas características del libro”. En concreto, durante la actividad se explica cómo están hechos los libros, a qué época pertenecen e incluso el contexto histórico y cultural del que proceden.

El primer libro que se muestra es De rebus Hispaniae, escrita por el arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada en el siglo XIII, y que fue regalada al obispo de Córdoba. De él, Martínez destaca “la caligrafía y la escritura en latín”, sobre la que los asistentes suelen preguntarse cómo evolucionó al español.

Tras este ejemplar, el más antiguo que se puede encontrar en los fondos, la también directora de los clubes de lectura de la Biblioteca muestra dos de los 77 libros incunables del depósito Estos libros fueron escritos entre los años 1450 y 1500, durante el nacimiento de la imprenta. En concreto, muestra Cosmografía, de Ptolomeo, y Liber Chronicarum, de Schedel.

Posteriormente, Martínez repasa los libros pertenecientes al siglo XVI, que son “más parecidos al libro como lo conocemos, aunque desde entonces las portadas y el tipo de libro han tenido cambios según las modas y los avances tecnológicos”, señala.

En concreto, Martínez enseña una gramática de 1556 que fue el primer libro impreso en Córdoba y que “tiene el escudo de los Jesuitas porque costearon su impresión”. Además, muestra El arte de navegar, de Pedro de Medina, que está hecho con “un material más técnico, la gente comenzaba a interesarse más”.

Finalmente, Martínez muestra copias de libros expurgados, aquellos que la Inquisición prohibió publicar “bajo pena de muerte” o de los que “censuraban líneas y párrafos completos”. En concreto, da a conocer una interpretación de los Evangelios por Erasmo de Rotterdam y una Biblia escrita en latín y en árabe, con “una línea en un idioma y su traducción en la siguiente”.

Martínez asegura que la gente muestra curiosidad por esta iniciativa y se interesa por diversos detalles de los volúmenes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios