Entrevista Haim Casas: “No puede haber democracia sin respeto”

  • La asociación Makom Sefarad y el despacho de abogados Veralex organizan en Córdoba unas jornadas ‘online’ para analizar el impacto del racismo en la sociedad y las herramientas en contra

El rabino cordobés Haim Casas.

El rabino cordobés Haim Casas. / El Día

La asociación Makom Sefarad, dirigida por Haim Casas, y el despacho de abogados Veralex, cuyo abogado titular es Ricardo Vera, organizan unas jornadas online que analizan el impacto del racismo en la sociedad y las herramientas con las que se puede contar para combatirlo.

Se desarrollarán desde el lunes 25 de enero hasta el viernes 29, y en ellas se analizan aspectos como la educación o los discursos de odio en redes sociales. El rabino cordobés Haim Casas, además de encargarse de la organización del encuentro, participa en una mesa redonda con David Ugarte, Juan Ruz y Ricardo Vera.

Casas explica a el Día que, si bien el anonimato es una de las claves de las agresiones en redes, “hay gente que abiertamente, con su nombre y apellidos, transmite mensaje de odio en redes” y uno de los problemas reside en la dificultad para controlarlos y señalar a responsables. “Parece ser que es un mundo con una cierta falta de responsabilidad, en prensa la persona firma y hay un director o un editor que se hace responsable; en redes hay impunidad”, advierte.

Aunque el estado democrático debería asegurar la igualdad entre ciudadanos, Casas considera que “no puede haber democracia sin respeto por los demás y por los derechos humanos”. El rabino cordobés aboga por “la bondad del ser humano” y mantiene que “algunas personas construyen el discurso de odio en base a la deshumanización de quien señalan como el otro”. Es en este punto donde las redes sociales y la transmisión de mensajes a través de internet cobra más fuerza. Casas recuerda que “en nuestro día a día nos movemos en un entorno familiar, con gente cercana, mientras que en Facebook estás expuesto a todo el mundo de una manera en la que no se había estado antes”.

La crisis sanitaria del coronavirus también ha tenido su influencia en este tipo de discriminación, apoyada de nuevo en la transmisión de discursos de odio en internet. Casas admite que “los ataques han crecido con la pandemia”, pero señala que este fenómeno se ha producido tanto en el mundo virtual como en el real. Por ello, reivindica la importancia de “no dar nada por hecho” desde el punto de vista de las administraciones públicas.

"No nos damos cuenta de que cuando la humanidad del otro es robada se ataca a toda una sociedad”

A nivel social, insiste en que es necesario “continuar transmitiendo valores”, algo que en lo que “en los últimos tiempos nos hemos relajado” y afecta a las nuevas generaciones de jóvenes que, además, crecen en un entorno en el que las redes sociales son la principal fuente de información y la vía de comunicación con el mundo que les rodea. “Si uno analiza lo que ocurrió con otras plagas, ve cómo en momentos de grandes crisis las minorías son especialmente vulnerables”, reflexiona Casas, pero aclara que “no hay más odio porque haya una crisis, el odio siempre está ahí”.

En su opinión, como sociedad “hay que dar un paso más, hay que empatizar con el otro, no nos damos cuenta de que cuando la humanidad del otro es robada se está atacando a toda una sociedad, no vivimos en burbujas”.

Finalmente, Casas hace hincapié en que “una sociedad que no es inclusiva no tiene futuro”, ya que en ella no se aseguran “la democracia y los valores necesarios para una vida digna”. Así, con jornadas como esta “se consiguen estrechar lazos que luego resultan en proyectos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios