Córdoba

Coronavirus en Córdoba: Al menos 65 profesionales de la sanidad están contagiados

Una ambulancia, parada frente a las Urgencias del Castilla del Pino. Una ambulancia, parada frente a las Urgencias del Castilla del Pino.

Una ambulancia, parada frente a las Urgencias del Castilla del Pino. / Juan Ayala

En Córdoba capital y Cabra hay al menos 65 profesionales de la sanidad contagiados por el coronavirus. Ese es el dato que baraja el Sindicato Provincial de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO, que achaca esta situación a "la falta de medidas preventivas", algo que lleva semanas denunciando. La infección no solo afecta a personal que atiende directamente a los pacientes, sino también a personal de administración y servicios.

CCOO ha demandado a servicios centrales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) información del número de positivos por categorías y centros de trabajo, pero "a pesar de tener ese derecho por la ley de prevención de riesgos laborales, la administración ofrece datos insuficientes, tarde y mal", asevera el secretario general del mencionado sindicato provincial, José Damas.

A su juicio, las cifras ofrecidas por el consejero de Salud, Jesús Aguirre, "no cuadran, ya que solo hablaba de personal médico, enfermero, auxilar de Enfermería y celadores, cuando tenemos conocimiento de que en la provincia de Córdoba hay casos de afectados fisioterapeutas, administrativos, pinches y personal de lavado y planchado".

La "escasez" de medidas preventivas, especialmente de equipos de protección individual (EPI), mascarillas, guantes, batas, pantallas de protección, así como de "una mínima formación adecuada, unida a la pésima organización de los recursos humanos y materiales está provocando una situación agobiante" para los profesionales de la sanidad.

Damas denuncia que las medidas "llegan tarde o son de aplicación muy dispar", según el centro o el área sanitaria. En ese sentido, recuerda que CCOO lleva desde febrero exigiendo en los diferentes comités de seguridad y salud la instalación de mamparas de cristal y, "por fin, a base de insistir y reivindicar, hemos conseguido que en Admisión de la práctica totalidad de los servicios de Urgencias se hayan instalado, aunque no pararemos hasta que se instalen en todos los servicios de admisión, cita previa o atención a la ciudadanía de todos los centros sanitarios".

CCOO destaca que sus delegados están garantizando la atención a los profesionales y, en los casos necesarios, denunciando las irregularidades que comunican. "Es indignante escuchar a tantos profesionales hablar del miedo y la impotencia que experimentan por no disponer de EPI o por que no se les realiza el test del covid-19, pero más vergonzante es recibir quejas por el trato hostil y amenazante que reciben de algunos cargos intermedios", critica Damas.

Al respecto, el responsable de Sanidad de CCOO pone algunos ejemplos, como el de una trabajadora de lavandería del Hospital Reina Sofía a la que le han comunicado que si continúa utilizando guantes le van a abrir un expediente disciplinario; o la "prohibición" de usar mascarillas a los celadores de Urgencias si no atienden a un paciente con clínica respiratoria, algo imposible de saber cuando el enfermo entra en este servicio.

"Incluso cuando trasladan a pacientes confirmados de covid-19 lo hacen con medidas mínimas de protección; en plantas de hospitalización las enfermeras y las técnicos de Enfermería refieren que les dan una mascarilla y bata por turno, teniendo que reutilizarlas; las limpiadoras están exhaustas, no dan abasto limpiando incluso por la noche y no refuerzan el servicio", comenta Damas.

Según manifiesta, también es "muy preocupante el miedo" que tienen los trabajadores a denunciar porque "si hablan les abren un parte". Por ello, CCOO sigue exigiendo EPI y medidas urgentes de prevención y protección a través de escritos "en los despachos y en los casi inexistentes comités de seguridad y salud".

Para este sindicato, es necesario reorganizar los recursos humanos sanitarios para que haya turnos de retén de profesionales en domicilio o en servicios de menor riesgo y no exponer de forma continuada a todos los trabajadores, y así se lo ha trasladado a la administración.

La previsión es que la pandemia siga en aumento, por lo que "debemos proteger más eficazmente a nuestros profesionales sanitarios" ya que solo así "podrán trabajar para cuidar a la ciudadanía", insiste Damas, quien hace hincapié en que hay que priorizar y garantizar los test rápidos para todos los trabajadores que tengan sospecha "porque con ello contribuimos a no infectar a nadie más de forma inconsciente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios