Tribunales

Los peritos descartan que la acusada del crimen de la Fuenseca sufriera maltrato continuado

  • Un médico y una psicóloga del Instituto de Medicina Legal examinaron a la procesada una vez descubierto el crimen

Un momento del juicio, en la Ciudad de la Justicia. Un momento del juicio, en la Ciudad de la Justicia.

Un momento del juicio, en la Ciudad de la Justicia. / Jordi Vidal

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial ha acogido la tercera sesión del juicio contra la mujer acusada de asesinar a un hombre en una vivienda situada en la plaza de la Fuenseca y esconder, tras ello, su cadáver durante meses. En este caso, la sesión ha servido para que presten declaración los peritos que han participado en la investigación. Análisis de huellas o evaluación médica son algunos de los asuntos que se han puesto hoy sobre la mesa.

Entre esos declarantes se encuentran un médico y una psicóloga del Instituto de Medicina Legal de Córdoba, los cuales han descartado que la acusada pudiera sufrir maltrato por parte del ahora fallecido. Aunque no han llegado a ser taxativos al 100%, uno de los declarantes sí ha afirmado que "yo no encuentro elementos propios" de una persona que ha sufrido violencia de género.

Sí ha aclarado que la procesada, por las vivencias de su pasado, posee "los factores de riesgo" para sufrir violencia de género, pero ha explicado que en sus declaraciones, la mujer no era capaz de concretar aspectos muy claros y que "sensorialmente" suelen quedarse en la memoria a la hora de relatar episodios de este tipo.

El médico también ha añadido que esa falta de concreción puede deberse al consumo de drogas por parte de la denunciada. En cuanto a la evaluación psicológica, han explicado que la acusada cuenta con un raciocinio "dentro de la normalidad", a pesar de sufrir un "trastorno límite de la personalidad".

En este caso, la han definido como "enérgica, impulsiva e inestable" y, han considerado a raíz de esto, que "no se amedrentaría" ante un episodio como el crimen.

Dentro de esta declaración también se ha asegurado que durante la evaluación psicológica, la procesada "entendía" que su relación con la víctima era de pareja por conllevar "estabilidad y vínculo emocional"; sin embargo, durante su declaración frente al jurado, la mujer definió esa relación "como de conveniencia" más que de pareja.

Seis heridas de arma blanca

En esta sesión han declarado también los médicos forenses del Instituto de Medicina Legal de Córdoba que analizaron el cuerpo del fallecido. Han explicado que, debido al paso de los meses, lo que más se ha conservado ha sido la estructura ósea, aunque el fenómeno de la momificación que sufrió el cadáver también ha permitido conservar parte de la piel.

Con ello, han explicado que el cuerpo presentaba dos tipos "de alteraciones de la continuidad de la piel", algo que podría definirse como heridas. El estudio ha permitido conocer que en el cuerpo había seis incisiones realizadas con arma blanca que podrían coincidir con el arma del crimen, un cuchillo de grandes dimensiones, hallado en el lugar del crimen. Además se observaron otras cinco alteraciones que podrían proceder de un arma o haber sido producidas por la actuación de animales.

Los mismos peritos han situado en contexto la declaración de la acusada. Cabe recordar que la procesada afirmó en su día que ella tenía cogido el cuchillo encima de la mesa y que fue el hombre el que se abalanzó sobre el mismo y se lo clavó "sin querer".

Teniendo en cuenta la posición de las heridas en el cuerpo, la altura de la mesa y la de la víctima, tan solo una de esas incisiones podrían corresponderse con dicha explicación, según el perito, y dicha herida es la que causa "menos mortalidad".

Además, la misma herida es vertical, mientras que el perito entiende que de blandirse un cuchillo sobre la mesa, éste estaría en horizontal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios