Análisis

Coronavirus en Córdoba: La segunda ola pierde fuerza y la tasa de contagio baja al fin de 500 casos

Recogida de terrazas en Córdoba capital. Recogida de terrazas en Córdoba capital.

Recogida de terrazas en Córdoba capital. / Juan Ayala

La curva de la segunda ola empieza a doblegarse en la provincia de Córdoba cuando se cumplen diez días del cierre perimetral de todos los municipios. Pese a que los fallecimientos provocados por el covid-19 siguen siendo altísimos y a que las hospitalizaciones han registrado este miércoles un pico con 47 ingresos, la tasa de contagios sí muestra una evidente mejoría, a tenor de los datos publicados este miércoles, 18 de noviembre, por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA).

A 9 de noviembre, cuando se procedió al confinamiento de las localidades y al cierre de bares y comercios a las 18:00, el conjunto de la provincia de Córdoba soportaba una tasa de 637,4 casos por 100.000 habitantes, y sumaba 5.014 positivos en 14 días. Además, por primera vez, todos los distritos sanitarios se situaban por encima del límite de 500: en la capital, 676,1; en el Sur, 678,2; en el Guadalquivir, 505,6, y en el Norte, 542,5. Era una situación inédita, ya que hasta entonces el empeoramiento no había sido tan generalizado.

Diez días después, los índices han caído notablemente. La tasa provincial por 100.000 habitantes es, por fin, de 495,9, un 22% inferior, y son 3.901 los positivos acumulados en 14 días, más de un millar menos. Esto se traslada en una evolución positiva en todos los distritos sanitarios, de manera que todos, excepto el Sur, han caído este miércoles por debajo del índice de 500, el límite que marca el riesgo extremo. La capital, por ejemplo, se queda en 496,5 casos por 100.000 habitantes tras varias semanas por encima del índice.

Las mejores noticias, en todo caso, proceden del distrito Guadalquivir y del Norte. En el primero, la tasa es ahora de 387,3. Una barrera que también ha caído en Los Pedroches y el Alto Guadiato, con un índice de 459,1.

Mientras, el Sur, que engloba las localidades del Guadajoz, la Campiña Sur y la Subbética, sigue soportando la peor situación, con 556,0 infecciones por 100.000 habitantes.

La sensación en todo caso es agridulce porque los decesos no paran, y habrá que esperar un periodo de tiempo más amplio para determinar si se trata, efectivamente, de una caída de la curva o es simplemente la bajada de uno de los dientes de sierra que ya ha dibujado el SARS-CoV-2 en otras ocasiones. 

Siete localidades libres de covid

Los titulares más optimistas proceden de las localidades que se encuentran libres de virus, y que son siete: Carcabuey, Obejo, Valenzuela, Los Blázquez, Fuente La Lancha, El Guijo  y Villanueva del Rey. Hace diez días eran tan solo cuatro, por lo que este dato habla evidentemente de una evolución a mejor.

Diez días atrás, además, había 32 municipios por encima del límite de 500 casos, en riesgo extremo, y ahora son 22, diez menos. Se trata de Aguilar de la Frontera, Baena, Cabra, Doña Mencía, Lucena, Priego de Córdoba, Puente Genil, Zuheros, Adamuz, Guadalcázar, Pedro Abad, Villa del Río, Villanueva de Córdoba y El Viso. Siete de ellos, donde la gravedad es extrema, superan los 1.000 -hace una semana, eran 12-: Moriles, Nueva Carteya, El Carpio, Cardeña, La Granjuela (con el récord absoluto), Hinojosa del Duque y Valsequillo. Las tasas de todos los municipios de Córdoba se pueden consultar en este enlace.

Paradójicamente, la peor evolución la está registrando el distrito Sur, que es precisamente el que soporta un cierre más prolongado, pues al actual habría que sumarle un confinamiento anterior de nueve días. En este conjunto de localidades se encuentran algunas de las que más preocupan en la actualidad y donde el cierre perimetral parece no tener las consecuencias deseadas. Priego de Córdoba, por ejemplo, vive los peores días de la crisis sanitaria, con una tasa de 968,4 y 217 contagios acumulados en 14 días. La alcaldesa, María Luisa Ceballos, pidió a los vecinos el pasado viernes que se autoconfinaran.

Situación similar se vive en Nueva Carteya, donde su regidor, Vicente Tapia, ha solicitado a la Consejería de Salud y Familias que realice un cribado masivo tras llegar a un índice de 1.078,3. El Ayuntamiento también solicitó un confinamiento voluntario y advirtió de que la Policía Local será implacable contra aquellos que cumplen las normas anticovid. Tanto en Priego de Córdoba como en Nueva Carteya, esta situación límite se vive en puertas de la campaña de la recogida de la aceituna, sustento económico de miles de familias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios