Córdoba

Coronavirus en Córdoba: La ayuda a domicilio logra esquivar la pandemia

Pruebas a los auxiliares de ayuda a domicilio en Almodóvar del Río. Pruebas a los auxiliares de ayuda a domicilio en Almodóvar del Río.

Pruebas a los auxiliares de ayuda a domicilio en Almodóvar del Río. / El Día

La ayuda a domicilio ha logrado esquivar con éxito la pandemia de coronavirus en la provincia de Córdoba. Los test rápidos a los que se han sometido los trabajadores del sector de la dependencia en las últimas semanas han resultado negativos, lo que ha permitido también proteger a los mayores, que a priori constituían uno de los sectores poblacionales más sensible a los envites del virus SARS-Cov-2. Como muestra, el impacto en las residencias de mayores, con 60 fallecidos en la provincia.

En contraste, y de acuerdo a los datos recabados por este periódico entre distintas empresas del sector, ayuntamientos y el Instituto Provincial de Bienestar Social (IPBS) de la Diputación de Córdoba, la dependencia ha logrado salir indemne. Todas las fuentes consultadas llaman sin embargo a la "prudencia", ya que la crisis sanitaria, con 1.483 contagiados y 102 fallecidos en Córdoba, aún no se ha resuelto.

El presidente del IPBS, Francisco Ángel Sánchez, ha recordado que ya se ha procedido al abono de los 2,8 millones de euros a los ayuntamientos de la provincia para sostener el servicio y ha resaltado que, desde el primer momento de esta crisis, el IPBS tuvo muy presente que debía proceder a la reorganización del servicio, "adaptándolo a las nuevas necesidades marcadas por la autoridad sanitaria, priorizando la atención a las personas más frágiles y vulnerables y asegurando a su vez la estabilidad del empleo de los y las trabajadoras que lo prestan".

Así, a la semana siguiente a la declaración del estado de alarma los equipos técnicos del Instituto, en coordinación con los ayuntamientos de la provincia, ya habían trazado un Plan Extraordinario de Cuidados Domiciliarios en los 69 consistorios donde interviene a fin de reordenar la atención domiciliaria de los 5.093 usuarios del servicio. "Esta reorganización se ha hecho dando prioridad ala asistencia sobre las situaciones de mayor vulnerabilidad -grandes dependientes (G III) y dependientes severos (G II)- y, en especial, de aquellos que vivían solos o contaban con escaso o nulo apoyo familiar", ha recordado Sánchez.

Estos planes de cuidados son dinámicos y poco a poco se está volviendo a la normalidad en todos los municipios, de manera que se van recuperando los servicios que habían quedado en suspenso o se habían modificado, ha explicado el diputado provincial. 

La experiencia de Clece: una mascarilla por servicio

Una de las referencias en Córdoba en el sector de la ayuda a domicilio es Clece, con 330 trabajadores que han hecho pleno en el número de negativos. La empresa presta sus servicios en Pozoblanco, Doña Mencía, Villafranca, La Rambla, Montoro, Torrecampo y Rute, estos últimos dos municipios muy golpeados por el covid-19.

Su gerente, Juan Antonio Castillo, llama a la "prudencia" sobre los buenos datos, al tiempo que destaca el esfuerzo que ha hecho la compañía, que ha mantenido todos sus empleos durante estos dos durísimos meses. Y ello pese a que algunos servicios quedaron suspendidos por el miedo de los usuarios y sus familiares. "Todos estos trabajadores han estado haciendo una labor de telegestión, por teléfono, y detectando necesidades entre los mayores. Ha sido importante tener ese retén para que el servicio sea óptimo", ha explicado Castillo.

El gerente ha reconocido "la gran labor de todos los profesionales", que han logrado "superar el miedo y la incertidumbre" de los primeros días, entre otros motivos por el rígido "protocolo" puesto en marcha en colaboración con el IPBS. En el caso concreto de Clece, la empresa destaca el "gran esfuerzo" económico realizado, por ejemplo, para abastecer de mascarillas a las auxiliares, de manera que se estableció que utilizaran una por cada servicio.

Pleno de negativos en Lucena

Ningún caso positivo de coronavirus han diagnosticado los test de detección rápida del coronavirus practicados a las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio de Lucena, informa Manuel González. Cinco coordinadoras y 160 auxiliares se sometieron la semana pasada a esta prueba, en una campaña provincial, de prevención y supervisión sanitaria, impulsada y coordinada por la delegación territorial de Salud y Familias

 Actualmente, esta cobertura asistencial atiende a unos 400 usuarios en Lucena. La alerta sanitaria del covid-19 ha motivado la reducción de los beneficiarios de esta prestación en unos 200, tanto por la renuncia de los propios asistidos como por la normativa de servicios mínimos determinada por la Junta y que suspende actividades y cuidados como el paseo, la limpieza o el acompañamiento.

Una modificación transitoria que ha implicado, asimismo, tanto la disminución temporal de la plantilla, que normalmente engloba a 200 empleadas, como el descenso de las horas asignadas a cada trabajadora. Ante esta coyuntura, el Ayuntamiento de Lucena ha decidido garantizar el cobro completo de las nóminas de la totalidad del personal de este recurso público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios