Balance sanitario

Los casos de coronavirus se duplican en Córdoba durante el mes de septiembre

Un profesional sanitario realiza una prueba PCR a una persona. Un profesional sanitario realiza una prueba PCR a una persona.

Un profesional sanitario realiza una prueba PCR a una persona. / El Día

El crecimiento de casos de contagio de coronavirus ha registrado un más que notable incremento a lo largo del mes de septiembre en la provincia de Córdoba. La segunda ola del SARS-CoV-2 sigue dejando datos preocupantes en casi todos los rincones de la provincia.

Para muestra, el balance mensual del Instituto de Estadística y Cartografía (IECA) de la Junta de Andalucía, que desvelan que el primer día del último mes del verano había 3.445 positivos en covid-19 -tanto con prueba PCR como por pruebas serológicas-, mientras que el 30 de septiembre la cifra rompió la barrera de los 7.000 casos y alcanzó los 7.046.

Se trata de una tendencia registrada en ambos tipos de pruebas, ya que por ejemplo, el 1 de septiembre se contabilizaron 3.040 casos positivos en la provincia por prueba PCR y apenas treinta días después, esta cifra se eleva a los 6.602, es decir, 3.562 positivos más, lo que representa un incremento del 117,1% en el mismo periodo.

Otra prueba de este incremento constante que se ha registrado cada día en Córdoba se ha dejado constancia en las notificaciones realizadas a diario por la Consejería de Salud y Familias, que han superado el centenar de casos positivos en la mayoría de las jornadas a partir de la segunda quincena del pasado mes, en el que dio comienzo el curso escolar y que ha reportado también el cierre desde entonces el cierre de más de un centenar de aulas -a la espera de los datos que comunique este viernes 2 de octubre la Junta- y, con ello, que la enseñanza en los centros afectados tengan que recurrir a la enseñanza virtual.

Además, durante septiembre también se han notificado numerosos brotes de coronavirus en las residencias de mayores que, durante la primera ola, también registraron un más que elevado número de afectados.  

A todo ello, hay que sumar que la avería de una máquina que procesa las pruebas PCR en el Distrito Sanitario Sur y la falta de un epidemiólogo -según justificó la Junta en su día- hizo que el 18 de septiembre estallaran todas las alarmas, ya que se llegaron a contabilizar en una sola jornada hasta 339 positivos, mientras que al día siguiente el número de contagios se elevó de nuevo a los 319 por las mismas razones. 

Desde entonces, el número de personas de la provincia de Córdoba que están contagiadas por covid-19 ha superado el centenar, atendiendo a los mismos datos.

No obstante, otro dato preocupante del pasado mes de septiembre es que el número de personas que han perdido la vida también ha registrado un aumento considerable. Es más, que entre el 1 y el 30 de septiembre han sido 35 las personas que han fallecido en la provincia de Córdoba a consecuencia del covid-19, lo que significa que han sido más de una diarias. Hasta la fecha, son ya 156 las personas que han muerto desde que comenzó la pandemia. 

Se trata, además, de una cuantía que se ha ido incrementado de manera paulatina desde que, por ejemplo, el 25 de mayo, cuando Córdoba entró en la fase 2 de la desescalada. Entonces, había 114 víctimas mortales.

Otro de los efectos devastadores de esta segunda ola del covid-19 es que en el mismo tiempo citado el número de personas que han tenido que ser ingresadas en las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales de la provincia de Córdoba también ha aumentado. Por ejemplo, hasta el pasado 30 de septiembre han sido ya 111 los pacientes que han necesitado ser hospitalizadas en estas unidades dada la gravedad de su estado, mientras que hasta el 1 de septiembre la cifra era de 83.

Y más contagios, más hospitalizaciones en los centros sanitarios de la provincia de manera más que evidente. No en vano, hasta el último día de septiembre se contabilizaron ya 928 hospitalizaciones desde que declaró la pandemia, mientras que el 1 de septiembre la cuantía global era de 335, lo que significa que en apenas 30 días se han multiplicado por tres.

En el lado positivo se encuentran las personas que a lo largo de este periodo si que han superado la enfermedad, que ha experimentado un aumento tras recibir el tratamiento preciso. Y así lo demuestran los datos que señalan que el día 1 de septiembre eran 1.826 los afectados que habían ganado al virus, mientras una treintena de días más tarde el número se elevó a los 2.681. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios